Crítica ácida

El barranco capitalista se globaliza

En mis ya viejas lecturas está un episodio revivido por la historia este 2020. Entre el 31 de mayo y el 1 de junio de 1921 una turba de blancos invadió el barrio negro de Greenwood en Tulsa, Oklahoma, lo redujo a cenizas y asesinaron 300 personas de raza negra, 199 años más tarde las protestas por el asesinato de George Floyd, en Minnesota, nos animan a ser parte del amanecer distinto que espera la humanidad, una vez vencida por la ciencia la horrorosa pandemia siglo XXI.

Un estadounidense siempre claro en las inútiles decisiones de los gobiernos de su país que afectan al mundo, el caballero James Petras, ha dicho que los USA no aprenden, lo comprueba la incapacidad del capitalismo norteño en materia de salud, para enfrentar los graves problemas sanitarios, reflejados en la desprotección a la población. Petras lo afirmó coincidiendo con más de cien mil muertes estadounidenses por el coronavirus.

En las actividades recientes contra Venezuela y los errores garrafales de EE UU en nuestra contra, cabe destacar que Rusia como aliado de Venezuela, ha actuado a cara descubierta al advertir a EE UU, igual que lo hizo el gobierno chino en su momento que su apoyo es decidido al gobierno socialista bolivariano, y la falsedad que pretende seguir imponiendo Washington a un mundo que hoy se les rebela por múltiples razones.

"Las advertencias lanzadas por la Administración estadounidense a los gobiernos de todo el mundo sobre cualquier cooperación en el suministro de petróleo de Irán a Venezuela, van más allá de los límites aceptables", dijo la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajarova.

La vocera diplomática del gobierno en Moscú agregó, "Las sanciones y amenazas estadounidenses parecen cínicas e inhumanas, y simplemente no permiten que las autoridades venezolanas suministren por completo a la población los medicamentos, y otros equipos necesarios para combatir la infección por coronavirus".

Más que elocuentes reacciones de dos grandes potencias aliadas de Venezuela, es tres veces superior en número en la ONU a las infelices administraciones de 53 gobernantes que tímidamente aceptan las órdenes de la Casa Blanca en apoyo a Juanito "Alimaña", autojuramentado de nada, hoy enconchado en la embajada de Francia en Caracas, fugándose a raticos y en moto, presumiblemente para "desafiar" la autoridad gubernamental, lo que de ser cierto desvaloriza la diplomacia gala, en su legación ante el gobierno legítimo de Venezuela, que preside Nicolás Maduro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 430 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: