¡Si se puede! (I)

"Quien quiere (él o ella) puede"…"Querer es poder" (1)

"El que quiere puede, el que no quiere nunca podrá y pretextos buscará" (2)

Dedicado a quien escribió estos dos interesantes párrafos y aún no puedo identificar, porque no estoy autorizado. Hay momentos en que lo que podía haber sido ya no es: ¡No se puede! Por lo visto, sólo se puede y se hace realidad lo que profundamente queremos. Así lo sentencia el refranero popular que pocas veces se equivoca. Claro, muchas veces, no es el "instrumento" o el "medio" lo que se quiere, por tanto no se puede. Se puede es la finalidad que buscamos: ¡Ser feliz! De modo que, a pesar de todo: ¡Sí se puede!

"La meta, es lograr ser feliz desde dentro, desde lo más profundo de nuestro ser. No ser feliz porque todo nos sale

bien o porque las cosas marchan de maravilla, no. Ser feliz en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia. El objetivo es poder entender que eso que llaman felicidad, es una decisión que a lo largo de los años, termina naciendo de manera natural y orgánica, sin que sea condicionada por nada ni por nadie. Créame cuando le digo, que eso es algo que perfectamente se puede lograr (…)

De manera que con técnicas y con ayuda de muchos escritores que me enseñaron el poder sanador del desapego y a hacerme consciente de mi ego, empecé a dejar de ser reaccionaria a las ideas católicas y me deslastré de un peso que cargaba en la espalda por la búsqueda de la verdad. Créalo amigo lector, existen verdades relativas. Cada quien, desde su escenario, vivencia, conocimiento, entendimiento y amor, logra construir sus verdades. El tema está en comprender que no hay ninguna necesidad de andar por la vida queriendo que todos asuman su verdad como única. Y comprender e internalizar ese principio, es una de las cosas que más me ha servido para mejorar mi relación con lo que soy y mi concordancia con el entorno.

Las religiones me han enseñado mucho. He aprendido, paradójicamente, que no es necesario fanatizarse con nada, las verdades son construcciones únicas e individuales que cada persona tiene a bien construir en función de creencias, experiencias, personalidades y gustos, por tanto, existen tantas verdades como individuos en el mundo."

Leyendo estos tres párrafos comienzo preguntándome:

¿Será cierto que quien quiere puede? ¿Basta quererlo o tener la intención de quererlo para que se pueda? ¿Se necesita algo más que buena intención? ¿Acaso se requiere además atención y sobre todo acción? ¿Es verdad que todo se puede conseguir o sólo algunas cosas podemos lograr en este mundo? ¿Alguno o alguna de las lectoras ha logrado TODO lo que ha soñado? ¿De qué va a depender que una "cosa" o "algo" puedan lograrse? ¿Será un requisito indispensable andar siempre con la verdad por delante? ¿Y qué pasa si cambiamos de opinión - en un momento dado - sobre lo que queremos y terminamos deseando en el fondo - cualquiera que sean las razones - lo contrario a lo que habíamos querido antes? ¿Para sanar es bueno siempre desaprender y desapegarnos? ¿Desapegarnos sólo de lo material o también debemos despegarnos de lo mental y de lo espiritual? ¿Para sanar debemos aprender, además, a desligarnos del terruño, de nuestro hábitat, de la propia familia, de los hábitos y costumbres, de las creencias e incluso, en algún momento, de nuestra propia vida? ¿Qué pasa si me fanatizo no sólo de una religión sino también de una idea, un concepto, una ideología e incluso de un principio, un slogan, un refrán, una frase, de un libro… que no me permite percibir, respetar, asimilar, aprovechar, disfrutar o, sencillamente, aceptar otras verdades que no concuerdan con la mía? ¿Mi verdad es única y absoluta? ¿Puedo estar equivocad@? ¿Cómo descubro mi error o mi diferencia conceptual? ¿Mi verdad está regulada o dominada por la neocortexa cerebral (CI), el límbico (CD) o el reptileano (CC)? ¿Siempre hay mínimo tres verdades para una misma realidad? ¿Las "casualidades" pueden no ser parte del "sincrodestino"? ¿Lo que ocurre es lo mejor que pasa? ¿Lo que pasa no siempre es lo mejor? ¿Es verdad que la experiencia hace la diferencia? ¿Por qué no se pudo?

Lo que no se puede hoy, puede lograrse mañana. Si la idea y el propósito es ser feliz no importa el "instrumento" que llegue a nuestras vidas para lograrlo. Lo importante es aprovechar las "casualidades", incluso lo que está previsto y planificado, para lograr lo que es ley de vida y sueño de naciones enteras: ¡SER FELIZ! Y eso se logra, sobre todo, cuando estamos en paz con nosotr@s mism@s porque hemos sido leales con nuestra verdad aunque l@s demás no la compartan e incluso, aunque estemos equivocad@s y nos demos cuenta muchos años después, porque: ¡Sí se puede!

REFERENCIAS:

  1. https://www.refranes-populares.com/#Q

  2. http://milesdefrases.com/6468/el-quiere-puede-quiere-nunca-podra-pretextos-buscara.html

  3.  

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 632 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: