El prontuario delictivo del mayor detractor de Alex Saab y los despidos de Manuel Rosales (II)

Postrecitos de Huevos Chimbos

1.- Y la oposición fue por firmas y resultó trasquilada… Los terroristas venezolanos sabían muy bien de su derrota, derrota que a ellos no les da ni vergüenza, pero deben saber que ya comenzaron a pagar caro sus desafueros. Cada vez más gente les da la espalda. Solo obtuvieron 42 mil 241 firmas, de los 4 millones 185 mil 997 que requerían para activar el referendo revocatorio. Les vuelvo a decir como les dije después de las elecciones del 21 de noviembre de 2021: administren bien su pírrico triunfo, porque con esa recolección de firmas no hicieron más que fortalecer el proceso revolucionario. Admítanlo. La gente sabe que los terroristas venezolanos solo tienen la presidencia interina de Guaidó, para robar, y por eso los detesta y los quiere presos.

2.- Hampones de la diplomacia… El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo Del Castillo Del Carpio, anunció que devolvió a la embajada de Venezuela los bienes que el grupo de delincuentes de la diplomacia del ladrón Juan Guaidó se robó de la sede de la misión de ese país, con el aval de la golpista Jeannine Añez.

Las autoridades bolivianas andan tras la pista de los ladrones Arturo Vilar Esteves, Rafael Cáceres, el Cap. Henry José Rivas Pérez, Maro Martínez, Winston Flores y José Gregorio Cumare, quienes se apropiaron de 15 vagonetas, 2 automóviles, 1 bus, 5 camionetas, 7 motocicletas, 2 minibuses, 2 camiones, esculturas, muebles y otros enseres… ¡Justicia, justicia y más justicia!

3.- Petición diplomática a los EEUU… A propósito de la devolución que hizo Bolivia a Venezuela, de los bienes que se robaron los "diplomáticos" de Guaidó en ese hermano país, destaco que nuestro canciller, Félix Plasencia, llamó al presidente Joe Biden y a su colega Anthony Blinken, a que ordene a las autoridades correspondientes y responsables del Estado de derecho, devolvernos la sede de nuestra embajada y la residencia en Washington, así como la del Consulado General en Nueva York, que en el pasado le quitaron a todos los venezolanos.

4.- Cuidado y se adelanta por otro lado el encarcelamiento de Guaidó… No conozco al candidato Gustavo Petro, pero me anima la confianza que le tiene la exsenadora Piedad Córdoba, además, lo observo con mucho chance en las elecciones presidenciales de Colombia pautadas para el domingo 29 de mayo, y su honestidad, de llegar al poder, debería pasar por acabar con el robo de Iván Duque y Guaidó en Monómeros.

En similar línea, leo que los magistrados surrealistas del gobierno de mentira de ese apátrida, contrataron a un bufete gringo para demandarlo, porque aparte de Monómeros, los dejó fuera del botín de Citgo. Tampoco extraña que sean los norteamericanos quienes terminen encarcelando a Guaidó. A los magistrados chimbos se les "prendieron las antenas", desde que dijeron que los gringos le habían entregado 1.600 millones de dólares a ese delincuente, y no se sabía qué había hecho con ese dinero, mientras ellos en el exterior sin plata han tenido que desempeñarse en labores de limpieza, como choferes de taxis, de camiones, de montacargas…

5.- Las bases militares gringas de la muerte… Sectores e individualidades de la derecha extremista pegaron el grito al cielo, por la colaboración militar que recientemente Rusia anunció para Venezuela. Arrastrados que ya en su hipocresía nos ven como epicentro de una supuesta guerra nuclear, mientras aplauden las matanzas y los descuartizamientos de hombres, mujeres y niños, que hace el imperio norteamericano en sus bombardeos contra naciones enteras.

Esa derecha criminal calla la diseminación de las bases militares gringas en el mundo. El mismo imperio norteamericano admite que tienen 700, aunque algunos investigadores aseguran que son más de 1250 en países cómplices, que les permiten instalarlas, para que tengan mayor control sobre otras naciones del planeta. Y eso les facilita, además, su hobby favorito: ocupar, atacar y matar. En Colombia, por ejemplo, poseen ocho bases. En Italia más de 100.

6.- La hipocresía de la canciller colombiana Marta Lucía Ramírez… Esta funcionaria del narcogobierno del narcoparaco Iván Duque, que antes participó en el narcogobierno del otro narcoparaco, Alvaro Uribe Vélez, dice sentirse dolida por la niña venezolana que murió ahogada tratando de pasar la frontera entre México y EEUU.

¡Hipócrita! Dice dolerle la muerte de la pequeña venezolana, pero no le duelen las mujeres que en su país son violadas por los militares de las bases gringas que ocupan Colombia, no le duelen las muertes de los líderes y lideresas sociales que ejecutan los narcoparacos de Duque y Uribe, quien descuartizaba con una sierra a sus víctimas en las casas de pique cuando ella era ministra de la Defensa de ese asesino. Tampoco le duelen los muertos de los falsos positivos ni ver desenterrar a inocentes de las fosas comunes. A esa señora le duele, pero la paz, porque ella, como otra narcoparaca de la oligarquía santandereana, vive del narcotráfico, el crimen y la violencia.

7.- El colmo de la oposición extremista en Zulia… Ahora el exconvicto Manuel Rosales quiere atribuirse la vacunación contra el covid-19. Como aclaró Diosdado Cabello en su programa Con El Mazo Dando, fue el Gobierno del presidente Nicolás Maduro el que, en un acto de hidalguía, después de superar los obstáculos de la oposición extremista, adquirió los biológicos para vacunar a toda la población. Recordemos que, incluso, el ladrón Guaidó demandó judicialmente la adquisición del oro que los británicos nos tienen secuestrado en un banco de Inglaterra, para frenar la compra de las vacunas.

8.-El prontuario delictivo del mayor detractor de Alex Saab… Se trata de Fernando Alcibiades Villavicencio Valencia, un periodista y político, que como periodista es un hampón de la comunicación social semejante a los sicarios de la noticia, Alberto Federico Ravel o Leopoldo Castillo (a) "El Matacura".

Y como político, es una copia casi al calco de Leopoldo López, Juan Guaidó, Carlos Vecchio, los hermanos Guanipa, Julio Borges, entre otros apátridas, aunque en honor a la verdad, debo decir que los homicidas venezolanos son superiores en robo y asesinatos a Villavicencio.

A esta conclusión llegué luego de un paseo por internet investigando las andanzas delictivas de ese asambleísta ecuatoriano, que se ha convertido en el mayor detractor de nuestro diplomático venezolano Alex Saab, actualmente preso en una cárcel de EEUU.

Un trabajo periodístico de Telesur sobre la injerencia de la CIA en Ecuador, demuestra que Villavicencio es uno de los reclutados por esa central de inteligencia gringa, formado en los viejos sindicatos petroleros que acostumbraban a chantajear con amenazas de paro.

Es acusado además de recibir fondos de la National Endownment for Democracy (NED), una de las más desprestigiadas agencias golpistas de los gringos en el mundo, que actúa bajo la fachada de fundación para la democracia.

Fernando Villavicencio buscaba viajar al senado de los Estados Unidos para que los gringos impusieran sanciones al Ecuador, como las que el genocida presidente gringo de entonces, Barack Obama, ordenó para Venezuela.

A ese granuja, lo señalan también por ocultar un asesinato y manejar la información de acuerdo con su conveniencia. Igualmente, medios de comunicación informan que ese forajido usó artimañas para recibir una doble liquidación en PetroEcuador.

El Portal digital Venezuela News lo califica como el mercenario mayor del Ecuador. "Este sórdido personaje ha hecho del mercenarismo mediático un refinado modus vivendi".

"Y los hechos demuestran que, como mínimo, se trata de un peón muy bien pagado en el tablero de la geopolítica internacional. Su función está bien delimitada: torpedear la verdadera integración latinoamericana y caribeña. Y, en definitiva, todo aquello que guarde relación con el ideal Bolivariano y la verdadera soberanía de nuestros pueblos", dice el periódico.

Y adiciona: "Así se le señala en su país como el líder de una mafia que extorsiona por igual a políticos y empresarios. Este trabajo lo cumple por encargo y cuenta para ello con una red de ‘colaboradores’ en todo el Ecuador. Le filtran datos e informaciones, que él mismo se encarga de amañar. Su predilección es amenazar con afectar el equilibro financiero de las empresas. Y entonces comienza sus operaciones de presión para exigir dinero".

Como ustedes mismos pueden ver, camaradas lectores, camaradas lectoras, ese ecuatoriano malhechor no tiene nada que envidiarle a los terroristas de Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática.

Es, igualmente, un gran líder para el narcogobierno del narcoparaco Iván Duque en Colombia, equivalente a Leopoldo López, Juan Guaidó, Tomás Guanipa, Julio Borges, entre otros golpistas venezolanos.

9.- Los despidos de Manuel Rosales (II)… Cuando este delincuente asumió por segunda vez la Alcaldía de Maracaibo, período que no culminó porque lo enjuiciaron y lo encarcelaron por ladrón, reinició sin límites los atropellos en contra de los trabajadores.

Utilizó mecanismo de torturas propias de dictadores, para que los chavistas abandonaran sus puestos de trabajo. No descansaba hasta dejarlos en la calle indefensos.

En ese tiempo -hablamos de 2008-2009-, cuando me sustituyó en la Alcaldía, consciente de que la masa laboral conocía de su aberración y le temía, ideó exigirles a los trabajadores y trabajadoras simpatizantes de la revolución que renunciaran a sus cargos, con la promesa de que les cancelarían sus prestaciones sociales. Y muchos accedieron conscientes de que esa propuesta pacífica en boca de Rosales, era un violento despido indirecto.

Así que decidieron irse y ocurrió lo obvio: no les cancelaron ningún beneficio, mientras él y su esposa Eveling de Rosales se robaban a manos llenas el dinero de la administración pública, para comprarse las haciendas que obtuvieron en el Sur del Lago de Maracaibo.

Por supuesto, resistió gente que dependía del sueldo para llevarle algo de comer a sus hijos e hijas. Se quedaron desafiando la ira, el resentimiento y la vileza de ese bandido que enseguida giró otra severa instrucción: habilitar el Museo Balmiro León, ubicado en la planta baja del mismo edificio de la Alcaldía de Maracaibo en el casco central de la ciudad, para convertirlo en una especie de retén policial.

Y no exagero nada. Hay muchos testigos, víctimas de tal situación. En ese espacio, ordenó recluir a los trabajadores y las trabajadoras que se rehusaban a dejar sus puestos. Allí llegaban los chavistas (hombres y mujeres) firmaban una lista y entraban. Eso lo repetían tres veces al día custodiados por la policía: en la mañana, al mediodía y en la tarde.

Un terrible método de tortura psicológica perfectamente comparable a ese que todavía aplican los gringos en la cárcel de Guantánamo, donde sientan al preso inmóvil en un reducido espacio día y noche, mientras le dejan caer una gota de agua en la cabeza.

Imagínense, por un momento, a un trabajador o a una trabajadora sometida a ese tipo de tormento. ¿Cuántas veces no saldría en la tarde dispuesto o dispuesta a no regresar, pero cuando llegaba a su casa que miraba a la cara a sus hijos, a sus hijas, a su esposa o esposo, no le quedaba más que volver y seguir con ese suplicio en que estaba convertida su actividad laboral?

Como dice el primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, cuando la revolución obtiene la victoria en elecciones a gobernadores y alcaldes, respeta el derecho al trabajo de todos los venezolanos y venezolanas.

 

Y tiene razon. A mi me tocó gobernar con enemigos dentro de la Alcaldía y nunca los perseguí ni los despedí. Amigos, asesores, consejeros, me advirtieron que eso era un peligro, sin embargo, preferí arriesgarme antes que vivir con el tormento de que, por mi culpa, una madre o un padre de familia no tuviera cómo darle de comer a sus hijos o a sus hijas. En 2008, esa gente no votó por mi, pero aquí estoy con mi conciencia tranquila.

Yo solo tomo acciones contra los infiltrados, los conspiradores, esos que se instalan en las instituciones del Gobierno revolucionario, con el objetivo específico de hacerle daño a la revolución, porque esos no son trabajadores ni trabajadoras, son golpistas que le hacen el juego desestabilizador a la derecha extremista y al genocida imperio norteamericano.

 

 


 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5062 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com      @gcdimartino

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: