Mi palabra

¡Detengan al dictador Maduro nos va a matar!

"Cuba envía médicos y demás solidaridad

por todo el globo y es una terrible dictadura.

Estados Unidos crea guerras, saquea recursos y es democracia"

PABLO HASÉL".

¿Qué raro? al dictador Nicolás Maduro, no lo quiere el gobierno de los Estados Unidos. Al otro tirano: el comandante Chávez, lo mantuvieron en la mira, desde el mismo momento de abrirle los ojos a su pueblo y de esa manera romper las cadenas de la opresión, pero muchos años atrás empezaron a demostrar de lo que son capaces, cuando arremetieron contra el comandante Fidel Castro, por haberse decidido junto a su pueblo a enfrentar todos los ataques del imperialismo, pero contrariamente los gobiernos de USA, han mantenido verdaderos romances, con personajes tan criminales y asesinos, que dejaron una deuda muy difícil de saldar, antes la historia y los inaplazables cambios sociales, pero nada de dictadores. Lo de Augusto Pinochet, fue una verdadera carnicería para afianzarse en el poder, para después callar con las bayonetas cualquier grito de libertad. Esto por nombrar solamente este episodio por demás abominable, ya que, nuestra América, estuvo un largo trecho plagada de dictaduras y todas servían a los intereses de los gobiernos estadounidenses.

En los últimos días se ha desatado una tempestad mediática y todo el movimiento de los vientos giran en torno al presidente Maduro. No pasa un día, que los medios a través de las distintas aplicaciones y canales informativos se refieran a este "dictador", como si estuvieran promocionando una película de los tantos paquetes preparados, como una epidemia fabricada en un laboratorio, con la única finalidad: tratar de convencer al común del pueblo, que en verdad estamos viviendo en una dictadura, tan peligrosa, que no hay un solo habitante moviéndose apresurado, casi espantados por llegar a sus hogares, porque están perseguidos por serios peligros y la desesperación es tan grande, que casi se encuentran paralizados, como si estuvieran atados de pies y manos, con una soga en el cuello, antes el peligroso Maduro, al que han tratado de presentarlo, como una fiera suelta dispuesta a devorarse al que encuentra a su paso y por eso los integrantes de la oposición no hablan, porque juran y perduran, que han visto al dictador en persona.

La supuesta dictadura y el dictador ha servido para poner entredicho el verdadero estado mental de los que afirman, hasta la saciedad y ociosidad de algo, que no se vio ni siquiera, cuando el autoproclamado, el mismo, que ahora se encuentra cómodamente instalada en la casa que lo fabricó. Son pocos, pero con todo el poder mediático renovado constantemente, desde la Casa Blanca a través de la CIA. La inhabilitada se despierta todos los días, con las palabras dictadura y dictador, como una obsesión, pero precisamente ese es el libreto diseñado para convencer a los que todavía creen en espantos y aparecidos. La novela la van presentan por capítulos muy bien orquestados, pero apenas son rechazados o descubiertos, empieza la verdadera dramatización para defenderse. El caso de Rocío San Miguel, al ser descubierto y el fiscal general de la República, Tarek Williams Saab, presentar las pruebas se convirtió en una llovizna pasajera, pero podía haber sido un aguacero muy peligroso y sangriento.

Todos los problemas habidos y por haber, tienen sus raíces muy profundas y son propias del capitalismo del cual han vivido y gozado, casi todos los personajes, que en estos momentos solamente hablan de la tal dictadura y el dictador. Ahora, se presenta Michelle Bachelet, la misma ex presidenta chilena, a quien la dictadura de Pinochet, el patio el padre, pero nunca se pronuncio contra este sanguinario personaje, pero en estos momentos sale de un silencio propio de los que no tienen razón, para ver, como se hace sentir y precisamente toca el tema de la "dictadura" en Venezuela, al lado de 65 firmantes algunos desconocidos otros conocidos por su pasado tan gris, como el propio dictador. Augusto Pinochet. Es tan repetida, pero nada creíble, que casi no hablan de los acuciantes y graves problemas de los venezolanos; la razón y explicación, porque tienen metida las manos, en todo esto, porque pidieron sanciones y medidas coercitivas pensando que matando al pueblo de hambre tenían el poder, con solo estirar el brazo y ahora no les queda, si no repetir, lo que no se ve por ninguna parte: la dictadura. Que la disfruten los que están soñando con ella.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1136 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: