A los Maestros del Periodismo: Simón Bolívar y José Pulitzer

El periodismo de Bolívar

Durante los últimos dos siglos, a los venezolanos nos han asociado la imagen del Padre de
la Patria, con la de un revolucionario guerrero, menospreciando y dejando en el olvido, una
de las facetas más importante de su corta vida: la de un maestro periodista venezolano.

Bien decía José Nucete Sardi (1940): "el periodismo de América puede contarlo como uno
de sus mas esforzados obreros; habla, escribe, divulga, traduce y, sobre todo lo que a
publicidad atañe, se ocupa con preferencia; cuanto convenía a la Patria, hacíalo imprimir
y reimprimir para ilustrar al pueblo". En palabras del Dr. Elías Pinto Iturrieta (1971): "la
revolución nacional de independencia no puede verse únicamente como fenómeno bélico,
en su contexto se aprecia un suceso de especial trascendencia que consiste en el
enfrentamiento de dos concepciones mentales antagónicas: tradicionalismo y
modernidad".

Nada nuevo bajo el Sol, lo que fue ayer, hoy lo es, y es así como vuelve a
disputarse una nueva confrontación de ideas en un escenario que históricamente se ha
denominado: el Cuarto Poder Americano; para quienes estén estudiando esta profesión y
para quienes la estén ejerciendo responsablemente, los invito a releer y a redescubrir las
magnificas enseñanzas de Bolívar sobre la prensa, y la libertad de expresión, pues ellas
expresan: "el periodista debe decir siempre la verdad, aunque ella sea la que amarga...;
que nuestra expresión se organice con elegancia, gusto y propiedad...; que sepamos
impugnar con mucho juicio y mucha legalidad".

En cuanto a los artículos de opinión, Bolívar era del siguiente parecer: "deben ser cortos, picantes, agradables y fuertes; cuando se habla del gobierno, con respeto, y cuando se trate de legislación, con sabiduría y gravedad". El nacimiento del trabajo periodístico en la Provincia se inició un 24 de octubre
de 1808 con la edición de la "Gaceta de Caracas", cuya imprenta aunque fue traída por el
General Miranda en 1806, luego fue adquirida por los ingleses Gallagher y Lamb; dicho
medio representó desde 1812 hasta 1821 un importante vehículo de transmisión y fusión de
ideas tradicionalistas, orientadas a un fin fundamentalmente político, sus contenidos
constituyeron un mecanismo propagandístico en pro de la defensa sistemática del
ordenamiento colonial.

Según la Gaceta de Caracas: "los sucesos de abril de 1810 provocaron el deterioro de la Provincia, menoscabando la bonanza de la administración española"; sus escritos y propagandas formaron la siguiente opinión en el pueblo: "que el reemplazo de los funcionarios españoles por un corto número de hombres perversos, ignorantes, presumidos y llenos de todos vicios, clausuró en forma transitoria una etapa dorada en que Venezuela era feliz". Este periódico, el cual estuvo conducido por el Dr. José Domingo Díaz, se encargó de hacer creer a los venezolanos que Bolívar y sus secuaces: "tenían alucinados al pueblo incauto mediante la propagación de absurdos principios que pregonaban la gestación de un nuevo sistema; que Bolívar no era libertador, sino ejemplo de despotismo, una suerte de tirano omnipotente que condujo una aventura bárbara destinada a satisfacer sus apetencias particulares"; pero la verdad que el tiempo hace brillar, es que ese Bolívar además de Libertador fue Civilizador, que su mas potente artillería fue la imprenta que enseñó a pensar. En una carta que Bolívar le dirige a Santander en 1823 le dice: "me parece que la libertad de imprenta, que tanto nos ha molestado con su amarga censura, al fin nos ha de servir de Triunfo". Convencido pues de su importancia, funda el Correo del Orinoco, critica acertadamente a El Observador, contesta en medulosos artículos los ataques de la prensa de oposición, y encarga que todos los comentarios tengan "Sal y Criterio"; luego funda el periódico del Ejercito, y a lo largo de toda la América publican sus notas periodísticas en La Indicación, El Correo de Bogotá, La Gaceta de Lima, El Patriota, El Fosforo, El Centinela, y muchos mas. En 1820 le da una serie de consejos a Santander sobre el diseño de la Gaceta y sobre su contenido le dice:

"que se quite el título de Libertad o Muerte, ya que huele a Robespiere y a Cristobal que
son dos extremados demonios de oposición a la idea de moderación culta...", y termina la
carta diciendo: "la Fortuna nos ahorra la horrible necesidad de ser terroristas". En varias
cartas Bolívar insistió en: "que las expresiones de la prensa deben ser siempre dignas y
elegantes, pues para la sátira mas cruel se necesita nobleza y propiedad como para el
elogio mas subido"; este análisis de Bolívar, es una pequeña muestra de las grandes
lecciones de ética y estética periodística de un hombre que no solo fue Libertador de
Venezuela, sino el maestro que muchos periodistas hoy en día necesitan releer. Concluyo,
citando al periodista norteamericano de origen húngaro, José Pulitzer (1847-1911), quien
por cierto, donó un millón de dólares para crear una Escuela de periodismo en EE.UU.: "El
periódico debe ser una institución que luche siempre por el progreso y la reforma, que
nunca tolere la injusticia o la corrupción, que combata siempre a los demagogos de todos
los partidos, que no pertenezca a ninguno, opuesto siempre a los privilegios de clase y a
los explotadores públicos, con simpatías siempre para los pobres, siempre dedicado al bien
público, no satisfecho nunca con la simple impresión de noticias, siempre rabiosamente
independiente, nunca temeroso de atacar la sinrazón de la pobreza rapaz y de la
aristocracia depredadora".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 389 veces.



Ernesto Enrique García Grooscors


Visite el perfil de Ernesto Enrique García Grooscors para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ernesto Enrique García Grooscors

Ernesto Enrique García Grooscors

Más artículos de este autor