Esencia de la Comunidad

La familia, esa que nos une con un lazo especial y de la que nos
sentimos orgullosos, es el primer ejemplo de lo que podemos comprender
como comunidad, en ella conseguimos una variedad de integrantes que se
puede desplazar desde nuestros padres, madres, hermanos(as), tíos(as),
abuelos(as), nuestros(as) hijos(as), esposo(a).

Un paralelismo como nuestros vecindarios, en el cual hacemos vida, la
escuela en la que estudian nuestros hijos o donde estudiamos nosotros
también es comunidad, nuestro lugar de trabajo en el que pasamos más
horas que en nuestro hogar es también comunidad, si ampliamos el
espectro podemos afirmar que la parroquia, la ciudad, el estado y el
país, son nuestra comunidad.

En esa comunidad conviven distintos tipos de personas, de hecho en la
familia existe un conglomerado muy variado en géneros, edades, oficios
y roles, que los hace diferente en gustos y actitudes, no obstante
esto no es un obstáculo, para que no formen parte de la familia.

El escenario se repite con algunas variantes en las interrelaciones,
entre las distintas demandas, pero hay necesidades comunes a todos los
grupos integrados a la comunidad, estas necesidades, además, son parte
del concepto mismo de comunidad.

Nos podemos vivir como individuos sin la recurrencia al trabajo y la
compañía de otras personas, aún en la fantasía de Defoe al escribir
Robinsón Crusoe, sabemos que para que su personaje tuviese la
referencia en su imaginario, que le conduciría a resolver los
múltiples problemas domésticos que resolvió en la isla y por los
cuales sobrevivió en muy buenos términos, traía consigo una memoria de
lo vivido con anterioridad en sociedad.

La destrucción de la capa de ozono, el agotamiento de las reservas
energéticas, la fauna y la flora en proceso de extinción, la
alimentación de la población, la contaminación ambiental, la
educación, el mejoramiento de la calidad de vida, los nacimientos y
las muertes, son problemas que nos incumben a todos.

La comunidad es móvil, dinámica en esencia, partir de una concepción
diferente de nuestros modos de relacionarnos dentro de ella conduciría
a un nuevo proyecto de integración, en el cual, el respeto a la
diversidad nos ayudaría a reintegrarnos como sociedad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 669 veces.



Adrián Ávila

Profesor universitario

 adrian7379@gmail.com

Visite el perfil de Adrián Ávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: