Propuesta para el triunfo electoral de Trump y otra sobre una serie televisiva de Guaidó para Netflix

1-. Postrecitos de Huevos Chimbos:

* Nicolás Maduro es el presidente de Venezuela, lo sabemos, pero tampoco puede andar detrás de cada persona rogándole que se cuide del covid-19. Ya quisiera ver al anticristo Donald Trump y a sus consecuentes arrastrados, el subpresidente de Colombia Iván Duque y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, suplicándole a la gente que se cuide de la pandemia. Por eso destaco la memorable alocución de Maduro del domingo 26 de julio; realmente no habló como Presidente, sino como padre, hijo, amigo, preocupado por la salud de los demás. "Qué más puedo hacer, que más les digo", expresó en alusión a la gente que se niega a colocar el tapaboca, a guardar el distanciamiento e insiste en hacer reuniones familiares. "Ya habrá tiempo para celebrar", dijo, queriendo concienciar a la población.

* Que fácil es criticar sin asumir responsabilidades. ¿Vieron cómo reaccionaron los curas de la organización terrorista Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), cuando el presidente Nicolás Maduro propuso utilizar las iglesias para los enfermos del covid-19? Hicieron un escándalo porque calificaron de bioterroristas a los migrantes que vienen por las trochas evadiendo los controles sanitarios, pretendiendo hacer creer que sienten amor y compasión por los infectados, pero cuando tocó que de verdad demostraran ese amor y esa compasión, pegaron el grito al infierno; solo bastó que Maduro soltara la propuesta para que les aflorara el demonio que llevan dentro.

* Así se maneja EEUU, el país más "respetuoso" del estado de derecho del planeta, el país "maravilla" de la oposición venezolana. Ghislane Maxwell, la madame del cabecilla de la red de pedófilos Jeffrey Epsteind, dijo que guarda videos de su pareja, quien extrañamente fue localizado muerto en la cárcel, los cuales comprometen a magnates que requerían los servicios de esa banda de aberrados sexuales, que les proporcionaba niñas de 12 y 13 años, material que usará en caso de tener que buscar una negociación judicial para no ir presa. Esos son los gringos. Si no la pueden matar, negocian con ella.

* El tuit de este señor confirma lo que digo siempre. Los narcoparacos Iván Duque y Alvaro Uribe Vélez ordenan las ejecuciones casi diarias de líderes sociales en Colombia. JaimeNevado1: "En la región del Catatumbo sicarios asesinan al líder Salvador Durán; los campesinos los persiguen, los capturan y los entregan a la Defensoría del Pueblo. Los asesinos resultaron ser miembros del Ejército Nacional". … Y eso lo sabe Colombia y el mundo. Lo sabe el secretario general de la OEA, Luis Almagro, pero que lo sepa esta rata no es el caso, sino que lo sabe Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, y calla de manera impune.

* El delincuente Lorent Saleh está acusado de terrorismo en Venezuela, y en aquellos tiempos en que el ladrón Juan Guaidó se robó la plata del concierto de Cúcuta y el dinero que robó con el cuento de la ayuda humanitaria, lo expulsaron de Colombia por periquero y por violar a una dama, ahora España le da la nacionalidad. Bueno, si lo va a mantener por allá lejos sin conspirar, si quiere que lo declare hijo ilustre. Aunque lo legal sería que lo extraditara a la Patria de Bolívar, para que pague por tantas fechorías, pero, en fin, España como Colombia son cuna de los golpistas venezolanos que huyen sabiendo que en esos países encontrarán un apacible refugio.

2-. Los venezolanos varados en España… Este caso es parecido al de los migrantes que vienen de Colombia a pie por las trochas, burlando las medidas de prevención del covid-19. La oposición hizo un escándalo porque los calificaron de bioterroristas. Después, comenzaron a denigrar del presidente Nicolás Maduro, diciendo que ese monstruo no quería traer de regreso a un grupo de venezolanos varados en España; pues bien, se trajeron unos 400 y los llevaron a un centro vacacional y a hoteles cinco estrellas con todas sus comodidades. La canalla mediática con sus periodistas prepagos, viendo que se les cayó la mentira, inventaron que los venezolanos no estaban hospedados sino secuestrados, y como era de esperarse, tampoco les resultó, entonces dijeron que Maduro se había negado a otorgar los permisos de otro vuelo entre Caracas y Madrid. Los sicarios de la información se dedican a buscar en los grupos de migrantes, a uno que otro venezolano dispuesto a despotricar del Gobierno, para entrevistarlo y manipular la noticia. El asunto es atacar, agredir, mal poner, y no sé para qué, porque esas canalladas hacen que Maduro se consolide cada vez más en el poder, con el apoyo de todos los revolucionarios. Venezuela y el mundo saben que, a pesar de las sanciones y el bloqueo financiero, que incluye las líneas aeréas y la prohibición de vuelos internacionales a los países satélites de los gringos, la revolución se las ingenia para buscar a los compatriotas dónde se encuentren. Es el único país que trae gratis de regreso migrantes. Los colombianos tienen que pagar un dineral y no les vale protestas.

3-. Una propuesta para el triunfo electoral de Trump… Mientras el anticristo Donald Trump concentra todos sus esfuerzos en derrocar al presidente Nicolás Maduro, va palo abajo en los numeritos referentes a su infortunada campaña electoral, en cambio, Joe Biden, crece como la espuma. Por eso le tengo una propuesta que en sus manos sería "un tiro al piso", a él que le gustan las campañas truculentas, signadas por la violencia, la arrogancia, las excentricidades, la perversión; de allí que le sugiero llamar a todas esas niñas que violó y que ahora son mujeres, a que le den el voto. Y no se escandalice camarada lector, camarada lectora, que a ese pervertido le gusta jugar rudo, y siendo así, juguemos rudo. Que convoque a las familias de esas mujeres, a quienes les arruinó la vida como miembro activo de la banda pedófila del aberrado sexual, Jeffrey Epsteind, del que hay sobradas razones para pensar que mandó a matar en la cárcel. A Trump en la Casa Blanca le convenía más que a ningún otro magnate silenciarlo. Aunque recordemos que en esa mafia participaban otros magnates de la talla del Príncipe Andrés, Bill Clinton, Richard Brason, Mike Blomberg, el expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, el empresario venezolano, Gustavo Cisneros, entre otros gente; poderosa acostumbrada a comprar su honorabilidad a punta de dinero… Ya apresaron a Ghislane Maxwell, la pareja de Epsteind, quien dijo tener varios videos que comprometen a muchos de los aberrados. Por ahí describen uno del príncipe Andrés, un bandido protegido por la sinvergüenza de su mamá, la Reina Isabel II. Pero, en síntesis, me parece genial esa propuesta a la que estoy seguro se sumarían todos los pedófilos y pederastas de EEUU.

4-. Una serie de Guaidó para Netflix … Creo que nuestros productores de televisión, la gente vinculada con el sector cultural, comunicacional y del entretenimiento, deberían considerar o quizás emprender de inmediato, una serie para Netflix sobre las criminales andanzas del ladrón Juan Guaidó. Una apuesta audiovisual de ese bandolero puede ser tan exitosa como Matarife, y todas esas emisiones sobre Pablo Escobar que han realizado en Colombia. Tenemos el talento, los actores, quizás en estos momentos influya el aspecto financiero, pero creo que vale la pena hacer el esfuerzo. Guaidó en tan poco tiempo y tras el vínculo con Alvaro Uribe Vélez, reúne la condición criminal de ese mafioso narcoparaco, lo que es igual a decir que cumple con todos los elementos que contemplan los trabajos televisivos colombianos: narcotráfico, paramilitarismo, consumo de drogas, muertes, robos, enfrentamientos armados, asesinatos, confabulaciones, traiciones, licor, prostitución, parrandas, música. Un bandolero que, de la misma forma que Uribe Vélez, por un lado, se ve elegantemente trajeado haciendo de político honesto y, por otro, está de camisa arremangada reunido con los capos y los jefes de las mafias planeando sus acciones delictivas. No hay que inventar nada, en el perverso accionar de Guaidó tenemos los personajes reales, solo es cuestión de buscar los mejores actores para que hagan, por ejemplo, del diputado Freddy Superlano y su primo, con los bolsillos desbordantes de dólares robados, tomando whisky en un bar de Cúcuta rodeados de las meretrices que los envenenaron con burundanga en el marco del concierto Venezuela Aid Live, y de la mentira de una ayuda humanitaria. Tenemos a Lorent Saleh consumiendo cocaína y violando a una dama en Colombia, tenemos a Julio Borges, a Tomás Guanipa y otros diputados fugitivos, promoviendo con el narcoparaco Iván Duque la manera de contagiar de covid-19 a los migrantes venezolanos, para hacerlos regresar a la Patria de Bolívar con el propósito de que infecten al resto de la población; tenemos los personajes que en las telenovelas hacen de actores invitados, así como en la vida real actuaron el exconvicto Manuel Rosales y Humberto Calderón Berti buscando acomodarse con el robo de los recursos de Monómeros; tenemos a los primeros actores Carlos Vecchio y el comisario llorón, Iván Simonovis, cuidando armado hasta los dientes la caja fuerte de Citgo en Washington, que es para lo único que le han servido a los gringos los conocimientos policiales de ese Rambo chimbo. No podemos olvidar al negro, tipo Franklin Virgüez, rogándole a Trump que lo reconozca como a un blanco. Ni a Juan Pablo Guanipa, muy seriecito, queriendo convertirse en el sustituto de Guaidó agonizando políticamente. Me disculpan el atrevimiento los que saben del oficio pero, pensando en la situación, me viene a la mente el primer capítulo, iniciando con el protagonista de espaldas con los pantalones a la rodilla. Luego, autoproclamándose presidente en una plaza de Caracas y, seguidamente, una niña o un niño muerto en un hospital debido a la falta de medicamentos, que no se le pudo comprar porque ese bandido se roba los recursos de Citgo, algo así como una entradilla para iniciar la serie en firme… Imagino a nuestra gloriosa Fuerza Armada Nacional Bolivariana enfrentando a balazos a un grupo de mercenarios en las costas de La Guaira, al pescador de Macuto sometiendo a uno de los soldados Ryan, a Uribe Vélez en el Palacio de Nariño levantando a patadas de la silla presidencial a su cachorro Iván Duque, para enseñarle cómo se delinque desde la presidencia. Imagino al anticristo Donald Trump –y este podría ser el final de la serie- halándose los pelos y gritándole en la cara a John Bolton que Guaidó es un imbécil, ante un presidente vergatario como Nicolás Maduro. Son muchos los elementos. Pienso en Michelle Bachelet llevándole el café a Trump y después con lápiz y libreta en la mano tomándole el dictado de los informes sobre derechos humanos que ella suministra de Venezuela, como Alta Comisionada de la ONU. Hay mucho material, demasiado, que, sin duda, permitiría varias temporadas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4012 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com      @gcdimartino

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: