Crítica ácida

¿Quién soy yo para juzgar al Papa Francisco?

Críticas de la comunidad católica practicante, vuelven a cuestionar declaraciones del primer PAPA latinoamericano. En mi humilde opinión de católico que no asiste a misa, pero creo en mi religión, cuestiono tabúes del conservatismo eclesiástico que impiden cambios profundos, cónsonos con el desarrollo de la humanidad. Apoyo anuncios a los que no solo se ha referido Francisco, PAPA desde hace siete años, sino que fueron volcados en 2 Encíclicas y un Concilio que alentó Juan XXIII, PAPA 1958-1963.

El Vaticano vive atención polémica a través de los medios de comunicación, coincidiendo con el festival de cine de Roma y el documental "Francesco", que repasa la cara más humana del Pontífice, el PAPA afirma que daría apoya a leyes de unión civil entre personas del mismo sexo, sin contravenir la condición de la iglesia, ni del libre albedrío humanitario, palabras incluidas en el audiovisual.

"Son hijos de Dios, tienen el derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie ni hacerle la vida imposible, lo que debemos crear es una ley sobre uniones civiles y de este modo tendrían cobertura legal. Yo me esforcé en ello", afirmó Jorge Mario Bergoglio quien siendo arzobispo de Buenos Aires en su Argentina natal, se oponía a la legislación para aprobar matrimonios entre personas del mismo sexo, y sin contradecirse solicitaba igual que hoy al frente de la grey mundial, comprensión y algún tipo de protección legal a los derechos de parejas gay.

Francisco no habla de matrimonio homosexual, por lo que no supone un cambio de paradigma. Y no es la primera vez que se muestra favorable a la inclusión de la comunidad LGBT, expresando que se deben integrar, acogerles y acompañarles. Sin embargo, si es la primera vez que como PAPA habla públicamente a favor de las uniones civiles utilizando la palabra "familia", algo de lo que hasta ahora no se hablaba en la iglesia, y por los momentos no se abre a que las parejas gay puedan adoptar.

Las opiniones aparecen en momentos que el documental "Francesco" cuenta la experiencia de Andrea Rubera, romano homosexual que tiene tres hijos adoptados con su pareja, y le escribió una carta al PAPA para contarle que quería mandar sus figlios a la parroquia, pero tenía miedo de que pudiesen ser discriminados. Días después, el Pontífice llamó a Rubera, animándolo a llevar los niños a la parroquia.

"La iglesia debe ser transparente sobre su familia, va a ser bueno para ellos, aunque no todos estarán de acuerdo con una familia de este tipo" afirmó el autor de la carta, agregando que "El PAPA nunca dijo cuál era su opinión sobre mi familia, probablemente él sigue la doctrina en este punto, pero es la actitud lo que cambió". Dejó en claro Francisco que "Si una persona es gay y busca a Dios, y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarle?".

Francisco no ha dado apoyo a uniones homosexuales en ningún documento decisivo vaticano, sino que su comentario está en el documental sobre su vida. Tiempo atrás FRANCISCO enfadó a la comunidad gay en la ocasión que recomendó ayuda de un "psiquiatra", si los padres constatan la tendencia homosexual en sus hijos. La oficina de prensa de El Vaticano corrigió la palabra psiquiatra, por haber entendido mal al Pontífice.

En nuestras amistades contamos con dos personas excepcionales por el cariño mutuo entre familias, Carmen y Candy, madre e hija, integran el grupo de venezolanas y venezolanos cumplidores con las disposiciones de acudir a misa dominical, y guardar en forma práctica decisiones del catolicismo militante fervoroso, conocí su opinión contraria en cuanto a recientes expresiones del PAPA Francisco. A Candy de los Angeles, docente universitaria graduada en El Mácaro, Aragua, a sus 22 años de edad en estos momentos, le pedí por favor señalarnos el por qué.

Recibí excelente respuesta que recomendaré la envíe a Aporrea, les ruego estén pendientes de tan esclarecedor escrito reflejo del libre albedrío e inteligencia de nuestra juventud aplicada, observadora y de maravillosas intenciones, producto de crianza, amor al estudio, y que no se impresiona por la experiencia de quienes tengamos muchos años, y se sospeche pretendamos avasallar a otras generaciones. La retroalimentación generacional es necesaria; indicaré la respuesta de la joven Candy, si Aporrea aprueba su publicación. Mis respetos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 481 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: