Aporte a la crítica 1: La crítica etérea

La crítica es un término importante, su concepto, su aporte, forma de realizar y consecuencias son tratadas de forma amplia por ya muchas personas, pero para no iniciar a hablar de algo sin tener una noción base, partamos del siguiente concepto que nos aporta el diccionario de la real academia española (1) "Analizar pormenorizadamente algo y valorarlo según los criterios propios de la materia de que se trate." Partimos pues de que la crítica es un ejercicio consciente, que está enmarcado en un contexto, para nada es la simple intención de señalar algo ni es una actividad que no guarda racionalidad, se piensa lo que se critica o al menos se apoya desde alguna creencia o interés particular de quien la hace.

Como se lee en el párrafo anterior, se subrayaron 3 términos, estos son o derivan de conciencia, racionalidad e interés. Toda crítica que se realiza, y es lo que se desea dejar en claro, es realizada con intención, está acompañada de una racionalidad, ideas y sistemas de pensamiento, y además obedece a los intereses de quien la emite.

Generalmente las personas solemos diferenciar 2 tipos de críticas simples, la crítica o llamada por algunos destructiva, que se supone es la malsana, movida por la envidia y que no aporta soluciones; y la crítica constructiva, que se supone es la realizada con buenas intenciones, con aportes y busca el crecimiento, no es agresiva y considera las intenciones del otro.

Si bien existen contextos donde podemos hablar de crítica destructiva y constructiva, en política es errado caer en ese maniqueísmo entre envidia y altruismo. La verdad es que primero, la crítica por sí misma encierra opciones, ninguna crítica, por más tosca o corta que sea, no encierra en sí misma opciones, y en segundo término, corresponde mejor categorizar la crítica desde otra visión, otros tipos de crítica.

Desde mi entendimiento, propondría los tipos de crítica según su interés ¿Por qué según el interés? Porque el interés de quien ejerce el ejercicio de la crítica, a que grupo responde, a que grupo enfrenta, etc., es lo que realmente va a determinar la utilidad y sinceridad de la crítica realizada, es decir que se realiza con conocimiento (conciencia), cálculo (racionalidad) y se espera de ellos resultados (según el interés de quien la emite).

Quiero dejar en claro que la crítica en sí misma es única, es un ejercicio base del desarrollo humano, solo las clases explotadoras o acomodadas están en interés de no generar crítica, pero esto es tema para otro día, volvamos al interés.

Existen en los gobiernos, aquellas personas que tienen como misión la manipulación de las masas, de acuerdo al contexto hay diferentes tipos, los acríticos que son los más fanáticos y ven el orden existente como bueno y digno de continuar, son seguidos por la población que tiene esta percepción, A su vez se crean dentro del sistema de dominación personajes que están destinados a atender a la parte de la población que apoya al gobierno, pero está inconforme con el orden de cosas, su tarea es crear la ilusión de que el gobierno sabe que hay cosas malas, pero se está luchando y "criticando" desde el mismo gobierno para solucionar las cosas.

En la Venezuela actual existen varios de estos personajes, estos son quienes ejercen la "CRÍTICA ETÉREA", expliquemos el término.

La crítica etérea consiste en ejercer la denuncia, manifestar la inconformidad y la crítica al orden de cosas, pero de la forma más difusa posible, nunca señalando nombres de forma categórica y mucho menos ejerciendo acciones reales para frenar cosas como la ineficiencia, la corrupción o el burocratismo en el gobierno, pero sí levantando la voz constantemente y de esta forma, sin hacer realmente algo, ¡se convierten en la cara de la cruzada anti-ineficiencia, anticorrupción y anti-burocratismo! Una crítica no peligrosa.

¿Por qué estas personas hacen esto si aseguran a viva voz que su lucha es sincera? La respuesta son sus intereses, si realmente denunciasen, críticas en y señalasen perderían sus prebendas.

Esta forma de lucha que no daña (al gobierno), es etérea, no se siente ni se sabe si realmente existe, es metafísica. ¿Quiénes ejercen este tipo de acciones? Seguro cada lector podrá señalar varios, yo mencionare 3 de los más grandes embaucadores etéreos en cuanto a denuncia y crítica se refiere, que pueden ser corroborados fácilmente por cualquiera que los haya seguido en el tiempo, estos son:

Mario Silva, durante años manejó uno de los programas más populares de Venezuela, recibió denuncias del pueblo esperanzado, que consumía su crítica etérea como si fuese real, la única crítica real que realizó fue contra Diosdado Cabello, sabemos que le costó por varios años su programa de TV, aprendió la lección, que no quiere decir que antes realmente hiciese algo con las denuncias HACIA el gobierno que recibía.

Earle Herrera, periodista e intelectual, se puso al servicio de realizar críticas vagas, señalaba constantemente "gente que está haciendo cosas" la lectura de sus columnas o su programa de TV están disponibles.

Miguel Pérez Pírela, otro periodista e intelectual, pero al igual que el puesto anterior totalmente al servicio del gobierno, ni las pugnas internas que le valieron su salida de VTV le hicieron abandonar sus prácticas de servicio, con críticas etéreas sobre denuncias y corrupción o ineficiencia que realmente nunca señalaban con nombre y apellido a los responsables, una entrevista que concedió a Vladimir Villegas es ejemplo esclarecedor de sus etéreas formas de criticar (2).

Para hacer una buena crítica se puede estar dentro del mismo gobierno, el mejor y más digno ejemplo lo dio Alberto Nolia, conocido por su programa de TV "Los papeles de Mandinga" que realizó denuncias serias sobre el crecimiento de poder de los grupos hamponiles en el país, cosa que le valió la censura, naturalmente no podía ser de otra forma, dejaba en evidencia ineficiencia ¡Y desde el mismo canal del Estado!

Siempre se habla mucho de la crítica necesaria, frases vacías como "que venga la crítica, bienvenida" pero que son dicotómicas de las acciones de quienes las vomitan, la crítica es una de las bases del desarrollo, y solo quien está errado la teme, por más lógico y desagradable que es oírla. Si alguien de verdad desea mejorar el país, si de verdad quiere desde el gobierno aportar por las propuestas de base y diversas, debe abandonar la cultura del burocratismo, se debe deslastrar la soberbia y la histérica manía de insistir que todo está bien ¡todos sabemos que la cosa en Venezuela no está bien, dejen de mentir! Es tiempo de quitarse esa camisa sucia y quienes la defienden.

adolfo3750@gmail.com

1 criticar | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE - ASALE

2 Vladimir a la Carta con Miguel Pérez Pirela, director de La IguanaTV - YouTube

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 693 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter