Crítica ácida

La soberanía se respeta, basta de hipócritas

Hartos, hasta la coronilla de las injerencias de la OEA en perjuicio de nuestra bella nación independiente, le dimos una lección al organismo neocolonizador, al cual solicitamos no pertenecer en el 2017, por iniciativa revolucionaria bolivariana que no me canso de aplaudir, y de manera oficial la abandonamos en el 2019. La OEA y sus lacayos se quedaron por fuera, como la guayabera, este Febrero de la dignidad venezolana soberana, por allá por Panamá quizá bailando La Murga. Contento al enterarme que la CIDH -Corte Interamericana de los Derechos Humanos-, se quedó con los crespos hechos en el aeropuerto en Ciudad de Panamá, luego que la aerolínea "Copa Airlines" les impidió a tres burócratas no autorizados por Venezuela ingresar al país.

Alegremente me hago eco de la noticia recordando que Simón Bolívar creyó en la importancia del istmo panameño, como centro del mundo para la anfictionía, oooootra situación de historia que seguro estoy ignoran esos jumentos (con el perdón de burros y mulas) dirigentes zombies que viven arrastrados a designios de sus amos del norte continental. Los comisionados que se quedaron con los pasajes en sus manos, eran enviados por la Organización de Estados Americanos, y pretendían entrar el martes 4 de Febrero por el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, pese a que su visita no era oficial.

Imagino el tinglado que montarán por unos días, arremetiendo contra una decisión soberana del gobierno bolivariano, porque en las reglas, decretos y medidas politiqueras deleznables de los pitiyanquis y sus capos, las órdenes para bloquear entrada de medicinas y alimentos a Venezuela no son investigadas por la CIDH, los latrocinios a bienes venezolanos en el exterior, tampoco, menos son contra nuestros derechos de vida normal los decomisos de oro venezolano en el extranjero, o dinero nuestro depositado en bancos internacionales. Esas son disposiciones que para nada violan los derechos humanos, según estiman los sirvientes políticos del gigante norteño, enquistados en la OEA.

Cabe recordar, señala finalmente el despacho noticioso que leí con fruición patriótica, el por qué desde abril 2019 Venezuela se retiró de la OEA debido a "acciones injerencistas, arbitrarias, ilícitas, desviadas, groseras, totalmente en contra de la soberanía patria venezolana", según denuncia hecha en ese entonces por las autoridades del Ejecutivo en Caracas. Incalificable por burda, la adulancia de serpentuosos de la OEA y sus bufones.

Aspiran inyectar veneno en las relaciones internacionales de Venezuela, y afirmar que todo todito todo, (lo expresan con mohines y amaneramientos malcriados, "todo todito todo es por culpa, por culpa, por culpa del modelo socialista". Canallada, estudiada por la malhadada apariencia "demócrata-tostada". Chao CIDH, nunca investigaron violaciones "representativas" antes de 1999 en mi Venezuela, falsa democracia padecida hasta aquel año, asesinada hábil y representativamente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 604 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: