Crítica ácida

Basta de decir ya basta, vamos a la praxis legal

Después de oír a Diosdado Cabello con la voz afectada en extremo por el difícil proceso de recuperación del coronavirus, mucho ignorasno se pronunció en desagradables términos en su contra, poniendo en duda la voz del personaje y levantando calumnias. Asustadísimos porque a la puerta de su casa podría llegar el "tun tun" de las citas ante organismos tribunalicios, "tu tun" al que se ha referido a veces en tono jocoso el conductor de "El Mazo".

Lo hacen con reconocida insistencia fanática y crueldad manifiesta, opinan lo primero que se les ocurre en su disociación irritante: periodistas, locutores, políticos, educadores, empleados de empresas privadas, funcionarios, youtubers, murmuradores, amargados, mal hablados, falsamente ilusionados amén de desinformados, sufren porque Diosdado reapareció después de tres semanas y media, en un video a la puerta del lugar de aislamiento.

No sería ventajismo oficialista, sino simplemente aplicar la Ley, sépanlo bien "El que, comunicándose con varias personas reunidas o separadas, hubiere imputado a algún individuo de un hecho determinado, capaz de exponerlo al desprecio o al odio público, u ofensivo a su honor o reputación, será castigado con prisión de 3 a 18 meses". Artículo 44 del Código Penal. Soy partidario de que nuestra democracia ejerza cabalmente el derecho a sancionar instigadores, que abusan de las redes, sembrando difamación e injuria, además de desencanto, desestabilización y desazón, gamelote mental y acciones violentas, enlutan familias y dejan heridos, en actos promovidos por ignorantes que dan vivas al terrorismo, delinquiendo a diestra y siniestra.

Mientras esperamos recuperación y reaparición en TV de Diosdado Cabello Rondón y "El Mazo Dando", voy a otro tema tremendamente acertado. El economista revolucionario Jesús Farias dijo "Mientras la derecha no explique cómo se va a financiar el incremento salarial que ellos prometen, no deja de ser una ilusión, solicitarle al Ejecutivo sueldo de 100 dólares al mes y afirmar que lo habrían anunciado el gobierno es una versión malintencionada puesto que nada ha dicho eso el ejecutivo, la oposición adultera sus opiniones y desfachatadamente promete que lo hará cuando estén en el poder, pero llaman a la abstención.

Un directo al hígado le propinó Jesús Farías a la imbecilocracia de dirigentes opositores, que no han cumplido los cien $ de ayuda humanitaria a trabajadores de la salud, ofrecidos por Alí Babá (a) "el aguajerito", al que no le cree ni su familia, y con su pandilla se arrodillan a extranjeros enemigos de Venezuela. Al conocerlos y reconocerlos, son lanzados al basurero de la historia, les queda escaso favor mediático y el progresivo abandono de su credibilidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 707 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: