El capitalismo, según los desleales

En su ascenso, el Comandante Chávez evolucionó desde el cristianismo primitivo, el del "amaos los unos a los otros", el de a cada "uno según su necesidad y de cada uno según su capacidad", hasta el Socialismo. Es así, cuando Chávez se hizo socialista estaba dando concreción, base real, a su condición de cristiano primitivo. Entendió que el cristianismo de estos tiempos es el Socialismo. Su Socialismo, antes de ser económico y social, fue espiritual, por eso era firme, supo que en el Socialismo se fundían lo espiritual cristiano con su base económica, la propiedad social.

En contraste, sus sucesores, venían del oportunismo sindicalero, se hicieron socialistas de boca, sin convicción espiritual, repetían las palabras sin contenido, sin arraigo en sus almas. No entienden la trascendencia del socialismo, su importancia para el futuro de la Humanidad. Socialismo para ellos fue una palabra conveniente pero sin alma, la repetían como el loro, como el graznido del cuervo.

Ya en el poder, tomaron el camino fácil, se entregaron temprano al capitalismo reinante en el mundo, al falsificar el Plan de la Patria, mostraron su rumbo, y al no investigar el asesinato de Chávez, declaraban su intención de no toparse con el capitalismo. No obstante, debían mantener cierto aroma revolucionario. No podían desprenderse del sentimiento revolucionario que impulsaba al chavismo. Necesitaban dorar la píldora, endulzar la pócima venenosa.

Protegieron la deslealtad con una ley antibloqueo que autoriza el secreto, privatizaron lo que Chávez socializó, revirtieron la economía que sustentaba la conciencia del deber social, de pertenencia a la sociedad, a la humanidad. Ahora, ya envalentonados con la falta de resistencia, con la ausencia de respuestas rotundas de parte de una oposición cómplice y de un chavismo aturdido por el duelo sincero, se abren al capitalismo.

Presentan a la bonanza capitalista como la meta nacional. Se olvidan de la esencia espoliadora y explotadora del capitalismo. Ahora la bonanza del verdugo es la bonanza de las víctimas. La prosperidad del empresario, de fedecámaras, la muestran como la prosperidad de todos. Según el madurismo desleal, el capitalismo no explota, no se apropia de lo ajeno, no es ladrón del trabajo ajeno. Se olvidan que su riqueza viene de la felonía. El madurismo, no sólo instaló de nuevo al capitalismo, sino que lo quiere remozar, lo propone como el sistema ideal.

Triste papel de los sucesores desleales, antes se promocionaron como líderes obreros, ahora son aplaudidos por fedecámaras, triste papel el de los que se alzaron en armas el 4 de febrero contra la cuarta república y ahora lo hacen peor. Cabe recordar el grito de Bebel: "¿Qué has dicho viejo imbécil que la canalla te aplaude?" No hay dudas, el madurismo le ha hecho el trabajo completo al capitalismo, la suspensión de algunas sanciones es reconocimiento a los avances logrados por la cúpula restauradora. Le faltan algunas cosas: sacar a Chávez del ideario popular, ya ocultaron el rojo, los oportunistas botaron sus camisas rojas, salieron vertiginosos a comprar las azulitas, se agotaron. Les falta sacarlo del Cuartel de la Montaña, ya lo olvidaron, por allá no se atreven a presentarse, se sienten culpables.

Este pueblo traicionado mil veces, merece una actitud viril de sus líderes naturales, los chavistas auténticos.

¡CHÁVEZ, ¡SOCIALISMO, CONTRA LA LÓGICA DEL CAPITAL!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 724 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor