Cáscara Amarga 432

Quiasmo río heraclitoiano

El quiasmo río heraclitoiano, un río no es el mismo río las dos veces y es las dos veces el mismo río. Entre los siglos VI y V antes de Cristo, este fluvial quiasmo metafórico estético, lo sostuvo y lo expresara el filósofo de Éfeso, y, a mas y a más, cuando era margullido en la letrina tambora escatológica expulsiva soltura estítica estética de excrementos solidarios vecinales, como la cubicación caca picassoiana para curarle la hiperhidrosis, en que, y, de donde expulsara, de su brillante magín incomparable, mojones de lo imaginable y de lo inimaginable inigualables, en que desarraigara y despidiera de lo escatológico, la tesis de los aspectos sucesivos armónicos alternos antagónicos ambiguos, de equilibrio acompasado dinámico dialéctico difuso, de palabras pareadas paradójicas del descendemos y del no descendemos del subimos y del no subimos, del sube y del baja, del somos y del no somos, del exceso y del defecto, del tercio excluso y del tercio incluso, de la tesis y de la síntesis, del consciente y del inconsciente, del ser y del no ser, del yin y del yang, del contradictorio caliginoso concupiscente 69 cojedeño cóncavo y convexo, y, el fundamento y la base de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, del 11/09/2001, día de la Virgen de la Coromoto Venezolana y de la tronadura voladura destructiva de las Torres Gemelas Neoyorquinas. Y, como tiénese dicho, endenantes, que el quiasmo río efesoíta, fuera la tesis y la teoría de las sucesivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas, la tesis inspirativa de Maleo, de Miguel Homero, de este cura ignaro raro cleuasmo asno, del siglo XXI, y, como también asimismo de henchido soplón interesante de la Lógica de Hegel y Marx, entre los siglos XVIII y XIX.

Con digresión y sin digresión, el quiasmo río heraclitoiano, en que un río no es el mismo río las dos veces y es las dos veces el mismo río. Entre los siglos VI y V antes de Cristo, este fluvial quiasmo metafórico estético, lo sostuvo y lo expresara el filósofo de Éfeso, tesis de los sucesivos aspectos armónicos alternos antagónicos ambiguos, que son el fundamento y la base de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados del 11/09/2001, día de la Virgen de la Coromoto Venezolana y de la tronadura voladura destructiva de las Torres Gemelas Neoyorquinas. Y, la tesis del quiasmo río heraclitoiano de las sucesivas armónicas simultáneas contradictorias, de la inspirativa Lógica de Hegel y Marx entre los siglos XVIII y XIX después de Cristo. El hombre y la mujer, con su poderosa capacidad perceptiva cognitiva entre lo pensativo y lo sensitivo, entre el hecho y el Derecho, entre el sentimiento y el pensamiento, entre natura y persona, entre el dicho y el hecho, en el trecho estrecho arrecho, ha hecho corresponder a las matemáticas con la experiencia, la ley con el fenómeno, el principio con el universo, el álgebra con la geometría, el continente con el contenido, la forma con el fondo, lo imposible con lo posible, lo imaginable con lo inimaginable. Y, en esa relación de casos límite contradictorios caliginosos, de análisis y síntesis, de tesis y antítesis, de hipótesis y de conclusión, de exceso y de defecto, del tercio excluso y del tercio incluso, de lo consciente y de lo inconsciente, contenidos que contiene el quiasmo río heraclitoiano, en el trecho estrecho arrecho, ahí, ha de estar la nueva conceptualidad intelectual esencial operativa matemática de las definiciones que se dieran y se aceptaran en el quiasmo río efesoíta en el medio maleoiano medular abismal, en que dijera y ordenara, endenantes, Pascal: "¡Sustitúyanse los entes definidos por sus definiciones!", en que endespués, han de surgir de las sucesivas armónicas simultáneas contradictorias heraclitoianas, las optimalidades ortogonales pitagóricas, las resolutivas optimalidades pretendidas maleoianas, las mejores resultantes deseadas maleoianas, los mejores resultados esperados maleoianos, de y en la slash diagonal contrarrecíproca ad absurdum mayéutica del cuadrángulo rectángulo socrático del teorema directo y del teorema indirecto del Teorema de Pitágoras Sócrates Kelsen, margullidos, juntos con Bertrand Russel y Andrés Bello, con sus fórmulas matemáticas gramaticales radicales, en que una contradicción lo implica todo y con ella se puede demostrar lo que se quiera, y, nuestro Andrés Bello, el de saber todo lo que se quiera decir, trae consigo saber decir lo que se quiera, en la sabiduría socrática que es saber, llevada la sabiduría socrática, por el que sabe que no sabe. Y, todas las cláusulas consentimientos hipótesis postulados matemáticos de la ciencia y de la física han de margullir en el quiasmo río heraclitoiano. A mas y a más, y, toda la filosofía maleoiana medular modular de las 4 "E", modularán repetitivo tautológico en el entendimiento y en la estética ética espiritual, toda la filosofía de Maleo, navega nadando eufórica, tanto como la nada y algo, tanto como algo nuevo ante el Sol maleoiano y nada nuevo bajo el Sol eclesiástico, todos y todas han de ser contenidos que contiene el continente quiasmo río efesoíta.

Con divagancia y sin divagancia, el quiasmo río heraclitoiano, en que un río no es el mismo río las dos veces y es las dos veces el mismo río. Entre los siglos VI y V antes de Cristo, este fluvial quiasmo metafórico estético, lo sostuviera y lo expresara el filósofo de Éfeso, tesis de los sucesivos aspectos armónicos alternos antagónicos ambiguos, que son el fundamento y la base de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados del 11/09/2001, día de la Virgen de la Coromoto Venezolana y de la tronadura voladura destructiva de las Torres Gemelas Neoyorquinas. Y, la tesis del quiasmo río heraclitoiano de las sucesivas armónicas simultáneas contradictorias, de la inspirativa Lógica de Hegel y Marx entre los siglos XVIII y XIX después de Cristo. Los casos límite contradictorios caliginoso complementarios congruos coordinados de Maleo, del siglo XXI, a saber, el principio del tercio excluso y del tercio incluso, postulado arrumbado arrinconado oculto en la Lógica de Aristóteles, por mas y por más de 3.000 años, y, no obstante y sin embargo, quizás y sin quizás, aun y aún, Aristóteles, lo reivindicara en su Gran Moral, en el exceso y en el defecto, en que la Lógica de Aristóteles y la Gran Moral del filósofo de Estagira, margullaran por mas y por más de 30 siglos, en el quiasmo río heraclitoiano, y, de sus corrientes de siglos y siglos pasados, fuera a tener a las redes tesituras reticulares difuminadas continuas espectrales, y de tan sobrio sabio tejido emergiera la aguja perdida de Penélope, y, hoy, en este siglo XXI, los casos límite contradictorios caliginosos rescatados de las precisas redes concatenadas, ocurriera lo de Perogrullo, en que siempre hay una primera vez, para bien de la ciencia y de la física avanzada cáscara amarga, en que el camarón dormido avivara la unidad de los contrarios y la antagónica lucha opositiva en las armónicas simultaneas contradictorias del quiasmo río efesoíta heraclitoiano.

Si el quiasmo río heraclitoiano, en que un río no es el mismo río las dos veces y es las dos veces el mismo río del somos y del no somos, del ascendemos y del no ascendemos. Entonces sea dicho que es la tesis de los sucesivos aspectos armónicos alternos antagónicos ambiguos de la forma y figura del ser y del no ser. Ergo vergo sea dicho que el quiasmo río heraclitoiano, es el fundamento y la base de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios congruos coordinados del 11/09/2001. Ergo vergo sea dicho que en el quiasmo río heraclitoiano, margullaran orgullosos victoriosos Hegel y Marx y la Tercera Ley de la Dialéctica. Ergo vergo sea dicho que en el quiasmo río heraclitoiano, Aristóteles, negárase a margullir en fluvial quiasmo metafórico estético río. Ergo vergo sea dicho que, no obstante y sin embargo, quizás y sin quizás, aun y aún, Aristóteles reivindicara el quiasmo río efesoíta, en su Gran Moral, del exceso y del defecto. Ergo vergo sea dicho que el quiasmo río efesoíta es continente que contiene a los casos límite contradictorios caliginosos, el tercio excluso y el tercio incluso, arrumbados por Aristóteles por mas y por más de 30 siglos. Ergo vergo sea dicho que en este siglo XXI, el quiasmo río heraclitoiano ha de ser la base matemática de todas las explicaciones científicas del dicho y del hecho en trecho estrecho arrecho del caudaloso río greco efesoíta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 323 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor