Cáscara Amarga 582

Las lágrimas de Yulia Peresild

Las lágrimas de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años. Y, Jerry Rivera, Amores como el nuestro en Radio Nacional de Venezuela a las cinco en punto de la mañana del día 20/05/2022 del publicista y del comunicador radial. Las lágrimas de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, la primera actriz que grabó en el espacio, la única grabación en el mundo y el primer largometraje soviético filmado, en el espacio por el director Klim Shipenko. La bella rubia cósmica de 36 años, Yulia Peresild, recordó una curiosa anécdota que le ocurrió a bordo de la Estación Espacial Internacional. Durante el rodaje de la película, la actriz vivió en la cabina del cosmonauta Oleg Novitski donde había un pequeño espejo. Yulia Peresild, ella entre su rostro y su complementario, entre sus excesos y sus defectos, entre sus sentimientos y sus pensamientos, entre su consciente y su inconsciente, entre sus recuerdos y sus olvidos, entre natura y persona, y, a mas y a más, aun y aún, Yulia Peresild, que margulló en la catedral catacresis y en el templo oxímoron cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, que margulló en su medio maleoiano profundo Maleo 2001, y, preparada en su equilibrado fiel fidedigno balanceado, en su punto crucial decisivo, en su medio aristotélico profundo, hubo de experimentar el desequilibrio entre natura y persona, entre el cosmos y persona, entre el universo expansivo einsteinina y el universo contractivo maleoiano, entre el macrocosmos y el microcosmos, entre la partícula y la onda. Yulia Peresild, ya en la Tierra, ya entre el suelo y el cielo, pisando un nuevo rodaje, recordó la curiosa anécdota que le ocurrió en la cabina del cosmonauta Oleg Novitski donde había un pequeño espejo, y, ella entre su rostro y su complementario, el reflejado por el pequeño espejo, en que ella se mirara, y, siendo Yulia Peresild una verdadera actriz fiel equilibrada y una verdadera mujer batalladora, la bella rubia cósmica de 36 años, era en el espacio cósmico cercano, ella era, lo de la Tierra, la persona emotiva humanamente conmovida. Ella, Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, echóse a llorar, fue presa fácil de algún aspecto de sus pensamientos y de sus sentimientos, de algún aspecto de su consciente y su inconsciente. Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, cautiva de aquello de lo que rompería su equilibrio entre sus recuerdos y sus olvidos, de lo que rompería su equilibrio entre sus excesos y sus defectos, entre su consciente y su inconsciente, entre su tesis y su antítesis, entre su ser y su no ser, de lo que rompería su equilibrio entre natura y persona, y, el resultado y fruto final, hubo de ser el rompimiento del equilibrio maleoiano profundo Maleo 2001 de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001. Y, en Yulia Peresild, su fruto final, su producto acabado, el llanto, las lágrimas, el lloriqueo. Mas y más, aun y aún, pero y empero, entre lo posible y lo imposible, de modo repentino inmediato, y a modo simultáneo, se miró en su complementario en el espejo, y, se dio cuenta de que las lágrimas no salían de sus ojos. Y siendo una verdadera actriz fiel equilibrada y una verdadera mujer valiente, seguía llorando, y, a mas y a más, aun y aún, pero y empero, lo hacía mirándose en el espejo, y, al mismo tiempo, se dio cuenta de que sus lágrimas no salían de sus ojos. Agora ahora hogaño, las repujadas rempujadas lágrimas y atramadas atrapadas entrampadas plañideras, en el espacio y tiempo cósmico y cómico de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, demostraron la existencia del equilibrio dinámico dialéctico difuso entre el ser y no ser, demostraron la existencia del equilibrado medio maleoiano profundo Maleo 2001, y, demostraron la existente preexistencia real de los casos correlativos límite contradictorios Maleo 2001, y, esto lo demostró la bella rubia cósmica de 36 años Yulia Peresild con sus desajustadas emotivas conmovedoras lágrimas.

Con digresión y sin digresión, las lágrimas de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, la primera actriz que grabó en el espacio, en el primer largometraje filmado, en el espacio por el director Klim Shipenko. Y, deviene y viene esta perola perorata paraulata llanera cantarina cojedeña de lo que dijera la bella rubia cósmica el día miércoles, 18 de mayo de 2022 en la página web de la Iguana TV, https://www.laiguana.tv/articulos/1047051-que-pasa-cuando-lloras-en-el-cosmos-esto-revelo-la-primera-actriz-que-grabo-en-el-espacio/: "¿Qué pasa cuando lloras en el cosmos? Esto reveló la primera actriz que grabó en el espacio. El equipo de ‘Vizov’, el primer largometraje filmado en el espacio, está listo para comenzar el rodaje de la parte ‘terrestre’ de la cinta. El director Klim Shipenko y la actriz Yulia Peresild conversaron con el director de Roscosmos, Dmitri Rogozin, en su programa para Radio Sputnik. Peresild recordó una curiosa anécdota que le ocurrió a bordo de la Estación Espacial Internacional. Durante el rodaje de la película, la actriz vivió en la cabina del cosmonauta Oleg Novitski donde había un pequeño espejo. «Por alguna razón, estaba conmovida —pues en general soy una persona emotiva— volé al camarote del comandante para llorar un poco allí. De repente, me miré en el espejo y me di cuenta de que las lágrimas no salían de mis ojos. Y siendo una verdadera actriz y una verdadera mujer seguí llorando, pero lo hice mirándome en el espejo», reveló Peresild. Pero ¿dónde estaban las lágrimas?, se preguntó Peresild en ese entonces. Resultó que en condiciones de ingravidez formaron una especie de «lentes» en la superficie de los ojos. Sin embargo, las lágrimas «empiezan a separarse un poco si lloras mucho», subrayó la actriz. Por su parte, Shipenko contó que su equipo se está preparando para filmar los episodios terrestres de la cinta. «Tenemos una enorme decoración en proceso de construcción», añadió. Señaló que Roscosmos le proporciona consultores, pese a que él y su reparto «aprendieron mucho durante este tiempo». La agencia espacial rusa también le proporciona «accesorios espaciales que, evidentemente, no se venden en la tienda». Peresild y Shipenko viajaron a la Estación Espacial Internacional (EEI) el 5 de octubre de 2021 para rodar escenas del primer largometraje en el espacio en la historia del cine. Pasaron 12 días a bordo de la EEI. Se trata de un proyecto conjunto de la corporación espacial rusa Roscosmos, el Canal 1 y la productora rusa de series, películas y programas televisivos Yellow, Black and White."

Con divagancia y sin divagancia, las lágrimas de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, la primera actriz que grabó en el espacio, en el primer largometraje filmado, que con y que en sus plañideras lágrimas y reires escondidos, han sido el rematado producto final del desajuste y desequilibrio de entre sus excesos y sus defectos, de entre sus sentimientos y sus pensamientos, de entre su consciente y su inconsciente, de entre sus recuerdos y sus olvidos, de entre lo humano y lo divino, de entre el cuerpo y el alma, de entre natura y persona. Plañideras lágrimas y reires escondidos, que entre el suelo y el cielo ha de ser equilibrio sostenido perfecto. Todo lo cual demuestra de la existencia del equilibrio dinámico dialéctico difuso de entre los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001, y, al través y en de por medio por la calle de en medio el equilibrado medio maleoiano profundo Maleo 2001.

Si las lágrimas de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, la primera actriz que ha grabado en el espacio, y, en el primer largometraje filmado, sus plañideras lágrimas y de reires escondidos, han demostrado la existencia de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001. Entonces sea dicho que las lágrimas de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, la primera actriz que ha grabado en el espacio, y, en el primer largometraje filmado, han demostrado la existencia de los aspectos armónicos límbicos antagónicos ambiguos, el ser y no ser, los sentimientos y los pensamientos, han demostrado la existencia de lo consciente y lo inconsciente, de los recuerdos y los olvidos, de lo humano y lo divino, del cuerpo y el alma, de natura y persona. Ergo vergo sea dicho que el ser y no ser, los sentimientos y los pensamientos, lo consciente y lo inconsciente, los recuerdos y los olvidos, lo humano y lo divino, el cuerpo y el alma, la tesis y la antítesis, el teorema directo y el indirecto, los valores y los antivalores, la ciencia y la fe, la certidumbre y la incertidumbre, lo visible y lo invisible, la esperanza y la desesperanza, lo concreto y lo abstracto, el exceso y el defecto, lo excluso y lo incluso, natura y persona, y, al través y en de por medio por la calle de en medio el medio maleoiano profundo Maleo 2001 de equilibrio dinámico dialéctico difuso, han quedado demostrado del desajuste afectivo de Yulia Peresild, la bella rubia cósmica de 36 años, la primera actriz que ha grabado en el espacio, y, en el primer largometraje filmado, como tiénese dicho ha quedado demostrada la existencia de los casos correlativos límite contradictorios caliginosos Maleo 2001 de las plañideras lágrimas y de los reires escondidos de Yulia Peresild.




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 354 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: