El Profocitec: Pedagogía problematizadora, de valor de uso y mano visible

Resumen

A lo largo de éste corto ensayo intentaremos explicar cómo, el Programa de Formación de Científicos y Tecnólogos (PROFOCITEC) que se inscribe en la corriente decolonial de la educación popular y la enseñanza situada que ante la actual disyuntiva civilizatoria de: Civilización o Barbarie, se propone romper con la educación reproductora--corazón del valor de cambio--, y va adquiriendo su propia territorialidad con respecto a la construcción del conocimiento liberador, fundamentándose para lograrlo, en tres categorías: pensarse como una pedagogía problematizadora, sentirse un valor de uso, y actuar por consiguiente democráticamente como mano visible en la planificación de lo que debe producirse y distribuirse comunitariamente para el buen vivir en el estado Carabobo.

Introducción

Definitivamente los humanos somos seres constructores de mundos, pero a veces tenemos que parar y abandonar ese rincón cómodo, seguro y sin conflicto del que habla Krishnamurti. Como necesario es el alto que plantea hacer Edgardo Lander: "despertar del sonambulismo que caracteriza a la vida universitaria exige detenerse para volver a formular algunas interrogantes básicas. Por lo tanto, en este trabajo, acompañamos también a Ramsés Fuenmayor en su reclamo de: "¿Por qué nos hemos olvidado de la pregunta por el sentido global de nuestras prácticas institucionales? Asimismo, prestamos oído aquel selvático llamado de atención, "¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose… el del nuestro resurgiendo", que hiciera el subcomandante Marcos antes de metamorfosearse en Galeano. Ambas, pregunta y alerta, las asumimos, para procurar conseguir suficiente perspectiva en nuestro lienzo y dibujar los contornos de nuestras propias preguntas: "cómo, para qué y desde qué lugar definir las tareas educativas, que habremos de rellenar con el derecho humano que nos asiste de sobrevivir en el marco de la actual crisis civilizatoria, y de la sociedad venezolana en particular", impulsados por el deseo de superarla.

Es ya una experiencia pública, que lo emergente en este mundo está obligado a tener que pasar por las alcabalas de la legitimidad que exige la todavía corriente hegemónica fiscalista, más aún, si el fenómeno naciente pertenece al campo popular, y no importa que este cuente con un artículo 5° Constitucional. Es que todo lo popular, para éste poliburó, es sospechoso de irregularidad e inconsistencia, de ser falso y vago.

A pesar de ello, a lo largo de este ensayo, el PROFOCITEC va autoorganizándose a lo interno de la totalidad contradictoria, buscando, primeramente, dejar al descubierto la contradicción fundamental del sistema, luego accionar para superarlo. Y lo hace situándose, vertebrado, en estrecha conexión con la vida, con base a tres categorías trascendentales: la problematización del saber, la producción de valores de uso y la mano visible en la formulación, producción y distribución de los bienes comunales (Koinonía). Este trío de conceptos, se acredita mutuamente para justificar la pertinencia que respalda al PROFOCITEC, mismo que se va interdefiniéndo y elaborándose en la red de puntadas de un tejido de valores del cual emanará un canto pedagógico amigable, solidario y fraterno pero necesariamente antisistémico y contrahegemónico, de rompimiento con el patrón de conocimiento profundamente articulado al ejercicio del poder y aquí citamos a Denise Najmanovich:

"...El estilo cognitivo de la modernidad requiere del aislamiento disciplinario, supone contextos separados y depurados, no admite ni permite la conexión entre la ciencia y la política, la tecnología y las humanidades, el arte y el saber-hacer, la filosofía y el conocimiento pretendidamente "positivo". El paradigma de la simplicidad exige pureza y definición absoluta; no consiente la mixtura, la irregularidad, la ambigüedad ni la transformación"

En esta misma línea de pensamiento pero precisando la contradicción vida/muerte que está a lo interno de la modernidad dice Bolívar Echeverría:

"La historia contemporánea, configurada en torno al destino de la modernización capitalista, parece encontrarse ante el dilema propio de una "situación límite": o persiste en la dirección marcada por esta modernización y deja de ser un modo (aunque sea contradictorio) de afirmación de la vida, para convertirse en la simple aceptación selectiva de la muerte, o la abandona y, al dejar sin su soporte tradicional a la civilización alcanzada, lleva en cambio a la vida social en dirección a la barbarie"

Y con la misma claridad lo señala Guerrero Arias:

"..hemos estado condenados a copiar siempre lo extraño, y hemos sido sujetados hasta hoy al orden epistémico euro-gringo-céntrico dominante. Esta colonialidad del saber nos ha impedido visibilizar a actores, saberes, conocimientos, sabidurías y prácticas de existencia que, desde el mismo momento en el que se colonizó la vida, han estado en procesos de lucha de re-existencia (Albán, 2006) y de insurgencia material y simbólica, en la perspectiva de construir horizontes distintos, "otros", de existencia".

La problematización del saber

En tal sentido, el PROFOCITEC aparece para abordar las tensiones y resistencias que están presentes en la complejidad del proceso de la liberación cognitiva, haciéndose con una concepción de investigación, aprendizaje y enseñanzas en el que estén involucradas ese amplio campo de miradas de las praxis populares emancipadoras, y presentarse como el diseño de una nueva pedagógica donde quede integrado todo lo singular, universal y positivo que hay en el conocimiento y la producción simbólica del fenómeno humano con el propósito de fomentar otra racionalidad de la cual emerja una educación para la transformación en función de la vida buena.

En correspondencia con lo anterior, el PROFOCITEC aspira activar en el ser venezolano los resortes histórico-culturales-emocionales de una nación que sabe que cuenta con los recursos ontológicos y su propia producción de sentidos para transformarse en un pueblo de ciudadanas y ciudadanos libremente asociados, emancipados de la nefasta condición de seguir siendo pupilos del eurocentrismo o el norteamericanismo. Ese eslabón clave es precisamente, el que el PROFOCITEC, como pedagogía problematizadora movida por el combustible de éticas liberadoras y praxis transformadoras está en la obligación de reavivar para poner en funcionamiento modos de vivir cooperativos y democracia directa que corresponden a la construcción de una sociedad alternativa basada en el desarrollo humano y la justicia global.

Mas, una convocatoria de tamaña magnitud y contenido, la sociedad venezolana, la realmente existente, la que sufre y añora, no puede permitirla determinada por la vieja política de acumulación por desposesión de los bienes públicos que llevan a cabo las viejas elites oportunistas de la izquierda como de la derecha, pero tampoco, desde la propiedad privada explotadora de desposesión del trabajo del otro originariamente de la clase empresarial burguesa. Será una conditio sine qua non que tal convocatoria se haga desde las lógicas de las necesidades comunitarias.

El pueblo venezolano, para salir del hueco en el que se dejó meter, debe parar de cavar y hacer uso de sus aprendizajes de las históricas rebeliones contrahegemónicas para autorganizarse y retomar la larga marcha hacia la edificación de la sociedad que tanto odian las burguesías y los reformistas, una nación donde quepan todos los mundos, que repudie la vía del desarrollo que más convino siempre a occidente, y en su lugar acoger el camino propio, hecho con base a nuestra imagen y semejanza, en el que hasta nuestros errores y defectos sean los que dancen al compás del ciclo circadiano correspondiente a nuestros estilos de vida".

Está claro, que un esfuerzo de transformación educativa de tal naturaleza no puede confiarse a manos y espíritus genuflexos que sólo demuestran con su práctica diaria no creer en la educación libertadora, porque su comportamiento les viene dado, en su opinión, debido a la superioridad de su métodos, a lo cual le añaden, su experticia de enmascaramiento en el arte de la simulación (Ingenieros), para mantenerse en los cargos burocráticos. Llegados a este punto de la reflexión, estamos obligados a decir las cosas con sinceridad, hay un personal que se incrusta en el sistema educativo venezolano que se niega de hecho a los cambios, y frenan las transformaciones educativas hasta convertirlas en simples reformas que no dañen los mecanismos reproductores del sistema al cual ellos se acomodan.

El valor de uso del PROFOCITEC

Por eso, el PROFOCITEC se soñó como una pedagogía insurgente, para impulsar el ecodesarrollo de un modo productivo con lo que consideramos debe ser la nueva lógica comunal; satisfacer las necesidades de los demás. En este sentido deberá ser una ruptura con la sociedad capitalista que únicamente produce para el mercado y la ganancia, la lógica del capital somete a los demás, avanzando sobre la necesidad de la gente, así logra reproducirse, y la educación reproductora solo refuerza esa tarea. Pero, contrario a esto, el PROFOCITEC se entiende, no para maquillar o reformar las lógicas del capital, sino construir en comunidad la base material y los valores de niveles superiores de convivencia y amor, pero eso se consigue practicándose y desechando las armas melladas del capitalismo (Che).

En educación siempre hay que recalcar cosas, una de estas está relacionada al mal funcionamiento de la realidad en la que sobrevivimos, llena de inmensos peligros. A diario penden sobre nuestras vidas un número que no sabemos de amenazas, por lo que en ella predominan relaciones sociales capitalistas de explotación y enajenación. Llegar a adulto mayor en esta sociedad es quedar sin trabajo y desguarnecido de seguridad social. Sobrevivir en esta sociedad es contar con la seguridad de que si enfermas con seguridad te la verás bien mal. Porque vivir en esta sociedad es ser objeto de engaño permanente cada vez que hable un político burgués de derecha o de la pseudoizquierda. Ser niño, mujer, pobre, negro, homosexual, indígena, contracultural, librepensador, librehablador o escribidor incómodo te hace blanco de desigualdades e injusticias de la maquinaria metabólica del capital. Vivir en el capitalismo, y la sociedad venezolana es capitalista, además, en su versión más destartalada, es ser tratado como una mercancía de rápida obsolescencia.

Frente a tamaña jungla de riesgos, es que el PROFOCITEC se pensó, para poner ejemplos concretos: construir autobuses y planificar con y desde las comunidades un sistema de transporte humano-público o, un sistema comunal de ambulancias, se ideó para fabricar jeringas, muletas y demás requerimientos tecnológicos que necesiten los pacientes; asimismo se concibió para desarrollar un sistema de telecomunicaciones al servicio de la sociedad y de la educación en particular; al mismo tiempo, fue diseñado para desarrollar un sistema de producción agroecológica como soberanía y garantía alimentaria del pueblo, se razonó, igualmente, para erigir a partir del estudio de la química, empresas encargadas de reciclaje para preservar el medio ambiente. El PROFOCITEC fue imaginado para crear programas informáticos que agilicen los trámites y las gestiones de la población. El PROFOCITEC se creó para fabricar los fármacos que necesita nuestro pueblo. El PROFOCITEC fue calculado para el desarrollo y mantenimiento del sistema eléctrico y las energías renovables, en general El PROFOCITEC lo parimos para que venga a este "Mundo Ancho y Ajeno" con la misión de construir uno nuevo que siga siendo ancho pero sin dueños; que sea una comunidad global de productores libremente asociados.

Finalmente, nos parece importante acotar, que el PROFOCITEC lo proponemos en una coyuntura donde la élite financiera mundial se plantea revitalizar el capitalismo con el plan "El Gran Reinicio" presentado por Carlos, príncipe de Gales y Klaus Schwab, en el Foro Económico Mundial (FEM), en junio del 2020, donde se plantean el objetivo de reconstruir las relaciones de dominación mundial, y, entre otras cosas, harán uso de la cuarta revolución industria, en la cual empieza aparecer un "cognitariado" (trabajadores especializados en el área de la informática y la robótica) como otra clase asalariada porque este sistema, el capitalismo, necesitará siempre de una fuerza de trabajo que le generé plusvalor, sea humana o máquina.

En este sentido, todo el proceso de enseñanza-aprendizaje del PROFOC tiene integrado a su objetivo estratégico, coadyuvar en la concientización de que el pueblo venezolano llegue asentir la necesidad de sustituir esta civilización y echar las bases de una sociedad libre de la explotación y alienación capitalista. ¿Que cómo será la nueva sociedad?, los autores de este trabajo no sabemos, lo que si queremos y deseamos es que no sea ni capitalista explotadora ni socialista autoritaria. Otros mundos y otras pedagogías son posibles.

Bibliografía consultada

Adán Smith. La Riqueza de las Naciones

Bolívar Echeverría. MODERNIDAD Y CAPITALISMO (15 Tesis)

Denise Najmanovich. El desafío de la Complejidad: Redes, cartografías dinámicas y mundos implicados

Carlos Marx .Grundrisse

Catherine Walsh. Entretejiendo lo pedagógico y lo decolonial

Dussel. Ética comunitaria

Edgardo Lander. ¿Conocimiento para qué? ¿Conocimiento para quién?

Ernesto Che Guevara. El socialismo y el hombre en cuba

Frida Díaz Barriga Arceo. Enseñanza situada: vínculo entre la escuela y la vida

Jiddu Krishnamurti. La educación y el sentido de la vida

Marianicer Figueroa Agreda. El sentido del conocimiento libre

Patricio Guerrero Arias. CORAZONAR EL SENTIDO DE LAS EPISTEMOLOGÍAS DOMINANTES DESDE LAS SABIDURÍAS INSURGENTES

Ramsés Fuenmayor. El Olvido del Sentido Holístico, en la Época Post-Moderna

Rosa Luxemburgo. Civilización o Barbarie

Teilhard de Chardin. El fenómeno de la vida

Klein, Naomi. La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 494 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter