El retrato de un patán

Dolido por los desplantes que hacen los prepotentes a los luchadores y sacrificados maestros de siempre, descalificando su LUCHA y entrega de vida, que ahora en pleno proceso revolucionario, están expuestos al escarnio por pseudos, que traicionan principios del chavismo: muestro un retrato.

La conducta de un verdadero comunista; es muy difícil esconder y menos cuando se compara con la de traidores que están confeso e infiltrados en el proyecto; además les queda grande el auto llamarse y a la vez burlándose de los que con su ejemplo muestran conductas de compromiso a lo que se puede considerar un revolucionario; mientras otros presumen de manera burda si posición ostentosa, dentro de la burocracia y se dedican a descalificar a los consecuente de toda la vida, como hacen los ajusticiadores, calificando de "agentes de la CIA y terroristas infiltrados" sin tener más pruebas que el poder de la lengua prepotente: obviando, que en lo interno hay suficiente desviaciones, que muestran descomposición comprometedoras.

No es equilibrado para un comunista; aprovecharse, aún teniendo los medios: el ventajismo no es una conducta revolucionaria.
Por el momento trato de entender: que no se tiene en el mundo, la capacidad de poseer la verdad absoluta y que la revolución se construye con aciertos y errores y hasta ahora la LUCHA es insistente y la diatriba produce la posibilidad de seguir intentando y no creerse omnipotente en una pantalla, mostrándose con sonrisa nerviosa, escondiendo la verdad: abusando del poder que produce un medio manipulando una opinión, independientemente que sea la que favorece o no: eso solo es practicable en el fascismo de la derecha.

Una conducta revolucionaria debería estar regida por patrones distintos a la descalificación y la burla; no es cónsono de un auto nombrado usar los recursos del PUEBLO como arma de ataque ante las opiniones disidentes y creyéndose omnipotente, tener un medidor de ideología para decir quién es y quien no.

Ese negada posibilidad la da un ejemplo de conducta y no imponiendose, como hacen los que se creen dueños de la verdad, mostrando solo poder en la forma, con carencía de verdad en el fondo.

Cuando la izquierda copia vicios de la derecha para manipular imponiendo matriz de opinión, se convierte en derecha y queda expuesta a repetir sus desmanes.

Tenemos que hacer ejercicios de conducta revolucionaria para poder abanderar un limpio ser de izquierda y diferenciarse de las formas y conducta de vida que muestra un patán, burlándose de la sensibilidad; que es lo que diferencia la intención de ser un amoroso, que desarrolla solo la creencia que pregone la humanidad de PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1539 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor