Verdades, excusas y otras mentiras

Sabemos que la conducta, lo que un gobierno haga o diga determina en gran medida la calidad de la sociedad. En Venezuela, luego del asesinato del Comandante Chávez se instauró un gobierno de ideología marginal y lumpen sindicalera, la gestión de gobierno está determinada por esta ideología, obedece a unos intereses muy particulares.

Podría decirse que el gobierno del madurismo es una aberración histórica tallada por el rentismo. Su ideología, del "segmento marginal", se enraiza, nace de una existencia limitada por el mezquino entorno, sin visión ni intereses de clase, menos de país, de sociedad, podría decirse que es una "clase" adventicia. Al no tener un proyecto de sociedad, toma prestado de las otras clases retazos ideológicos, a rato es proletario, a ratos pequeñoburgués, siempre corrosivo, su vocación es capitalista.

De esta colcha mal tejida sale un gobierno errático, pragmático, sin rumbo, sarataco. Este gobierno será estudiado en las Universidades del mundo durante mucho tiempo, es un clásico, un espécimen único, un ejemplo de gobierno que obedece a un "segmento social" sin interés de clase, sin proyecto nacional. Una muestra de cómo se puede suicidar una sociedad.

La destrucción ha alcanzado niveles que permiten estudiar con claridad los mecanismos de la evaporación del país. El deterioro se hace evidente en la ruina espiritual de la sociedad, la pérdida del sentido de pertenencia a algo más allá de la banda, la fragmentación de la sociedad es brutal.

La desconexión del venezolano con la realidad se manifiesta en la pérdida de la función del lenguaje, ya no es útil para entender la realidad sino para enmascararla, ahora no sabemos qué es verdad y qué es mentira. Vivimos una suerte de esquizofrenia social, de realidades particulares, de pérdida del sentido del tiempo y del lugar, cada uno tiene su propio mundito, la visión general que debía ser función del gobierno desapareció, ya no hay referencias.

La verdad se refugia en la realidad, allí debemos buscarla y no en las frases de los medios de comunicación del madurismo: el hambre es una verdad tan grande como el sol. Que no hay sueldo, es verdad sin discusión posible. Que no hay gasolina suficiente, es tan verdad como que ahora está lloviendo. La Universidades están en crisis, asediadas, despreciadas, es tan verdad como su soledad.

La mentira, desestima la comprobación práctica, vive en el mundo de las frases, de las suposiciones, de la voluntad y las apetencias. Así, los derechos humanos son en la realidad comprobable sólo derechos para algunos humanos y para otros no. La ley es igual para todos, es sólo una frase. La defensoría del pueblo defiende al pueblo, es un vacío slogan. El Banco Central protege a la moneda, la práctica lo desmiente. "Esto es Socialismo y chavismo", sólo queda en las frases huecas del programa de los miércoles. Leales siempre traidores nunca, depende del cristal con que se mire. "Tengo las pruebas en la mano", depende si algún día las muestra.

En este país, la Revolución, salir del madurismo, es un asunto de salud mental; devolverle a la sociedad su cordura, su contacto sano con la realidad, no es un asunto meramente político, es de vida o muerte, en eso nos jugamos la existencia. De continuar la esquizofrenia nos disolvemos como país. La mentira como forma de gobierno enferma a toda la sociedad.

¡RESCATAR LA VERDAD!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 814 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: