Matria bailadorense.

Dionisio Márquez y Bernabé Márquez Pereira

Serie: Personajes Populares de Bailadores (1)

Dos personajes proverbiales: primos hermanos o compañeros de camino.

"Cuántas veces, Dionicio, te veía / absorto, mirando hacía el altar, / tu rostro reflejaba la alegría / de aquel que espera arribar un día / donde se vive sólo para AMAR…"

hermana Amparo Ortega P.

Poema: "A la memoria de Dionicio". Bailadores, 15 de junio de 1988

Un día de mañana llegaron al pueblo sacudiéndose el polvo del camino, eran primos hermanos que se aventuraron de compañeros de camino, venían de Guaraque -aunque ya Dionisio se había criado en Bailadores-, nunca se supo si por el camino carretero que pasaba por San Francisco hasta Tovar, por la travesía de El Carrizal a La Playa, por el antiguo camino de recuas que pasando por el páramo del Rincón de La Laguna llegaba a El Dique o el que subiendo por El Morro caía a Nieto, quien procuró averiguarlo se encontró con la sorpresa que eran sordo mudos. Vestían de gorra militar, -como si fueran sobrevivientes de la guerra de Independencia o Federal- con un paltó, camisa verde, tirantes, pantalones roídos y zapatos grandes sin medias… a lo mejor se escaparon del túnel del tiempo.

Desde niños nos hemos preguntado: ¿Dónde y cuándo nacieron?, ¿quiénes eran sus familiares más cercanos?, ¿de dónde venían y cuándo se juntaron? Todo era un gran misterio a cuyo rededor se han tejido infinitas consejas entre lo real y lo maravilloso de sus vidas… hasta hace días, la única fecha cierta y documentada es que Dionisio murió en Bailadores el 21 de mayo de 1988(1), pero esa información me fue suficiente para localizar su fe de bautismo, que transcribo textualmente: "En la Iglesia parroquial de Santa Bárbara de Guaraque, a veintinueve de abril de mil ochocientos noventa y seis. Yo, el infrascrito Cura interino de ella, bauticé solemnemente según el Ritual Romano a un niño que nació el día ocho del presente mes; a quien le puse por nombre Dionisio hijo natural de Dominga Márquez de esta feligresía, fueron sus padrinos Juan Alejo Berdi i Bersabé Parra…"(2), así lo certifica el Pbro. certifica Rafael Zerpa, hasta aquí queda despejada cualquier duda sobre las interrogantes antes señaladas; al igual que de Bernabé Márquez Pereira, hijo legítimo de: Luis Márquez e Inés Pereira, que nació en Guaraque el 27 de octubre de 1888 y fue bautizado el 14 de febrero de 1899, cuando estaba próximo a cumplir los 11 años de edad(3)

La señorita Ramona Elba Ramírez Pacheco me aseguraba que: "A Dionisio lo había dejado abandonado una familia de Guaraque en el horno de una casa en Nieto y allí fue criado", versión coincidente con los díceres del pueblo y Don Arturo Vivas Rosales comentaba que Dionisio y Bernabé a su paso por Bailadores solían quedarse en casa de "don Severiano o de las Morales". Recuerda el Dr. Carlos Andrés Pérez que de niño oía como Doña Constanza Belandria le contaba a su papá que: "Los había encontrado en la vía viniendo de Guaraque, cerca de Cañutales y se los trajo a Bailadores a vivir en la antigua de Bolívar -como se le llamaba- hoy Casa Bolivariana"(4). Otra versión, la más acertada que se complementa y reafirma con las anteriores, es la descrita por la hermana Amparo Ortega P., en su poema póstumo a Dionicio: "En un cuatro de abril viniste al mundo", muy cercano al 8 de abril que nació. "Tu madre, en un desprecio tan profundo/ y un gesto de carácter iracundo,/ dio muestras de negarte todo amor", ya que en un saco lo dejó colgado a un árbol, indefenso a su mejor suerte. "Al pasar Concepción y allí mirarte,/ su corazón no pudo resistir:/ Intentó de aquel saco liberarte/ y empezó con ternura a alimentarte/ (…)" ¿Quién fue "Concepción" la hada madrina y protectora de Dionisio hasta sus catorce años?, a su muerte providencialmente Dionisio encontró otro hogar en la hacienda "Santa Ana", más tarde los Belandria lo acogieron y después los Pérez; "Al casarse Ramón y Noemí,/ te llevaron Dionisio, al nuevo hogar/"(5) y allí vivió rodeado de cariño hasta su muerte. Lo indiscutible es que eran seres solitarios y vivían de la caridad.

A pesar de lo dicho seguirá siendo un misterio ¿Fue su mamá o quién pudo haber abandonado a Dionisio a su mejor suerte?, ¿qué o quién los empujo en la aventura de ir y venir por los pueblos de la geografía merideña y tachirense?, porque: "Después de largas caminatas, regresaban a Bailadores, barrían sus calles y seguían su periplo…"(6) Dionisio y Bernabé con su pollero al hombro hicieron camino al desandar, tal cual quijote y sancho sin maculas. Las circunstancias de la vida los unió y los separó, asiduos visitantes de La Grita, en especial el 6 de agosto a la festividad del Santo Cristo, sin poder oír de nadie sabían el día exacto y en la noche anterior emprendían el viaje, al otro día en pleno amanecer estaban en el altozano de la iglesia y de primeros en la procesión. De ahí seguían al Cobre y regresaban a Bailadores. "…desaparecían por largo tiempo y después volvían a pasar; y así por muchos años…"(7), hasta que un buen día sin mediar palabra alguna ni gestos notables, Bernabé se separó de Dionisio y se marchó con rumbo desconocido. Hay quienes aseguran que después lo vieron por El Cobre - Táchira vestido de militar al lado de los soldados. Cuando alguien le preguntaba a Dionisio por Bernabé, asistía con la cabeza y señalaba que se había ido lejos o con los dedos de su mano cerraba los ojos queriendo significar que estaba muerto.

Muerta Doña Constanza, según lo referido por Carlos Andrés: "Quedaron bajo el amparo de su nona Marta Belandria y al morir está, de su papá". Bernabé era irascible y con cada rabiata se iba con Dionisio y siempre regresaban, hasta que circa 1963 se mudó a otra casa, después se fue y nunca más volvió. Dionisio quedó sólo y sumido en la tristeza en la antigua casa de Bolívar hasta que la derrumbaron y Don José Ramón Pérez se lo llevó a su casa de habitación donde murió. Era la cara afable de su ferretería y el consentido de sus clientes, siempre parado al lado de la entrada principal con su singular cachucha. Aunque durante más de 30 años Dionisio le barrió la carpintería a Don José Ramón y lo hacía de una manera tan perfecta que ni polvillo quedaba. Barrer era su hobby, a las 6 de la mañana ya estaba levantado.

Esto lo reafirma el Dr. Absalón Méndez Cegarra, al señalar que de Dionisio y Bernabé guarda gratos recuerdos: "A Dionisio le daba coraje que le hicieran señas que se moriría y pisarían su tumba. Él iba a mi casa cuando en ella fabricaban bloques de cemento y permanecía largos ratos. …Bernabé era vecino, algo así como conchabado en la casa de la mamá de Rafael Sayago, Doña Rita Sayago en la Plazuela. Se ponían de acuerdo y se iban los dos para La Grita, caminando. Bernabé desapareció. Yo no supe más de él"(8)

Dionisio no perdía misa los domingos, al entrar a la iglesia y para dormir eran los únicos momentos cuando se quitaba la cachucha, al salir de misa se paraba en el altozano a la espera de quienes le regalaban un medio, real o bolívar, tal cual peseta y quizás algún fuerte; monedas que después le lanzaba a los niños para que las recogieran. "En su alegría decía "¡Muma!" y volvía a lanzar monedas"(9). Aunque los adultos les infundían terror a los niños con sólo mencionar su presencia, cuando eran todo lo contrario, seres inofensivos dotados de gran sensibilidad, esto lo reitera Tarcisio A. Benavides R.: "A nosotros, muchachos de ocho o diez años, nos infundían que ellos eran locos, por lo que teníamos gran pavor. La verdad es que jamás supe yo que hicieran daño a alguien…"(10)

Carlos Andrés me contó acerca de lo ceremonioso y lento que era Dionisio para comer: "pasaba más de 6 horas diarias comiendo" y al salir de su casa se iba a la de Don Espiritu Mora, el abuelo de Milton Alexander, luego a la de la señorita Ramona Elba Ramírez Pacheco y más tarde donde Don Amadeo Méndez o Doña Isabel Arellano, como era de tan buen comer en cada casa repetía las raciones.

Dionisio tenía un don especial, del cual hacia alarde Don José Ramón, cuando Gilberto Moreno "El campanero mayor" tocaba las campañas en señal de duelo, de inmediato le preguntaba: ¿murió un hombre? y con la señal de la cabeza le respondía ¡no!, ¿niño? ¡no! y ¿mujer? ¡sí!, de inmediato le inquiría del lugar: ¿De las Tapias? ¡no!, ¿De Bodoque? ¡no! y así lo hacía hasta que le respondía acertadamente ¿De Mariño? ¡sí!, al rato o pasado un tiempo llegaba alguien a la ferretería a contar que se había muerto fulana de tal en Mariño. Ahora uno se pregunta ¿Cómo Dionisio sabia de quien y del lugar que se trataba con esa precisión, si era sordo mudo? Dones que Dios le da a seres tan especiales, que los convierten en referencia y cuyo secreto jamás y nunca lo sabremos.

La muerte de Dionisio nadie la esperaba, algunos pensaban que había alcanzado el don de la eternidad, en su velorio la casa de Don José Ramón Pérez "un hormiguero parecía", vino gente de las aldeas y a todos "con placidez su rostro sonreía" y "en hombros fraternales te llevaron desde tu casa, al templo del Señor", en su entierro "las tres naves de amigos se llenaron", fue el sentir de todo un pueblo que lamentó la partida del hombre más longevo de Bailadores, del que "peluqueó a Bolívar" y se quedó en su casa a vivir. ¡Todos se preguntaban el secreto de su eterna juventud, nunca envejeció, muchos decían que se conservaba tal cual llegó!

Dionisio fuiste para Bailadores un signo del amor, de ese amor que todo lo puede, que nos identifica y nos convierte en un pueblo de brazos abiertos a la orfandad.

"Dionisio, por las calles te paseabas,

temblando, y con sonrisa angelical,

"MAMÁ", sólo ese nombre pronunciabas,

y sólo a Noemí así tratabas,

fue una madre amorosa sin igual."

"Más de cien años, dicen, que tenías,

cuando Dios a tu Reino te invito.

Qué alegría tan grande sentirías

abrirse al cielo, ante ti verías

Dios a gozar del Reino te llamó."

"Y llegaste a la última morada,

donde todos tenemos que arribar,

allí en humilde tierra sepultada

tu vida si será resucitada

y al Señor para siempre ha de alabar"

Néstor Abad Sánchez

La Abadía, enero 23 y feb. 14, 2022

ex director de Cultura del municipio Rivas Dávila

nestorabadsanchez@gmail.com

Notas:

  1. Registro Civil Bailadores: Libro de Defunciones de 1988, Acta Nº 17, f. 16v. y 17r. "…hoy veintiuno de mayo de mil novecientos ochenta y ocho (…) falleció "Dionisio Márquez" a las ocho post-meridiem en la carrera 2, Nº 7-95 de esta población de Bailadores y según noticias inquiridas parece que el finado tenía noventa y dos años de edad, soltero, inhábil, natural del municipio autónomo Guaraque y vecino de este municipio, hijo ilegitimo de Dominga Márquez (finada) y que murió a consecuencia de paro cardiaco respiratorio, desequilibrio hidroelectrolítico de obstrucción intestinal…"
  2. "Venezuela, Arquidiócesis de Mérida, registros parroquiales y diocesanos, 1654-2015," database with images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:VN5D-P5S : 8 March 2021), Dionicio Marquez, 29 Apr 1896; Bautismo; parish Santa Bárbara, Guaraque, Mérida, Venezuela, Arquidiocesis de Merida (Archdiocese of Merida), Venezuela; FHL microfilm 1,855,736.
  3. "Venezuela, Arquidiócesis de Mérida, registros parroquiales y diocesanos, 1654-2015," database with images, FamilySearch (https://familysearch.org/ark:/61903/1:1:VN5D-FBN : 8 March 2021), Bernabé Marquez Pereira, 14 Feb 1899; Bautismo; parish Santa Bárbara, Guaraque, Mérida, Venezuela, Arquidiocesis de Merida (Archdiocese of Merida), Venezuela; FHL microfilm 1,855,736.
  4. Conversación por WhatsApp con Carlos Andrés Pérez Medina del 28/01/2022, a las 3:28 p.m.
  5. Hoja suelta. Poema: A la memoria de Dionicio. Hermana Amparo Ortega P. Bailadores, 15 de junio de 1988, p.p. 1-3
  6. José G. Parada P.: Estampas del Bailadores de antaño. Colección historias. Talleres de la Fundación Imprenta del Ministerio de la Cultura, Caracas, 2006. p. 145.
  7. Tarcisio A. Benavides R. Bailadores en el recuerdo… Revista Bailadores Balcón Bolivariano, Año 1, N°, octubre, 2001. p. 13
  8. Conversación por WhatsApp con el Dr. Absalón Méndez Cegarra del 25/01/2022, a las 4:01 p.m.
  9. Ídem. p. 145
  10. Ídem. p. 13


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2261 veces.



Néstor Abad Sánchez


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: