Crítica ácida

Dos mil doscientos diecinueve kilómetros de angustia

Qué sentirán los impulsores del activo comercio fronterizo intensificado para aprovecharse de determinada situación política, y verlos ahora víctimas de las ligerezas del señor Duque. Les conmoverán las multitudes con maletas haciendo lo posible por no caer al río Táchira, frontera natural entre Venezuela y Colombia, transitando trochas. Gente de ambas naciones en desamparo vieron frustrada su cotidianidad (insuflada por razones de hiperinflación), porque sin previo plazo, el gobierno colombiano los puso en riesgo.

Ciento venticuatro países, 124, tuvieron casos de Coronavirus antes que Venezuela, según estadística mundial. En Colombia fueron descubiertos semanas antes que en nuestro territorio, como respuesta a medidas preventivas venezolanas el señor Duque comete un acto de irresponsabilidad grotesca intempestiva, entregándole disimuladamente a sus amigos de la banda delincuencial "Los Rastrojos", también amiguis del MMG -Movimiento Militantes Guaidiotas-, el control del paso fronterizo ilegal por trochas, insensatez salvaje que violenta la cooperación internacional.

Bestial es que un "líder" ladronzuelo comprobado, afirme que su país natal, nosotros, somos vulnerables por falta de precaución. Se evidencia porqué a este sinvergüenzócrata de la autojuramentada tan mentada, lo catalogan de ignorasno. Sufrimos hace tiempo la politiquería de una brutal guerra económica impulsada por el imperio estadounidense contra el pueblo venezolano, y vasallos como el lidercillo, apoyan sanciones extranjeras que han perjudicado nuestro sistema de salud, ocasionando miles de muertes.

El desgobierno de Bogotá dejó estancados sin aviso previo a miles de colombianos y venezolanos, que impedidos de cruzar por los puentes fronterizos, se arriesgan en las trochas. Funcionarios esclavos de yanquilandia que serán juzgados algún día, han entregado territorio colombiano a una potencia extranjera, bases militares bajo la Ley de EE UU donde los gringos hacen y deshacen, sin poder investigarlos las leyes de Colombia. Complementa el Presidente Duque sus disimulos, prohibiendo desde el 16 de Marzo la entrada de todo extranjero a territorio colombiano, otro apresurado decreto disimulócrata, que lo desnuda en su desvarío.

El amor de familias colombo venezolanas por millones, lo irrespetan lacayos politiqueros temerosos del pueblo bolivariano liberado por patriotas de ambas naciones. Son 2 mil 219 kms. de frontera, que en el lado colombiano dependen hace años de traidores electos, historia inmerecida que sufren los sectores mayoritarios de esa nación, abandonados y asesinados. La impopularidad de Iván Duque, no puede ser disimulada con medidas que aun justificadas por necesidad, no le restan el tinte a su administración, y a las de renegadas figuras políticas que lo mandonean a placer.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 726 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas