Si ven, pero la mierda les nubló el Cerebro

¿Qué relación existe entre el creciente ataque mediático y los acólitos que han desnudado sus intenciones golpistas y la administración Bush? Como le dijo Carlos Ortega a su compinche Angela Zago en comunicación telefónica grabada y expuesta a toda Venezuela, “hay que calentar el ambiente...”. No han pasado tres meses del paro golpista criminal que le impusieron al pueblo venezolano y, cuando el país comienza a recuperar el nivel de divisas y se inician nuevamente los planes que se vieron atrasados por esa acción desestabilizadora, la oposición vuelve a caldear el ambiente aupados por los medios de comunicación. La idea persiste: Hay que sacar a Chávez a como de lugar. Cueste lo que cueste, sin importar muertos, pobreza y quiebre económico. El imperio no desiste de ese tesoro negro que es propiedad de todos los venezolanos.

La propaganda sobre la ficticia relación de la guerrilla colombiana con el gobierno venezolano, es el vértice impuesto por Washington. Nuevamente, el fascista Otto Reich, se da el tupé de declarar sobre asuntos que solo competen al pueblo venezolano y advierte sobre el cumplimiento de un referendo trucado, avalado por firmas trucadas y bajo las condiciones de una oposición que ha puesto todos los obstáculos posibles para que no se lleve a cabo. No hace ninguna reflexión sobre los llamados, como el del Sr. Alvarez Paz en el programa 30 Minutos de Venevisión, a la insurrección “cívico militar”, que no es más que la alianza de un grupito histérico con los verdaderos asesinos del Golpe de Abril de 2002, ubicados aún en el virreinato de Leopoldo López. Tampoco hace ninguna reflexión sobre la conspiración bancaria al negarse a bajar los intereses o el desabastecimiento provocado por compañías poderosas de alimentos (importadoras de harina de trigo, aves, huevos, etc.), que no quieren poner al día el pago de sus impuestos, para obtener los dólares en Cadivi. Tampoco se refiere al alza desmedida de precios en el sector informático, automotriz y toda una gama de insumos industriales necesarios para la pequeña y mediana industria, que no se corresponde con la paridad cambiaria y que trata de crear una inflación irreal que atente contra la economía nacional, forzando una futura devaluación de nuestra moneda y, sobre todo, hundiendo más a las clases populares y creando el clima de violencia en la clase media. Esto no lo ve Otto Reich. Y no lo ve, por que forma parte de ese plan nazi fascista que busca acabar con este proceso. Esto no lo ve Gaviria, por que es un testaferro del imperialismo. Esto no lo ve la oposición venezolana, por que es la pieza de dominó clave para encochinar al país y tomar control de la limosna que el imperio le regalará por su triste papel. Esto no lo ven los medios de comunicación y sus “expertos faranduleros de la opinión”, por que están engrosando sus cuentas bancarias, haciendo la tarea de hijos adoptivos del American Way Of Life. En conclusión: Si ven, pero la mierda les nubló el cerebro... mierda es mierda y su lugar son las cañerías.

Me veo obligado a leer, ver y oír los medios de la oposición, por simple inyección revolucionaria. ¡Si! Aunque no lo crean. Incluso, aquellos medios norteamericanos que forman parte de un plan expansionista del imperio y que hoy están reeditando el machartismo. La utilidad de verlos consiste en reafirmar mi fe revolucionaria. La rabia que me invade, cuando se ilustra en sus mensajes todo ese plan macabro para, unos, entregarnos en bandeja de plata al imperio y, otros, para imponer una etapa del capitalismo más feroz, me convierte en un arma activa e irrenunciable a defender los intereses de mi pueblo. Eso no me pasa a mi nada más. Eso le pasa a la gran mayoría de los venezolanos y el cansancio ante la impunidad es enorme. Los que hoy caldean el ambiente, siguen mintiéndole a sus patrones. No tienen pueblo, no tienen calle y pretenden repetir un golpe de suerte que será repelido por millones de personas que están hartas de su impunidad. A la oposición no le importa que mueran miles o millones de venezolanos, solo para satisfacer los requerimientos de la administración Bush. Alientan una invasión tipo Irak. Sueñan con una moneda dolarizada. Nos venden a las transnacionales y no les temblaría la mano para permitir que los cerros caraqueños o toda barriada popular, sea bombardeada sin consideración. Pero, habría que ver si tienen las bolas para pasar por encima de tanto muerto e instalarse cómodamente en la silla de Miraflores, sin tener que enfrentar hasta el último revolucionario que se encuentre en esta tierra. Habría que ver como legitimarían un gobierno con las botas llenas de sangre. Habría que ver como justificarían los jerarcas de la Iglesia Católica, otra firma en “papel en blanco”; esta vez manchado en tinta de sangre. Si ven, pero la mierda les nubló el cerebro.

El pueblo ha cambiado y ellos lo saben. El pueblo prefiere restringir su dieta a hincar la rodilla ante el testaferro y el imperialismo yanqui. El pueblo sabe que se está haciendo un esfuerzo enorme para llevarles justicia social y crear las bases para una sociedad más equitativa. El pueblo sabe donde está el enemigo, que hacen y como hacen para seguir frenando este proceso. El pueblo está alerta ante estos reductos que siguen conspirando en contra de nuestra soberanía. Malditos los hombres que venden a su patria por mantener cuotas de poder. Maldito aquel que vende a su pueblo para obtener un beneficio personal. Si ven, pero la mierda les nubló el cerebro.


msilvaga@yahoo.com








Esta nota ha sido leída aproximadamente 3322 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas