La guerra Global

Hay una curiosa percepción en general de toda la población de que estamos enfrascados en un conflicto meramente interno, cuando en realidad Venezuela es una pieza mas dentro del ajedrez de un conflicto que tiende a globalizarse. Los conflictos que vienen ya están en pleno desarrollo tienden a convertirse en un conflicto que nos arropa a todos, Venezuela es una partícula dentro de este conflicto que ahora se complica con el conflicto del Esequibo. Hay dos razones para que esto se complique internamente. Una es la maniobra del gobierno en búsqueda de una popularidad que no se merece, la otra establecer un conflicto de mediano alcance que le permita impedir las elecciones declarando el estado de emergencia nacional. Pero estas son las razones internas que no toman en cuenta de ninguna manera el conflicto mundial en el cual estamos totalmente inmersos. Las riquezas de nuestro continente son claves para aquellos que quieren transformar la humanidad en una suma total ignorante y completamente sometida. En otras palabras se acaba con la condición humana en tanto tal. El sometimiento étnico que ya esta en curso tanto en el medio oriente como en el continente africano es parte y comienzo de esta guerra global. Ese mismo sometimiento opera en nuestro continente a través de la destrucción de las comunidades originarias prácticamente en todo el continente. Destruyendo identidades en cada uno de los países que lo conformamos. De lo que se trata es de acabar con la humanidad rica en diversidad y culturas. Tal destrucción es muy clara en nuestro país frente a las etnias que cubren tanto los estado bolívar y amazonas, como las comunidades yutpa y bari en la zona occidental de la sierra del Perija. Los gobiernos son simples barajitas al servicio de esta destrucción de identidades. Todo esto facilita la entrada sin limitaciones de los poderes globales y tomar en nuestro caso una variedad casi infinita de riquezas que están siendo explotadas.

Cuando hablamos de guerra global no nos referimos solo a la guerra atroz que se vive en lugares como Ucrania o Palestina, es una guerra contra la humanidad donde no falta el uso de la inteligencia artificial como comodín embrutecedor desde el momento en que se convierte en otro cerebro que desplaza el pensamiento natural que nos es propio a todo ser humano. La máquina en esta guerra juega que en un principio puede llegar a ser  maravilloso pero al mismo tiempo puede ser un instrumento letal para el desarrollo de un pensamiento autónomo y creador. La guerra contra las posibilidades creadoras de todo ser humano es el principal instrumento de esta confrontación global. El ruso Gudin deja muy en claro esta confrontación entre el imperialismo globalizante y la guerra por la conservación de las identidades nacionales y locales que garantizan la vitalidad de los pueblos. Esta guerra por la conservación de las identidades y el intento de una supremacía global es la verdadera génesis del conflicto global. Un formidable conflicto que en muchos casos llega al choque guerrerista en otros es la invasión permanente destructora de la base identitaria de nuestros país, sumada a la expoliación de las riquezas nacionales. Es la guerra entre la salvación de las identidades patrias y el intento de un gobierno global que impone sus propias condiciones sobre el mundo entero.

Con el fracaso que ya es un hecho dentro del referéndum, definitivamente la guerra interna definitivamente pasa a ser dentro de nuestras particularidades un hilo sin fuerza. Esa guerra global podrá avanzar sin choque mayor. Mientras este gobernando quienes nos gobiernan actualmente seremos parte de la alianza global bajo una retorica populista que ará todo lo posible por conservarse bajo cualquier formato jurídico. Si la guerra es total y global, la situación del pueblo venezolano seguirá siendo la misma. Máxima pobreza en las mayorías, máxima riqueza para los que detentan el poder. La guerra no descansa ni siquiera entre nosotros porque es una guerra de clases y al mismo tiempo por rescatar nuestra propia identidad nacional. Esta es una realidad en el mundo entero. Por supuesto cabe la alternativa de la confrontación, pero la inutilidad del referéndum la hace muy lejana. En otras palabras perdimos la guerra dentro de la totalidad de la misma. Vendrá una alternativa y todavía no sabemos cual es, pero ella se dibuja en la propia guerra global. Una alternativa supone la defensa de nuestra identidad y la recuperación de la justicia en un marco democrático, la otra de afilia al globalismo y con ello a las potencias de la globalización. La pelea global ya ha comenzado y esas son las alternativas alrededor de ella que nos tocara enfrentar.

Dentro de esa confrontación si podemos hablar de una lectura interna de ella dentro de nosotros podemos decir que ella se inscribe entre dos candidatas que de alguna manera representan lo que es la guerra global. Una es Maria Corina  Machado que representa los intereses que se mueven alrededor de los intereses globales dentro de  los cuales esta inscrita. La  otra opción es la de Maria Alejandra Díaz quien ya ha dado un salto muy importante en función de la construcción de una verdadera identidad nacional, alrededor de un programa justiciero que le permita recuperar la dignidad y la posibilidad de una vida que le permita a la población vivir con la facilidad de un trabajo que realmente valga su valor.

Podemos decir entonces que la guerra global es un hecho que se adentra en todos los países, bajo dos principios, los adeptos a la globalización donde Israel además de la Gran Bretaña y los EEUU por ejemplo se muestran como un líderes de esta guerra global, y aquellos que harán todo lo posible por salvar su soberanía e identidad nacional, debo decir que en este caso Rusia es a pesar de su aparente constitución imperialista, es el otro lado del mundo en la defensa de las identidades nacionales.

 Venezuela tiene que jugar un papel clave dentro de esta guerra, pero para ello necesitamos de aquel que se haga poder al mismo tiempo que salve a la nación del colapso en que nos encontramos. Lo lograremos estoy seguro, el movimiento popular tiene que lograr organizarse y estar muy consciente de la guerra en que nos encontramos. Eso será un reto que ya comenzó, mientras el mundo se despedaza en guerras, nosotros renacemos volviendo trizas este gobierno, reconstruyendo el mundo que nos pertenece.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1025 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor