Crítica ácida

Derechos humanos en Venezuela imitando a…

Una queja que supongo hecha con muy buena intención, le oigo a un comunicador social en una emisora de radio, policías y guardias nacionales irrespetaron la luz roja en un semáforo y por eso el caballero opina que los malos ejemplos perjudican las instituciones de orden público, abusan de los derechos de circulación del resto de la población, y son un peligro al "comerse la luz", es decir transitar cuando no deben, mal ejemplo ciudadano.

La circunstancia trajo a la caja registradora de mi memoria, las veces que en los cuarenta años de la "democracia representativa" vi a guardias nacionales y policías, hacer lo mismo y líbrese Dios que usted iba a acusarlos por la radio y la tv, había miedo a la democracia representativa y a los funcionarios uniformados, usted podría resultar señalado de faltarle el respeto a las autoridades que estaban en su trabajo

Gracias a la providencia y los avatares políticos surgidos desde Febrero de 1999 al iniciarse el proceso socialista de cambios, la Venezuela mal acostumbrada a vivir de esos temores va cambiando. En aquellos años podrían tildarlo de insurrecto, subversivo comunista, o cuando menos peligroso enemigo de la democracia adecopeyana, y por sospechoso al exigir cambios, enemigo de la impoluta democracia representativa, modelo en latinoamérica…

En este particular me permito citar que varias veces vi por estas calles caraqueñas y aragüeñas, a uniformados detener ciudadanos y ciudadanas, arrodillarlos o acostarlos, pisarlos colocándole sus botas sobre el cuello o la cabeza, detenidos por cualquier situación anómala de orden público y en especial a estudiante, era normal, no protestado ni por los arrestados ni por los medios de comunicación.

Los periodistas nos eximíamos de utilizar micrófonos y cámaras para reclamar semejantes procedimientos militares o policiales, pues se nos mantenía bajo vigilancia por las "oficinas de control de radio y TV", ubicadas en cada capital de estado, y dedicadas a advertirle a los dueños de emisoras de radio y estaciones de TV, que entre los empleados se "infiltraban" enemigos del gobierno. Una dictablanda bipartidista disimulócrata, imitaba la conducta represiva y clasista dominante de los estadounidenses, que nos robaban el petróleo.

A los enemigos políticos guerrilleros, para identificarlos les cortaban las manos, enterraban el cuerpo, y enviaban a la Digepol en Caracas las extremidades, si le daba la gana a gobernantes blancos o verdes, adecos o copeyanos pitiyanquis ordenaban el hampoducto hacia la cárcel de El Dorado, o iban a parar a teatros de operaciones donde eran torturados. Frecuentes los asesinatos a adversarios políticos, vistos normal y democráticamente, igual que la desaparición de ciudadanos, lanzados desde helicópteros, en el ejercicio de una democracia representativa represiva y obediente a las instrucciones de Washington.

Hay que saber de los tiempos en que vivimos una supuesta mayor "democracia y libertad", donde privó la disimulocracia sirvienta de extranjeros, con olvido de la independencia y soberanía. Cuando les oigo quejarse de la hiperinflación de precios en alza como nunca antes por la empresa privada bachaquera, y conozco también decisiones de juzgar y poner en la cárcel a revolucionarios de pacotilla y a opositores, por arbitrariedades contra los derechos humanos, me siento orgulloso de que policías y guardias no imiten ya a sus colegas de EE UU, que matan afrodescendientes y latinos, quienes salen de la cárcel pagando fianzas millonarias para continuar en la disimulocracia "representativa".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 414 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: