Traidores y traicionados

La falta de fundamento revolucionario permite que se filtre en el proyecto todo tipo de distorsión: que además solo son visibles para la conciencia y el pensamiento crítico, junto al PUEBLO llano que sufre los efectos y si esa filtración no es reconocida por las bases; los daños que aparentan normalidad para los anormales, que no concientizan, que en esta PATRIA se está formando una revolución, seguirán marcando el fracaso.

Para los que no han entendido por falta de formación, que una revolución no se puede construir al azar, ni con los esquemas del capitalismo: los vicios arrastrados socavan y las bases se dañan, porque el facilismo ocupa espacios que no han sido defendiendo por la propuesta revolucionaria y lamentablemente infiltrados establecidos que tenemos (hay que reconocerlo) se mantienen con patente y es necesario identificarlos para encontrar la forma de detenerlos, porque corremos riesgo que siga penetrando y el daño se perpetué en el tiempo, haciendo que el esfuerzo sea demasiado cuesta arriba y si el revolucionario que se necesita es inconsciente, el esfuerzo de los que luchan se convierte en quimera.

Ésto que escribo no es nuevo; aparte de traerlo como lección de vida: en todos los discursos que han dejado los pensadores de izquierda está planteado y hacen llamados de atención sobre el flagelo.

Sabemos que no se puede crear conciencia para defender el proyecto, sobre supuestos que sustentan la nada; pero si hacer esfuerzos para que más temprano que tarde podamos sentir, que la revolución intentó y no justificar vociferando que lo lograremos sin intentarlo con disciplina revolucionaria.

La formación, que por necesidad está requiriendo la era post virus; tiene que ser atendida como herramienta esencial en el ser, que de ahora en adelante tendrá la responsabilidad de velar por el futuro de la PATRIA.

La paz aparente tiene escondida detrás del virus otro plan; son muy pocos los que en el mundo se atreven a advertirlo; pero en poco tiempo nos enteraremos por documentos clasificados, que en esto hay un crimen parecido al de las torres gemelas, pero de mayor magnitud.

Hay sospechas a punto de comprobar: que los grandes dueños del capital, tienen mucho que ver con esta pandemia, si no por culpa directa, es por omisión y se sabe que no piensan con el corazón, sino con la caja registradora que cargan en el alma y la naturaleza está aportando para que se vean obligados por su mismo plan, aceptar que de ahora en adelante todo será distinto, porque PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS U HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1184 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor