Balance del 2021 y perspectivas del 2022

1.

Ya para finalizar el año 2021, resulta necesario hacer un balance de lo acontecido, así como proyectar las perspectivas de lo que pudiera acontecer en el futuro inmediato.. La objetividad del balance, el poner los pies sobre la tierra, resulta fundamental para precisar cuánto avanzamos y que es necesario hacer para continuar avanzando. ¿Qué hay que corregir y en qué hay que poner el acento en las futuras acciones? Mientras no sobreestimemos lo que tenemos por aciertos y no subestimemos las carencias, estaremos con seguridad en mejores condiciones de adoptar una política de acción táctica y estratégicamente acertada. No se trata de un simple juego de palabras. Hemos resistido con éxito. Se trata ahora de iniciar un proceso de recuperación sostenido.

2.

Es un hecho práctico y notorio que prevalece en algunos, sobre todo en quienes están en las gradas y no en el terreno de juego, el poner el acento en lo negativo, Tienden a solicitar de los actores en el juego político, un permanente "mea culpa" y la flagelación y/o autoflagelación beata que alimente su actitud derrotista y de críticos permanentes.. El exigir esa "penitencia", en mi opinión, está por lo general acompañado de una premeditada exageración de los hechos con el propósito de sembrar en el imaginario del pueblo la desesperanza y el escepticismo. Flaco servicio se le presta así a la causa bolivariana. Esto es particularmente grave cuando las fuerzas anti-imperialistas, revolucionarias y progresistas del mundo tienen la vista puesta en la resistencia heroica de la Revolución Bolivariana y su bravío pueblo. Se afecta, entonces, una lucha que ha tenido y tiene, una cobertura y proyección de carácter regional y mundial.

3.

En la otra cara de la moneda, nos encontramos con la posición de los que están más directamente en el juego político, con posiciones relevantes en el gobierno y en el partido. En este caso nos encontramos con análisis y conclusiones en exceso triunfalistas. Las victorias políticas, justo es reconocerlo, han sido obtenidas en medio de un conjunto de factores adversos fundamentalmente derivados de las Medidas Criminales Unilaterales. Pero, precisamente esas medidas (MCU) han venido mermando el apoyo del pueblo a la revolución. Hay distintas gradaciones en ese efecto pernicioso. Los hay, desde los que han abandonado la fe en una posibilidad de cambio, hasta los que se debaten, entre un ser y no ser, en un peligroso escepticismo. Ellos son potencialmente caldo de cultivo para las prédicas reaccionarias de todo tipo. Es, por lo tanto, necesario, hablarle al pueblo con la verdad. NOS ASISTE LA RAZÓN HISTÓRICA Y LA VERDAD ES SIEMPRE REVOLUCIONARIA.

4.

Hemos venido sosteniendo que la situación que vivimos los venezolanos hoy, no puede igualarse a la que soportamos durante los años precedentes, luego de arreciar las MCU, a partir del 2014. Se vivió en esos años un alto grado de inestabilidad política y las acciones violentas de variado tipo estaban a la orden del día. Así mismo, la escasez de productos y las interminables colas, resultaban en una cotidianidad azarosa y estresante. La insistencia en el diálogo político, la sabia conducción del Presidente Nicolás Maduro y su audaz llamado a Constituyente en 2017 marcaron un punto de inflexión en el cese de la violencia callejera. Posteriormente al permitir una flexibilización en la circulación de divisas comenzó a oxigenarse paulatinamente la economía. Eso es historia reciente, pero resulta necesario recordarlo, ante la machacona insistencia de algunos escribidores y algunos escribidores de olvidarlo, para sus fines de análisis fuera de contexto. Por eso insistimos en la mejoría que vivimos hoy. No nos apena decirlo, ni sentimos prurito alguno. Claro estamos en que no es lo deseable, pero ha sido lo posible en el marco de esta resistencia heroica

5..

Si no hubiese habido una mejoría, y, lo que es más importante, un resquicio de luz al final del túnel, las victorias políticas no se hubieran concretado. La comparación de dos hechos electorales ponen de bulto el éxito de la conducción política: las elecciones parlamentarias del 2015 y 2020. Este último resultado era difícil de imaginar para cualquier analista en el 2015, luego de la aplastante derrota que sufrió el chavismo entonces. En política los errores se pagan. Y a partir de allí el accionar de la oposición ha estado llena por errores, acicateados por la búsqueda de una salida violenta a corto plazo. Hoy nadie puede asegurar que hayan renunciado a esa "salida". La realidad sigue transcurriendo compleja, pero en nuestra opinión, hay signos notorios para ser optimistas. Los resultados de las megaelecciones del 21N es la más reciente expresión de lo que afirmamos.

6.

Lo dicho sobre el extremo de las visiones que se adoptan, evidentemente distorsionan el panorama. Ambas son nocivas, cual más, cual menos. Necesario es enfrentarlas con el tacto apropiado en cada caso específico. Ignorarlas, incluso, en algunos casos, pareciera ser lo aconsejable. Son contradicciones en el seno del pueblo y como tal deben ser tratadas. En las actuales circunstancias, por demás complejas, nadie puede atribuirse la verdad. En la mayoría de los casos, sólo accedemos a una parte de ella, pero actuamos como "si no las supiéramos todas".

7.

Hay algunas cifras que soportan el optimismo en lo económico que ha venido manejando en los últimos días el Camarada Presidente, y el cual compartimos. Los más pesimistas de los analistas opositores hablan de cifras negativas bajas, sin atreverse a pasar el umbral de cifras positivas. Instituciones serias como el CEPAL y el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) aseguran que el 2021 cerrará con un crecimiento económico cercano al 5%. Esto tiene un alto significado si teníamos 7 años en decrecimiento. Los y las profetas del desastre, prefieren resaltar el que la economía venezolana ha decrecido en alrededor del 70%. Son los mismos que siguen hablando de hiperinflación, pero para nada señalan que la inflación mensual ha bajado en los últimos tres meses, ubicándose en octubre y noviembre en un dígito (8.1% y 6% respectivamente). Son cifras sumamente alentadoras, difícil de predecir en años anteriores. Aunque haya algunas medidas del gobierno que pudieran ser discutibles, lo cierto es que el sólo hecho que no se haya disparado la devaluación del bolívar en un mes como diciembre, ha sido un alivio para los hogares venezolanos.

8..

Otro elemento de importancia que es necesario destacar es el referido a la Producción Petrolera. Sobre esto hemos afirmado que sin un aumento de la producción petrolera resulta cuesta arriba cualquier plan de recuperación económica. De igual modo nos hemos identificado con el planteamiento del Camarada Presidente en su preocupación por mejorar el ingreso de la clase trabajadora, El Presidente ha dicho sin tapujos que un incremento salarial está asociado a que mejoren los ingresos en divisas. Y como se sabe, éstos en un 95% dependen de la producción y venta de hidrocarburos Pero no basta decirlo, y en ese planteamiento el gobierno nacional ha sido coherente. Con la participación protagónica de los trabajadores y trabajadoras de la industria petrolera, venciendo no pocas dificultades, esto se ha venido logrando. Iniciamos el mes de enero con una producción de 530.000 b/d y el mes de noviembre se alcanzaron los 930.000 b/d, situándonos muy cerca de la meta del 2021: un millón de b/d. A esto hay que agregar que el precio del crudo merey, que es la referencia del petróleo venezolano, alcanzó en octubre los 62.72 $ por barril, lo que representa un aumento de 92% en 10 meses del año 2021.

9.

Para concluir debemos decir que en medio de altibajos, por lo complejo de la situación, el balance del 2021 es positivo en esta guerra multifacética. Es no poca cosa haber llegado hasta acá con el panorama que resumidamente hemos esbozado. El mérito de ello se debe fundamentalmente a la madurez de conciencia política que ha alcanzado el pueblo venezolano. Naturalmente el legado del Comandante Eterno se hace y seguirá haciéndose presente en los años y luchas por venir. Es Mezquino desconocer el pulso político y acertada conducción del Camarada Presidente Maduro. Algunos y algunas insisten en menospreciar la inteligencia y capacidad demostrada por el Presidente. Destaca en esta tarea una conocida economista, asidua columnista de los lunes en un diario de alta circulación nacional. Se dice aliada del proceso bolivariana, pero al no tener asidero para sus planteamientos económicos en los datos y cifras del 2021, apela entonces a seguir repitiendo datos y cifras del año 2020 y años anteriores. Diría con razón la gente: CON ALIADOS ASÍ, PA’ QUE MÁS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 602 veces.



Hugo Márquez

Ingeniero Electricista (UNIVERSIDAD DE ORIENTE),Especialización en Gerencia Pública, Diputado a la Asamblea Nacional por el Estado Anzoátegui (20062011)

 huramar1@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: