La universidad del mundo al revés no respeta la autonomía

Eduardo Galeano, EG, inolvidable genio de la literatura latinoamericana, uruguayo para más señas, publicó en 1998, una de sus obras más notables que llamó: «Patas Arriba: Escuela del Mundo al Revés». En sus notas introductorias, tituló: «Si Alicia volviera», reseñando a continuación: «Hace ciento treinta años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana. Al fin del milenio, el mundo al revés está a la vista: es el mundo tal cual es, con la izquierda a la derecha, el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies». A mediados de junio, el pueblo de California asestó un duro golpe al partido Demócrata al elegir en primarias, un candidato del ala dura contra el crimen, ex republicano, dándole la oportunidad de convertirse -en noviembre próximo- en eventual alcalde de Los Ángeles. Rick Caruso, hizo una campaña enfocada –exclusivamente- en el combate a la criminalidad con más policías y la eliminación de los campamentos de los sin techo que proliferan en las calles de la ciudad, valga decir: criminalizando la pobreza. Obtuvo, una ventaja de 42 por ciento contra 37, sobre su rival más cercana del Partido Demócrata, Karen Bass. Ambos candidatos, se disputarán la alcaldía de la ciudad más grande de EEUU, en noviembre próximo. Como evidencia del «cambio», que comienza a gestarse en la política estadounidense y que afectará –negativamente- al gobernante Partido Demócrata. Algo, en lo que Biden tendrá mucho que ver por su pésima gestión de gobierno. La cumbrecita, mal llamada de las américas; resultó ser la cumbre del diálogo de sordos. Joe Biden, se reunió con el presidente Jair Bolsonaro. Aprovechó la reunión para halagar «las robustas instituciones electorales» brasileñas, puestas como ejemplo de la vigorosa democracia reinante en Brasil. Adulancia, que el propio Bolsonaro se encargó de desmentir al exigir: «Queremos elecciones limpias, democráticas, con conteo público de los votos. No puedo participar en una farsa como la que defiende el Tribunal Superior Electoral », en una concentración ante sus simpatizantes realizada en Sao Paulo, en septiembre 2021. ¿De qué «robustas instituciones electorales» habla Biden, cuestionadas por Bolsonaro? ¿Alguien miente, y no es Bolsonaro? Lula, describió a Venezuela como un país que vive en exceso de Democracia. Nada diferente a lo que se vive en Nicaragua o Cuba, también naciones soberanas que se les excluyó de participar en la cumbrecita por la misma causa. «El mundo al revés, premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo» (EG).

«Niños son, en su mayoría, los pobres; y pobres son, en su mayoría, los niños. […] La sociedad los exprime, los vigila, los castiga, a veces los mata: casi nunca los escucha, jamás los comprende» (EG). Los medios «libres» occidentales, ya no pueden ocultan la realidad de los continuos tiroteos que se ejecutan en todo el territorio de EEUU, evidencia de una guerra civil de baja intensidad que se desarrolla en dicha sociedad de nuestra América. Legisladores de los estados de Ohio y Luisiana, han propuesto como solución a las matanzas de la juventud estadounidense, sendos proyectos de ley que permitan a los maestros y maestras de las escuelas ir a clases con un arma de fuego. En 2010, según Save the Children, en Afganistán –diariamente- murieron 5 niños o niñas por causa de la guerra. En los EEUU, en 2021, se ejecutaron 103 tiroteos o masacres, como se les llama en Colombia. En 2022, van 240 tiroteos o masacres, 1.33 por día. 20 mil estadounidenses, fueron asesinados en medio de tiroteos, según el diario The Washington Post, en 2020. Aunque, no existen estudios ciertos sobre el tema, nada difícil estimar que la inmensa mayoría de las víctimas de los asesinatos masivos en EEUU, son niños y niñas, jóvenes todos y todas, en acciones ejecutadas –principalmente- en centros educativos. En 2020, 23 millones de estadounidenses compraron algún tipo de arma de fuego, un incremento del 64 por ciento comparado con el año anterior. Según, la organización suiza Small Arms Survey (SAS), hay 120 armas de fuego por cada 100 estadounidenses. Según Elise Labott, columnista de la revista Foreign Policy: «El enemigo somos nosotros y vive entre nosotros», contrario a lo previsto por el presidente, Barack Hussein Obama, quien según su Orden Ejecutiva del lunes 09 de marzo de 2015, declaró a la pacífica, República Bolivariana de Venezuela, como «una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos», valga decir, como la responsable de todos los males de EEUU. Una declaratoria unilateral de guerra, sin dudas, ratificada luego por las Administraciones de Donald Trump y Joseph Biden. La élite supremacista, que gobierna los EEUU, siempre ve en la paja ajena sus propios males. «¡Hipócrita! echa primero la viga de tu ojo, y entonces mirarás en echar la mota del ojo de tu hermano» (El Sermón de la Montaña, Jesús Cristo). Entrevistada por la BBC News, mayo 2022, la docente puertorriqueña, Rosa Morales Cruz, quien enseña español como segundo idioma en Cleveland, Ohio, y directora ejecutiva para temas educativos del gremio docente de esa ciudad, responde ante la pregunta: ¿tienes miedo de dar clases?, respuesta: «Sí, tengo miedo porque no nos sentimos seguros en general. Estos hechos, no solamente han ocurrido en escuelas. Están ocurriendo en el cine, en las plazas, en los centros comerciales, en las iglesias, en los hospitales, en los lugares donde te tienes que sentir seguro». Ante la pregunta: ¿qué opinan los maestros sobre llevar armas a la escuela?, respuesta: «Yo digo que, si queremos armar a nuestros maestros, lo hagamos pero de salones con todos los recursos y armemos las escuelas con trabajadores sociales, orientadores y las enfermeras que necesitamos», concluyendo enfáticamente la docente: «Nuestro deber como maestros es educar a los estudiantes. Si me hubieran dicho que para ser maestra se requiere estar armada, no me hubiese convertido en maestra.», sentenciando a continuación, tajantemente, Rosa Morales Cruz, que: «No puedes solucionar un problema de armas con más armas».

Tal cual, estuviéramos escuchando hablar al Comandante-Presidente, Hugo Rafael Chávez Frías, durante una alocución pública por cadena de radio y tv, en fecha 2001, ya consumada la invasión de Afganistán, entonces dijo: «Nosotros, apoyamos la lucha contra el terrorismo […] nosotros seguimos pidiendo, hoy todavía, después de mes y medio, casi dos meses, ¡dios mío!, por la paz, que se busquen soluciones al problema del terrorismo y que se busquen a los terroristas pero así no, así no, […] estos niños, estaban vivos ayer, estos niños estaban comiendo con su padre y les cayó una bomba, una bomba de la que están lanzando sobre Afganistán, esto no puede ser, no se puede decir que fue un error, es un error, y van a seguir cometiendo errores, pedimos que se piense y que se rectifique a tiempo,[…] lo vuelvo a repetir, después de más de un mes, aquí lo dije, ¡No se puede responder al terror con más terror!». Esa crítica televisada, costó a Chávez y al pueblo venezolano, tener que enfrentar un sangriento golpe de Estado de corte fascista, en abril 2002. Una dictadura, promovida por el gobierno de los EEUU, que apenas pudo mantenerse en pie por 47 horas antes de ser barrida por la movilización popular armada con apenas la Constitución Bolivariana entre sus manos. 19, fueron las muertes ocurridas el día 11 de abril, pero la mortandad continuó hasta llegar a más de 40, los muertos por la ambición imperialista, cuyo embajador, Charles Shapiro, dirigió –personalmente- los factores armados que propiciaron la muerte de venezolanos y venezolanas. La guerra en Afganistán, se extendió por más de 20 años, murieron más de 2,5 mil militares estadounidenses, 4 mil contratistas civiles estadounidenses, 69 mil policías-militares afganos, 47 mil civiles muertos, 51 mil combatientes talibanes, 444 Empleados de organizaciones humanitarias y 72 Periodistas según la AFP. Tanta mortandad, tuvo que ocurrir para que el presidente Biden, se viera en la obligación de admitir la certeza de lo dicho por Hugo Chávez, 20 años antes. ¿Cuántos años pasarán y cuántos niños y niñas, jóvenes estadounidenses deberán morir para que la élite supremacista gobernante en los EEUU entiendan, que no es con las armas que lograrán detener a las armas. Que el llamado a tomar las armas formulado en 2001 por el alcohólico presidente George W. Bush, continuado por Barack Hussein Obama, Donald Trump y Joseph Robinette Biden, debe cesar y destruirlas en gesto de paz y confraternidad. Con sobrada razón, el hermano Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, afirmó recientemente: «Cambió nuestro país, cambió Nuestra América, pero el imperio no cambia». Y será, esa resistencia a los cambios de la élite supremacista del imperio, la responsable de las muertes por venir de jóvenes, niños y niñas estadounidenses. Se resistirán a admitir, que las soluciones a los problemas democráticos están en la propia democracia. Tal, como lo demostró el Presidente Constitucional, Nicolás Maduro Moros, quien armado de mucho diálogo, más elecciones, más democracia y mayor participación popular, logró desactivar la violencia que, con sus agentes, promovió Washington en su política golpista de «cambio de régimen», entre los años 2017-2021. Fallido intento de insertar en la realidad venezolana, una guerra civil de baja intensidad, como la que hoy padecen los EEUU. «Según los datos del Violence Policy Center, las balas matan cada día, por crimen, suicidio o accidente, a catorce niños y adolescentes menores de diecinueve años, en los Estados Unidos. La nación vive de respingo en respingo, y de sofocón en sofocón, por las balaceras infantiles. Cada dos por tres aparece algún niño, casi siempre blanco, pecoso, que acribilla a sus compañeritos de clase, o a sus maestros» (EG).

La secta ultraderechista y nazifascista, «Tradición, Familia y Sociedad» (TFP), formadora de los jóvenes de ojos saltones y desorbitados, como si anduvieran todo el tiempo drogados, llegó a Venezuela en tiempos del gobierno socialcristiano de Luís Herrera Campíns. La periodista Marieta Santana, los visibiliza en una serie de programas especiales de «A Puerta Cerrada». Algunos recordarán, como los padres de jóvenes recluidos en la mansión de la TFP en La Lagunita Country Club de Caracas, escalaban sus paredes para rescatar a sus hijos que formaban parte de la secta. Fungió como cabecilla de esa organización criminal, Alejandro Peña Esclusa, quien años después se convertiría en miembro del comando de campaña del candidato Henrique Capriles, que dirigió Leopoldo López; ambos, formados en la secta nazifascista. López, da su salto al estrellato nacional durante el gobierno de Jaime Lusinchi, luego de ser investigado por un plan que buscaba atentar contra la vida del Papa Juan Pablo II, en su visita a Venezuela. La organización nazifascista, TFP, fue prohibida tras esa acusación en 1984. Años después, esa misma juventud, TFP, retomaría protagonismo al verse involucrada en un acto de corrupción, primigenio de lo que sería tiempo después el partido nazifascista: Primero Justicia (PJ). Antonieta Méndoza de López y su hijo Leopoldo López, ambos funcionarios de la estatal PDVSA, sustrajeron –indebidamente- recursos públicos para financiar las actividades políticas de lo que sería el Partido PJ. Ambos, fueron sancionados administrativamente por la Contraloría General de la República, no así –penalmente- por la Fiscalía. El receptor de los cheques, sería Julio Borges. La secta derechista, PJ, se dividiría dando surgimiento a Voluntad Popular (VP), partido aún más a la derecha de PJ. «El mundo trata a los niños ricos como si fueran dinero, para que se acostumbren a actuar como el dinero actúa» (EG). Y como enseña K. Marx: «El dinero aparece, pues, como poder desintegrador para el individuo y los vínculos sociales que se dicen esenciales. Transforma la fidelidad en infidelidad, el amor en odio, el odio en amor, la virtud en vicio, el vicio en virtud, el siervo en señor, el señor en siervo, la estupidez en entendimiento, el entendimiento en estupidez» (Entrevista imaginaria del periodista económico francés Romaric Godin a Karl Marx, 06/05/2018).

En 2019, la juventud TFP salta de nuevo al estrellato nacional e internacional con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente de la República, acto inédito e inconstitucional en formato de golpe de Estado, nunca antes visto hasta entonces. El autor de esa dantesca obra: Donald Trump, se garantizó el reconocimiento de un poco más de 50 gobiernos de Europa, América y El Caribe. Con ese tercio de gobiernos integrantes de Naciones Unidos, autoproclamados como «Comunidad Internacional», se legitimaron gracias a una fuerte presencia mediática que hizo de Venezuela, un escenario de guerra sustentado en más de 500 «sanciones» o medidas coercitivas unilaterales contra la nación venezolana, en un intento de «cambio de régimen» o Golpe de Estado, sin parangón en la historia republicana venezolana. Toda la realidad venezolana fue conmocionada, destruida su moneda, su economía bloqueada, su población incitada a abandonar el país, migrar, su valiente población resiliente amenazada por intentos de invasión, magnicidios y agresiones con mercenarios y paramilitares. «La lucha no violenta, es lucha armada, con armas económicas y políticas», refiere Gene Sharp en un documental propagandístico de su propuesta para derrocar gobiernos «pacíficamente». Las «sanciones» o medidas coercitivas unilaterales, como se les denomina en el Derecho Público Internacional, imposibilitaron el ingreso de divisas al país, combinado con el robo descarado de importantes activos de la República (CITGO, Monómeros, entre otros). En fin, no hubo espacio de la cotidianidad de los venezolanos y venezolanas, que no fuera objeto de agresión del gobierno imperialista de los EEUU, la UE y/o la OTAN. «A 114.302 millones de dólares ascienden las pérdidas ocasionadas por las medidas coercitivas unilaterales que, desde el 2013 y hasta la fecha, EEUU ha impuesto al pueblo venezolano, incluyendo el ataque a la moneda nacional», según estimaciones de la investigadora social Dra. Pascualina Curcio (Impacto de la guerra económica contra el pueblo de Venezuela, 18-03-2019). No obstante, el pueblo venezolano que optó por mantenerse firme contra la intervención imperialista y derrotarla, logró su objetivo y ahora debe mantenerse firme en lo obtenido hasta ahora, respaldando su Gobierno, Presidente e Instituciones del Estado Bolivariano, tal como lo manifestó la Vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, en su alocución a la marcha de trabajadores y trabajadoras, que –masivamente- decidieron manifestar su apoyo a la causa de la Patria, dijo la Vicepresidenta: «Hemos dado el primer paso estratégico e histórico para derrotar un bloqueo económico nunca antes visto por esta República independiente y soberana, gracias al presidente Maduro, por recuperar el ingreso mensual de los trabajadores». Y llamó a la Clase Obrera a proteger los avances económicos de los intentos de la banda terrorista TFP (PJ-VP), en sus intentos por «descarrilar» esos avances.

Uno de esos intentos, proviene del partido de la derecha o Asociación Venezolana de Rectores y Rectoras de Universidades, alias AVERU. Quienes se han autoproclamados en dirigentes sindicales. Atribuciones tales, que se abrogan al propio estilo de Juan Guaidó, pues la Ley no les confiere tales atribuciones contenidas en la Ley Orgánica del Trabajo, las Trabajadoras y los Trabajadores, LOTTT pues corresponde a los Sindicatos, Art. 367, LOTTT: «Promover, negociar, celebrar, revisar y modificar convenciones colectivas de trabajo y exigir su cumplimiento». Mal hace, la patronal AVERU, autoproclamándose como organización sindical y atribuyéndose potestades que, la Constitución y leyes de la República, le atribuyen -en exclusividad- a las organizaciones de los trabajadores y trabajadores. Pero, ¿Por qué lo hacen? Nunca olvidemos que la AVERU, formó parte del coro golpista que auspició el reconocimiento de Guaidó, como supuesto «presidente de la república». Asimismo, con su silencio y aplausos, respaldaron las solicitudes de «sanciones y más sanciones», en procura del derrocamiento del Presidente Legítimo y Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros. Aún hoy, no lo reconocen como tal. Desconocieron, la vigencia de la Constitución Bolivariana de 1999 y clamaron por la invasión militar imperialista de la nación venezolana. Los recintos universitarios, fueron convertidos en centros de propaganda, en púlpitos de la promoción de la desestabilización y la violencia nazifascista. Todo ello, con la anuencia de autoridades con períodos vencidos y encargadas de centros universitarios por la anuencia del TSJ. Resistidas todas, a convocar las elecciones que, por Ley, están obligadas a convocar. Manifestaba, una autoridad de una universidad de esas, que se han puesto al margen de la Constitucionalidad y de la Ley, palabras como éstas recogidas por un medio digital (Por edwinsport), leámosle: «Apreciado presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y presidente interino Juan Guaidó, diputados de la legitima Asamblea Nacional y demás personalidades que nos acompañan a partir de hoy la Universidad Central de Venezuela está con ustedes, sus estudiantes, su juventud, la colectividad y el pueblo de Venezuela para consolidar los objetivos trazados, las puertas y recursos de la UCV están abiertos para prestar su colaboración y para decir que muy pronto tendremos presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó una nueva nación, los venezolanos y los que convivimos en este suelo confirmaremos un país de paz, luz, democrática y siempre libre». (8 febrero, 2019). La liberación y recuperación de la calidad de vida de la Clase Trabajadora, solo será obra de la propia Clase Trabajadora y su Gobierno Bolivariano de Trabajadores y Trabajadoras. «Don Ramón Gómez de la Serna, contó de alguien que tenía tan mala memoria que un día se olvidó de que tenía mala memoria y se acordó de todo. Recordar el pasado, para liberarnos de sus maldiciones: no para atar los pies del tiempo presente, sino para que el presente camine libre de trampas» (EG)…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 683 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: