El centro empresarial Tocorón se muda y se trasmuta

El gobierno movilizó 11 mil funcionarios, entre policías y guardias nacionales, para "retomar el control" del centro penitenciario de Tocorón. Según el gobierno, la actividad fue "todo un éxito" y se "cumplieron los objetivos". Pero la opinión pública nacional tiene muchas preguntas que el gobierno no ha respondido:

1) Si el objetivo era "retomar el control" de Tocorón, es porque se supone que en algún momento del pasado reciente (o no tan reciente) el gobierno había perdido el control de ese penal. Pero en su rueda de prensa, el ministro del interior no precisó cuáles funcionarios fueron los responsables de haber perdido el control de esa cárcel, que se supone debería desprenderse una averiguación administrativa y penal contra dichos funcionarios, incluyendo los distintos ministros del servicio penitenciario.

2) Lo que existía dentro de Tocorón es propio de una película de Hollywood: un centro nocturno cuyos espectáculos incluían cantantes extranjeros y duraban varios días; una piscina bastante amplia; un estadio de béisbol; un zoológico con una variada fauna; una barriada construida dentro de las instalaciones del penal, donde vivían los presos con sus familiares, incluyendo mujeres, niños y ancianos. Todo esto no ha sido explicado por el gobierno, cómo se permitió por años estas graves irregularidades.

3) También encontraron decenas de equipos de computación destinados para minar criptomonedas.

4) Los animales del zoológico supuestamente murieron "asfixiados y deshidratados" por el incendio que se desató en algunos puntos del penal, según el ministro. Pero queda la impresión que dichos animales simplemente fueron "incautados" o robados por algunos de los funcionarios, para luego venderlos en el mercado ilegal. En las imágenes dentro del penal no aparecieron por ninguna parte esos animales "muertos".

5) Según los informes del mismo gobierno, se encontraron 400 mil municiones (como para librar una guerra de varios meses), granadas fragmentarias, diversas armas largas y cortas, cohetes de 28 mm para uso de un lanzacohetes AT4, granadas de mortero. Lo más resaltante es que muchas de las cajas de municiones pertenecen a la FANB. ¿Cómo entró ese armamento a Tocorón, y quién o quienes lo sacaron de los cuarteles donde debieron estar originalmente?, es algo que el gobierno tampoco ha explicado. Un simple guardia de seguridad de Tocorón no está en capacidad de llevar dentro del penal 400.000 balas; el gobierno pretende salirse del paquete con explicaciones para imbéciles.

6) Las autoridades mostraron un túnel de 4,5 kilómetros que comunica a la cárcel con las orillas del lago de Valencia, ruta por la cual habrían salido un número indeterminado de presos en los días previos al allanamiento de la cárcel. El túnel, según los videos mostrados en las redes, tiene una amplitud suficiente como para permitir el paso de adultos, de un metro de ancho y 2,5 metros de altura. Lo que sugiere que no sólo eran personas las que por allí se trasladaban, sino también algún tipo de materiales, probablemente el armamento que entraba y salía de la cárcel. Es un túnel bien construido, nada improvisado, tienen que haber participado ingenieros y trabajadores con experiencia, para su construcción se debieron movilizar 11.500 metros cúbicos de tierra y piedras, que equivale a utilizar 625 camiones de volteo, actividad que es muy extraño que haya pasado desapercibida a las autoridades del penal y a los cuerpos policiales y militares.

7) En el operativo de intervención a Tocorón no fueron ubicados los principales pranes que tenían, supuestamente, el control del penal, comenzando por el llamado "Niño Guerrero". Según los rumores y comentarios, la cantidad de presos faltantes de Tocorón oscila entre 60 y 1500 internados, o incluso muchos más. La información que circula en las redes indica que esos pranes se habrían retirado del penal desde hace al menos una semana.

8) Diversos expertos en criminología, han opinado sobre el operativo sobre Tocorón, considerándolo una intervención "previamente consensuada" entre el gobierno y los pranes. Eso explicaría el porqué no hubo resistencia armada, a pesar del considerable arsenal en manos de los reos. El gobierno habría permitido la salida de todos los pranes (autoridades del colectivo de reos dentro del penal), e incluso de muchos reos que fueron seleccionados por los mismos pranes.

De todos estos hechos sin respuesta oficial, nos permitimos concluir:

A) Las irregularidades dentro de Tocorón se conocen en Venezuela y a nivel internacional desde hace años. Incluyendo la información de que muchos reos salían de la cárcel a cometer crímenes diversos y luego volvían a resguardarse dentro del penal.

B) El gobierno no fue que "perdió el control del penal". Allí funcionó, y todavía funciona en muchas otras cárceles del país, un sistema perverso que involucra al sistema judicial (tribunales), a la fiscalía, al ministerio de prisiones, a la Guardia Nacional, y a los pranes o líderes de los reos dentro de las cárceles.

C) La fiscalía y los tribunales son los encargados de detener y condenar a los miles de reos de Tocorón y otras cárceles. Una vez dentro del penal, el control de los reos pasa a manos de los pranes, que les cobran a cada reo hasta por tomar agua. Desde el penal los pranes controlan y desarrollan múltiples actividades criminales, como extorsiones, secuestros, tráfico de drogas, sicariatos. En algunos casos, los secuestrados eran llevados a la misma cárcel (como se demostró con el Retén de El Marite, aquí en Maracaibo). Más que una cárcel, los penales son los sitios de resguardo para estas megabandas criminales, como el llamado Tren de Aragua, que opera en varios países de Latinoamérica.

D) El allanamiento contra Tocorón puede responder a la fuerte presión internacional de denuncia contra el gobierno de Maduro por permitir que dicha cárcel haya permanecido por años como un centro de organización delictiva de alcance internacional.

E) Pero este allanamiento no es un "fuerte golpe" contra esas bandas criminales, pues todos sus integrantes se fueron del penal antes de ser intervenido, y simplemente continuarán su actividad criminal desde otros sitios. Probablemente no sólo se fueron decenas o centenares de reos, sino también una considerable cantidad de armamento. De manera que su capacidad operativa no ha mermado. En todo caso, han perdido uno de sus escondites, pero mientras no sean realmente desarticulados esos megagrupos hamponiles, podrán reorganizarse en cualquier punto de Venezuela, sobre todo por la enorme complicidad y participación directa en el negocio criminal que tienen las altas autoridades del poder judicial, de la fiscalía, del ministerio de prisiones y de la guardia nacional.

F) Queda al descubierto que las cárceles en Venezuela se convirtieron con el chavismo en un macabro negocio, donde decenas de miles de presos, todos ellos provenientes de los estratos más bajos de la población, son utilizados como carne de cañón de una próspera empresa criminal, en la que participan ministros, militares, jueces, fiscales y pranes. Esa carne de cañón fue abandonada a su suerte dentro de Tocorón, con sus familias adentro, pues los pranes se fueron previo al allanamiento.

Para desmantelar al llamado "Tren de Aragua" no basta con una eventual captura del llamado "Niño Guerrero" y su estado mayor de pranes. El estado venezolano tiene que intervenir al poder judicial, a la fiscalía general de la República, al ministerio de prisiones, al alto mando de la guardia nacional, y al propio ministerio del interior. Todas las autoridades de las instituciones mencionadas deben ser inmediatamente destituidas, y sometidas a investigación administrativa y penal. Eso sería simplemente el comienzo de una verdadera campaña para sanear el sistema penal venezolano. Todo lo demás es paja.

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 22 de septiembre de 2023



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2147 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Profesor Titular de la Universidad del Zulia (LUZ) con ingreso en 1994. Licenciado en Educación (LUZ, 1994). Magister en Historia (LUZ, 2005) y Doctor en Ciencias Políticas (LUZ, 2013). Actualmente dicta 6 materias en la Licenciatura de Antropología en LUZ: Historia de América; Historia de Venezuela; Intercambios Económicos; Poder y Movimientos Sociales; Culturas Afroamericanas; y Modo de Vida e Identidad Nacional. Ha dictado seminarios a nivel doctoral y nivel maestría en universidades venezolanas; y seminarios de Historia de Venezuela en universidades de Chile y España. Actualmente coordina la Unidad Académica de Antropología. Ha dirigido proyectos de investigación a través del CONDES-LUZ, y CLACSO. Línea de investigación: estudio de los movimientos sociales. Ha publicado más de 50 trabajos científicos. @cruzcarrillo09

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: