A los que se fueron buen viaje y gracias por los buenos momentos compartidos

Somos seres finitos

Viernes, 18 de noviembre de 2022.-

Somos seres finitos.

Pero se nos olvida.

Eso no importa, el que se nos olvide, pero eso somos.

Ocupamos un lugar en el espacio, en el espacio infinito que nos contiene, un lugar inconmensurablemente pequeño, comparado con la inmensidad del Universo en que habitamos, nuestro espacio.

Y un tiempo, nuestro tiempo, nuestro transito temporal por esta vida que a pesar de lo que creamos, también es ridículamente corto.

Aunque, muchas veces, por la vida que llevamos, por lo atareado que estamos, por la cotidianeidad que nos envuelve, que nos contiene y prácticamente se apodera de nosotros, se nos olvida.

Se nos olvida que nuestro tiempo personal, nuestro tránsito vital, es finito.

No es para siempre.

Como decían antiguas narraciones: para siempre, jamás.

Y cuando alguien cercano se nos va, abandona este plano, nos deja, tendemos a reflexionar, a recordar y enfrentar el hecho que este tránsito vital no es para siempre.

Y que de paso, pasa volando.

Tendemos a posponer encuentros y contactos.

A no decir, a no hablar o a no hacer cosas que queremos hacer, las dejamos para luego, para después, por distintas razones, entre ellas, por ese sentido falso de permanencia prolongada.

No pospongamos tanto y recordemos que nuestro tiempo biológico, nuestro tiempo personal es finito.

Y a los que se fueron buen viaje y gracias por los buenos momentos compartidos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 565 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: