La lealtad de los traidores

Cuando la revolución empezó a transitar estos caminos de izquierda, ya la venían rodeado una cantidad de desclasados, independientemente de la condición partidista que tuvieran y hoy se mantienen con la misma prioridad de división, evitando que se consolide la unión; confundidos a pesar de los esfuerzos que se han hecho con todo tipo de llamados.

Ahora montados en contradicciones buscan la forma de ubicarse en algún lugar de la disyuntiva que les permita sobrevivir.

¡Qué es y en que parte de la revolución estamos! Porque al parecer nos perdimos, buscando establecer posición.

Los recién llegados arrastraron vicios y se apoderaron de criterios para etiquetar e impusieron el facilismo como convicción; calificando con juicios personales para señalar de qué lado está el leal traidor o viceversa.

Mientras tanto la PATRIA espera por el accionar de un PUEBLO trasnochado que no ha pegado los ojos, desde que apareció el capitalismo; porque sabe que si no esta el juicio revolucionario, ser leal o traidor es lo mismo y se está amenazado por indefinidos que no tienen convicción para determinar que son; esperan por "líderes" que ayuden a clarificar; porqué se perdió la línea señalada.

Quien persigue, en este caso acusa y el acusado resiste.

En la desesperación de la contradicción, hay traidores pareciendo que son leales y leales acusado de traidores y viceversa; no se sabe quién es quién; los dos lados tienen bemoles.

Los confundidos, que no tienen nada que ver con las desviaciones de los que juegan y cuestionan, están esperando que se aclare quienes son estos y determinar aquellos para empezar a luchar y saber dónde estamos para ayudar a enderezar el entuerto.

No es fácil con tantas contradicciones: direccionar un camino claro, como debería ser el señalado de bienestar para el vivir viviendo.

No hay duda que la clasificación no está fácil y los que dicen que son entran en duda ante un PUEBLO necesitado de reconocer quién es quien para poder avanzar a la consolidación del sueño Bolivariano.

Los leales que se sabe son traidores y los traidores que parecen leales; obligan a que el PUEBLO trate de adivinarlos y produce cansancio estar en ese juego que se hace difícil para el común que paga las consecuencias de la inconsistencia de un "liderazgo" que no entiende lo que significa, PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.

HAZTE CONCIENCIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1188 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor