Billete hay

—Compita, lo vi saliendo del Metro en Capitolio

¿Para dónde iba por hay?

—Iba para Quinta Crespo a comprar unas habas.

—Un disco del grupo ese.

—No vale, unos granos que se llaman habas.

Usted está confundido con el grupo Abba.

Eso es otra cosa.

—Está bien, pues.

¿Y cómo vio la cosa por esos lados?

—El gobierno estaba arreando a cuanto empleado público encontraba, para llevarlo para la celebración del 4 de febrero.

—Si no hacen así, no va nadie.

Tienen que sabanear a los empleados públicos, para que se vea más o menos gentecita.

Ya nadie se acuerda qué pasó ese día.

—Ni les interesa saber tampoco.

Eso es periódico de ayer, que ya nadie quiere ni leer.

—Pero, cuénteme de cómo vio eso por ahí.

Usted es muy observador.

—Me está diciendo averiguador.

—De ninguna manera, usted es un observador social.

A eso me refiero.

—Bueno, lo primero que vi es que hay mercancía a granel.

Eso quiere decir que el billete está rodando parejo.

Si la cosa ha mejorado o no, no lo sé.

Pero había camiones bajando bultos de víveres en cantidad.

Incluso bodegas vendiendo al detal y por bulto, cuando hasta hace poco no había nada.

Algo cambio. Mercancía hay.

Que haya dinero para comprar eso es otra cosa. Y debe de haber, porque muchos billeticos de un dólar ruedan por ahí.

Cualquier sute anda con cinco o diez dólares.

Quién sabe si serán legales, pero a nadie le interesa eso.

Ni nadie va a ir a una casa de cambio o al Banco Central a que se los cambien, eso da vuelta entre ellos mismos.

Vi mucho movimiento de víveres y mercancía, le repito.

Incluso los locales del Mercado de Quinta Crespo están surtidos nuevamente.

—Así es la cosa.

—Así es. Esto me hizo pensar que los años del hambre fue algo premeditado

Y si no lo fue por lo menos el gobierno se aprovechó de la situación para someter a la población.

Dígame usted que ha cambiado de esos años a este presente, nada.

En el gobierno está la misma gente, los mismos de siempre.

Entonces, ¿Por qué ahora hay comida y antes no?

—Porque se emperraron en controlar los precios a lo arre…

—Y lo que hicieron fue poner a la población a pasar hambre y necesidad.

Creo que era lo que estaban buscando, someter a la gente.

Ahora todos los precios están altos y hay los productos, cuando se pudo haber hecho los ajustes necesarios para que uno no pasara tanta hambre.

—Estos son unos muérganos.

—Lo que hicieron fue doblegar a la población y la mejor forma de hacerlo fue por la barriga.

No lo premeditaron, pero se la pusieron bombita.

—Y la aprovecharon.

—Y bien aprovechados que fueron.

Ahora estamos como estamos.

Creyendo que estamos bien. Y estamos hasta el cuello.

Hay otra dinámica, y hay que estar pendiente de esta situación.

Para ver que hace uno en ella.

—Si hay limones se hace limonada, o su roncito con limón, o su dulce del mismo.

—Así mismo es.

Saber aprovechar la situación, para no quedarse fuera de ese flujo de dinero que hay.

Porque billete hay.

Alguien está gobernando y no creo que sea éste.

Voy a preparar las habas que compré.

Nos vemos luego.

Y le dijo: Por ahora, apriete.

 

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 549 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor