La Columna del Guerrillero

Entre la producción y la corrupción si hay contradicción

Desde que aquel nefasto Ministro de Agricultura del gobierno de Caldera, se le ocurrió decir que al país, le salía mas barato traer caraotas importadas que sembrarla en Venezuela, sembró para siempre la cultura de la economía de puerto.

Desde ese entonces hasta hoy ese criterio ha prevalecido en el seno de ese ministerio.

Tanto es así que mucho antes de que los gringos nos declararan la guerra económica, ya nuestra agricultura y la producción nacional se vino al suelo y desde entonces, no ha levantado cabeza, a pesar de la cuantiosa fortuna que se ha gastado en megas planes para levantar la agricultura, la ganaderia y la pesca.incluyendo la agroindustria.

Lamentablemente y para mal del pais, aquel pronunciamiento de dicho ministro se convirtió en la puerta para los turbios negocios que se comenzaron a hacer desde ese ministerio con el otorgamiento de las guias de importacion de alimentos.

Si las puertas de ese ministerio hablaran, contarian la cantidad de gestores que desfilaban por sus oficinas tramitando las fulanas guias, por las cuales tenian que bajarse de la mula con un porcentaje segun las toneladas y el tipo de rubro que iban a importar.

A partir de ese momento los productores se convirtieron en importadores para lo cual el gobierno les daba los dolares.

Dejando de ser productores para engrosar al renglon de " empresarios de Maletin"

Figura y practica que sigue vivita y coleando en nuestro tiempo de "revolucion"

Pues ahora tenemos una " burguesia revolucionaria" que participa activamente en la vida economica del pais, pero sin perder su origen de clase y su cultura capitalista.

A los resultados me remito, nos sorprendió la pandemia y nos encontró huerfanos de una robusta producción nacional y de una industria nacionalista.

Al contrario a lo que esperabamos los venezolanos la comida se ha convertido en el "gran negocio" para los vivitos que estan detras del dolar Today y para los grupos de la derecha que utilizan el control que tienen de la produccion,distribucion y fijacion de precios para desestabilizar la gestion del Presidente Nicolas Maduro.

El fantasma de la corrupción es en gran enemigo de la producción nacional, sembrar en Venezuela no genera los mismos dividendos para los que viven de la importación, por lo tanto nunca mas apostaran por una producción próspera y estable, por que se les acaba el negocio de las comisiones.

Tan miserables han sido estos personajes que ni en tiempo de una pandemia son capaces de sacrificar algo de las cuentiosas fortunas que han acumulado para ayudar a los venezolanos de a pie a mitigar un poco de sus necesidades, promoviendo acuerdos o decisiones unilaterales induciendo a los "empresarios y comerciantes" a producir rabajas importantes en los alimentos.articulos del hogar.medicinas.vestidos calzados.

Ni por el carajo vamos a encontrar un gesto humanitario de estos sectores a los cuales el gobierno no toca ni con el petalo de una rosa.

No cabe duda que la corrupción es como una espada de Damocles para la producción nacional.

Contradicción que solo se podra resolver si el Presidente Nicolás Maduro lo asume como una realidad y en consecuencia procede a desentrañar los nudos que la mafia importadora ha ido creando para que nuestra producion nacional no tome vuelo y se pueda convertir en la piedra de tranca a la politica de puerto que tanto daño hace a nuestro pais.

De tal manera que asi como entre pandemia y producción no hay contradicción, entre corrupción y producción si hay contradicción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 571 veces.



Hernán Urbina

Guerrillero Ayer. Combatiente Siempre.

 orgmbr200@gmail.com

Visite el perfil de Hernán Urbina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: