El ascenso de la burguesía revolucionaria

Apertura petrolera y el cese de las sanciones. Según HispanTV, "La Administración de Joe Biden seguirá ejerciendo la campaña de "presión máxima" de su predecesor Trump contra Venezuela a través de sanciones, según un informe…Sin embargo, en momentos en que EE.UU. sufre su peor crisis energética en los últimos 50 años, según estadísticas, por cortar la importación del petróleo ruso, Washington ha anunciado estar dispuesto a aliviar algunas de las sanciones a Venezuela.". Vuelven las petroleras a Venezuela, confirmado por Delcy Rodríguez, las de EU y de la UE, ahora enemigas de Rusia, ¿será Venezuela otro frente de batalla en la guerra Rusia Ucrania? Una buena jugada gringa: dos enemigos por el precio de uno, a uno se lo almuerza y confronta al otro, en el propio terreno de sus (supuestos) archienemigos – o es eso lo que nos ha hecho creer Diosdado Cabello hasta hoy, …y vocifera a cada rato Maduro. ¡Será divertido ver hoy a Diosdado manejar esta contrariedad!: "Pero las compañías petroleras son una cosa y Biden otra", (aplausos)….

El blanqueo de dólares. Con la venta de empresas en la bolsa de valores unos ganarán rápido en negocios especulativos, a saber: con el petróleo, CORPOLEC o la CANTV; los Cisneros, Lorenzo Mendoza (así como lo hicieron algunos con las concesiones mineras y sus yacimientos "certificados", con Galerías Preciado, CADA, Maxi´s, con DirecTv: compran, venden y ganan –.

Habrán muchos burócratas aventureros lavando sus dólares, queriendo ser empresarios serios para pescar algo concreto del "vacío de la revolución": algo de la minería, algo de alguna empresa mixta, alguna porción, así sea pequeña, de la CANTV y CORPOLEC, "blanqueando todo lo que daba ser blanqueado", y que ahora tienen debajo del colchón.

Otros prefirieron quedarse con las empresas socialistas, quebradas por la voluntad realista del madurismo, como es el caso del patriota revolucionario Alejo Hernández Acosta, para importar empaquetar y exportar (a lo Lorenzo Mendoza), apoyar con sacrificios la pesca, las vacas, los fundos…, y alcanzar a oler el aroma del terrateniente ganadero y hacerse súper millonario, gracias a Chávez que las creó, a los favores de Castro Soteldo que las traspasó a manos privadas, y la absolución de Jesús Farías que luego las santificó.

La burguesía revolucionaria. En uno de sus extremos es una evolución del sindicalismo adeco copeyano, una prolongación del fenómeno de las emergencias sociales del pasado, renovada con el sindicalismo actual (lo correcto sería hablar de sindicalerismo). Hay un nuevo sindicalero en la pomada, administrando el traspaso de las empresas del Estado hacia manos privadas: Hipólito Abreu, ministro de Industria y Producción Nacional. A según, dicho por el mismo, amigo de Maduro; "zamuro cuidando carroña" ¿Cómo podrá este señor defender los intereses de los trabajadores desde esa posición tan comprometida con los empresarios?... ¡Misterio de la ciencia!

Los más ricos también son revolucionarios. Tiempo al tiempo. Ya veremos quién se quedará con qué, cuál será el "fondo de retiro" de los maduristas y dónde será levantada la nueva Lagunita Country Club, Alto Hatillo o Cerro Verde de la "burguesía revolucionaria". Pero los más ricos también abrevan a la causa del madurismo. Para ellos, Guaidó quedó olvidado – "¿Guaidó? ¿Quién es ese?". De golpe y porrazo Maduro se puso de moda con la apertura económica acreditada por EU y la UE. Parece que le han extendido al madurismo una licencia para arbitrar las disputas intercapitalista y así prolongar su estancia unos cuantos meses más. El madurismo se podrá apartar del juego político con un buen fondo de retiro, dejando a un lado los colores del socialismo. Puede que sea la nueva oligarquía a lo ruso… Hay que darle tiempo al tiempo, ya verán, también lo hicieron los adecos; formaron sus urbanizaciones, construyeron sus casotas atapuzadas de cosas ridículas, procrearon a sus abogados, profesionales, y muchos subproductos capitalistas: pícaros, estafadores, traficantes, viciosos, ¡es el eterno retorno de lo mismo!,…o más bien, la tragedia de Chávez repetida en forma de pantomima, llena de payasos y seres grotescos.

En contra de esa subespecie luchó Chávez, se alzó, en contra de adecos y copeyanos. Afortunadamente el comandante Chávez dejó por escrito un plan de acción política, su historia no es sólo de anécdotas y hazañas heroicas, es la de un maestro, de la evolución de un pensamiento que dejó escrito en su Plan de la Patria. Hace ratico fue la revolución de Chávez, y mucho más reciente su traición, madurada en (y de) 9 años, desde el mismo momento en que muere Chávez envenenado hasta este momento histórico, el cual cierra el ciclo de la traición (desde que se acalla el ruido de la traición hasta que comienza de nuevo el escándalo festejando la victoria capitalista). Tenemos tiempo de revivir la llama del fuego socialista de Chávez, convocar a la rebelión en su nombre, organizarnos en su nombre y retomar el camino de la conquista de nuestra independencia; retomar el control y poner de nuevo el gobierno en manos y al servicio de los más necesitados y de toda la sociedad. El socialismo es una práctica política y de vida, un compromiso, no una promesa vacía, ni lejana. Cada vez más definido el enemigo, cada vez más impúdico… ¡vayamos por él y derrotémoslo!

¿VOLVAMOS A CHÁVEZ!, ¡INDEPENDENCIA, PATRIA SOCIALISTA, O MUERTE!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 712 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: