Guerras y alertas en el 2020:

A pocos días de iniciar el nuevo año 2020 y próximo a celebrar el segundo aniversario de la Ley Constitucional de los Consejos Productivos de Trabajadores y Trabajadoras (febrero del 2018). El parque industrial de Ciudad Guayana se encuentra en un estado calamitoso que reclama de la asistencia de los altos funcionarios del Ministerio de Industrias y de la CVG; quienes al entender de los trabajadores no dominan la realidad de las empresas de esta parte del país.

No ponemos en duda la disposición de muchos trabajadores de asumir con sentido de pertenencia la reactivación de las empresas y además reclama al alto gobierno dominio de la realidad de todo lo que pasa en estas empresas. Quisiéramos que voceros autorizados, con voz propia y con conocimiento de causa, expliquen al país lo que pasa con las empresas del aluminio, del hierro y del acero; que tienen fuera del servicio laboral a centenares de trabajadores y otro tanto en las llamadas comisiones de servicio. Saludamos desde este espacio la designación que el presidente hizo en la persona de Leonel Hernández para la empresa Fabrica de Fabricas en Anaco; por donde deben pasar los más experimentados técnicos y poner en marcha el accionar de las maquinarias y equipos para elevar la producción y así romper con los negocios que muchos funcionarios tienen con empresas transnacionales que nos venden equipos que pueden ser elaborados en nuestro país.

El caso concreto lo tenemos con las empresas briqueteras y refractarios; que están atravesando serios problemas jurídicos y administrativos. El 2020 representa para Guayana un año de franca y responsables realizaciones; pero para ello se deben contar con gerencias verdaderamente comprometidas con el legado del presidente Chávez. No más gerentes amigos y compadres de ministros, que como turistas asumen cargos rodeados de un sinnúmero de asesores, haciendo de burocratismo un modus operandi. Tenemos información que CVG Alcasa pondrá en funcionamiento un laminador y se corrió la bola de su inauguración y luego la suspensión del acto; lo que deja en el ambiente el nivel de improvisación existente. Esta rama industrial reclama un funcionamiento ministerial a tiempo completo; ya que nos estamos jugando a Rosa linda y no hay espacio para improvisaciones; ni a nivel ministerial, ni a nivel de la CVG. Confiamos con el compromiso de los trabajadores para poner andar los Consejos Productivos de Trabajadores.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 752 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: