Casa por patria

Se dice que "el que hace la Ley hace la trampa", o que "Las leyes están hechas para violarlas ", -casos limites- dijera el Prof, Abogado, poeta, camarada y paisano cojedeño Miguel Homero Balza Lima.

Lo dicho por unos y otros devela el porque del surgimiento del Estado "el Estado que según Lenin nació como producto de las contradicciones de clase"

Una minoría de la clase burgués, diseña el proyecto de leyes so-pretexto de "ordenar el Estado", mientras que la Asamblea Nacional las aprueba a nombre de la mayoría de un pueblo que a la postre terminara violándolas ; No se trata de que los que hicieron la ley estén exentos de violarlas , de lo que se trata es que las leyes antes de nacer vienen violadas; tampoco se trata de que por su condición de pueblo se violen las leyes , se trata de que el pueblo no debe dejarse imponer leyes cuyo objetivo es perpetuar la dictadura burgués.

Por muy democrática que sea la escogencia de diputados a la AN, ni por bonitos que parezcan los discursos para elegir representantes a cargos públicos, siempre se impondrá la mano opresora del Estado. Véase el caso Uribe y lo que esta por venir en Colombia

Esta archí comprobado que el que hace la ley hace la trampa, sino pregúntese porqué el hacinamiento de 40.000 privados de libertad en las cárceles públicas y porque los vende patria como Carmano Estanga, Leopoldo López, Ceballos y centenares de guarimberos que quemaron vivo a 19 personas gozan de libertad gracias a las leyes que diseñaron ellos para beneficio de ellos.

Las mismas leyes que les amparan sus bienes mientras están en fuga, las mismísimas leyes diseñadas y aprobadas por ellos en aras de la penosa pena de CASA POR PATRIA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 585 veces.



Hermes Escalona Acuña

Miembro del Periódico alternativo DIGALO AHI

 digaloahiprensa@gail.com

Visite el perfil de Hermes Escalona Acuña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hermes Escalona Acuña

Hermes Escalona Acuña

Más artículos de este autor