Sanciones económicas complican vida de los venezolanos

En Venezuela, se desarrolla un proceso socio-político de confrontación, entre lo que podemos llamar los dos polos hegemónicos; por una parte; está: "La Revolución Bolivariana" encabezada por el llamado: "Bloque de la Patria"; (PSUV), y sus aliados que ejercen el Gobierno Nacional dirigido por el presidente de la República, Nicolás Maduro, La Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y por la otra parte, está la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, regida por el llamado: "G4", "Voluntad Popular", "Primero Justicia", "Acción Democrática", "Un Nuevo Tiempo".

Dicha confrontación es argumentada por los opositores al Gobierno Nacional, desde un supuesto de la nulidad del proceso electoral del 20 de mayo de 2018, en el cual resultó reelecto el presidente de la República, Nicolás Maduro, para el periodo 2019/2025. Los antagonistas a "La Revolución Bolivariana", objetan las elecciones por: "presuntas irregularidades en los comicios cometidas por las autoridades electorales y los partidos de gobierno". las cuales por cierto nunca han sido demostradas más haya de la retórica politiquera, el adelanto del proceso olvidando que no es la primera ves que en Venezuela se cambian las fechas, de los sufragios en 2012 se adelantó la elección presidencial y en 1998 fueron separadas las elecciones parlamentarias de las presidenciales realizando primero las del Congreso, en ambos casos se desarrollaron sin mayores inconvenientes.

En 2015, Venezuela tuvo una altísima participación popular en las elecciones de Diputados a La Asamblea Nacional (AN), en la cual la oposición encabezada por los partidos del llamado: "G4, Acción Democrática, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular", obtuvieron la mayoría alcanzando 112 curules de 167. Sin embargo, al instalarse dicha Asamblea comenzó una discusión político jurídico que terminó con la inhabilitación por la vía de los hechos del parlamento nacional por sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), basándose en los argumentos múltiples que surgieron.

En 2016, el excandidato presidencial Henrique Capriles, lideró una campaña de recolección de firmas para solicitar el Referendo Revocatorio al Presidente de la República Nicolás Maduro, lo cual movilizó muchas voluntades de partidarios de la oposición venezolana, esto fue un duro forcejeo entre los actores políticos de ambos lados y las autoridades del Concejo Nacional Electoral (CNE), dicha discusión terminó siendo negado el Referendo, por medidas cautelares de tribunales penales de varias ciudades del país. En 2017, finalmente, aterrizamos en el uso de la protesta violenta como un mecanismo, de expresión del descontento social, lo que dejó cientos de heridos detenidos y decenas de muertos que enlutaron a Venezuela.

Lo antes expuesto, sirvió como argumento para que los radicales, iniciaran una descomunal campaña de destrucción de la credibilidad de las Instituciones en especial la Electoral, argumentando: "que el país vive en dictadura con fraudes continuados que no se debe votar pues no se respeta la voluntad del pueblo". Y asumiendo como cierta esa tesis; fundamentan todo un discurso antigobierno, el cual contiene toda una campaña mediática-política dentro y fuera de Venezuela, en la cual se incluyen solicitud de sanciones económicas y comerciales al Estado venezolano lo cual lamentablemente a pesar de ser ilegal está ocurriendo.

Varios Gobiernos, liderados por los Estados Unidos, aplicaron diversas medidas restrictivas entre las cuales se encuentran las más graves, e ilegales como son las que bloquean a la Industria Petrolera de Venezuela; arguyendo la "presunta falta de Democracia, violación de los derechos humanos, etc.". Esto trajo como consecuencia que la situación sea más complicada, para los ciudadanos de a pies, esta argumentación es sustentada por diversas organizaciones defensoras de los derechos Humanos, y por el Informe de la doctora, Michelle Bachelet, alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU.

El Gobierno Nacional del Presidente, Nicolás Maduro se defiende explicando que se realizaron las elecciones y el pueblo lo reeligió; sosteniendo sus teorías ante el país, de que los diversos problemas son culpa de las medidas restrictivas, impuestas de manera ilegal a Venezuela por el Gobierno estadounidense. Sin embargo, la economía ha desmejorado en los últimos tres años, según cifras oficiales publicadas en 2019 por el Banco Central De Venezuela (BCV). No obstante, se ha intensificado en los últimos meses a causa de las sanciones económicas, complicando la vida de los venezolanos.

También, es evidente la manipulación en el alza de algunos precios, ejemplo ciertos productos nacionales como la Yuca, aumenta con el argumento de la subida del dólar negro que es el marcador que utilizan para sustentar los aumentos. Pero cuando el dólar baja nunca los precios retornan a la baja comprobando que hay maniobras mal sanas para perjudicar al pueblo venezolano consumidor de bienes y servicios en el país. Lo antes expuesto, va en coherencia con la denuncia del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, de la presunta existencia de una "guerra económica" orquestada desde el exterior para perjudicar a Venezuela y por añadidura a todos los ciudadanos que vivimos en ella. No obstante, en los Supermercados Bicentenarios, obra del líder de "La Revolución Bolivariana" Hugo Chávez, se ofertan los alimentos a altos precios contradiciendo el solidario ideario de este proyecto.

Los dirigentes políticos opositores, mienten exponiendo: que las sanciones no afectan al pueblo solo a los funcionarios del Gobierno Nacional, en su vida personal, a quienes acusan de "corruptos, violadores de derechos Humanos etc."... Dichos argumentos, se caen solo pues cada día son mayores las dificultades que pasan los venezolanos a causa de las restricciones, como por ejemplo: la falta de medicamentos, lo cual continúa ocasionando deterioro de la salud de las y los venezolanas y venezolanos, el radicalismo político opositor en su afán de destruir al Gobierno dañan el país llegando al colmo de la locura de prohibir la participación de nuestros peloteros y técnicos que trabajan en el béisbol de Grandes Ligas con el objeto de sabotear el campeonato de béisbol profesional venezolano, el cual es nuestro pasatiempo nacional. Luego, de múltiples trámites nuestros deportistas fueron autorizados a participar en la pelota criolla.

Mientras los venezolanos sufren por las múltiples dificultades socioeconómicas, la guerra política, sigue su curso los extremistas y promotores de la confrontación, entre sectores de la AN, encabezados por el Diputado opositor el derechista, Juan Guaido, Presidente de la Asamblea Nacional, con el respaldo de gobiernos de varios países entre otros Estados Unidos, con una agenda de protestas entre las cuales han incluido acciones violentas como la reyerta del pasado 30 de abril de 2019, en la cual lamentablemente fallecieron varios ciudadanos venezolanos, (muertos sin culpables hasta el momento) los derechistas asumen como daños colaterales la perdida de vidas de inocentes y argumentan en contra del poder ejecutivo, administrado por el presidente de la República, Nicolás Maduro. En dicho, contexto acusaciones van y vienen de lado y lado, ¿quién tiene la razón? No lo sabemos.

Lo que si podemos decir, con mucha propiedad es que en el medio de esta nefasta discusión Jurídico-política o politiquera. Está un pueblo invisibilizado, que sufre la falta de los servicios fundamentales como el agua, la Luz, el transporte, la disminución de las medicinas etc. en ese grupo de ciudadanos, se encuentran las personas de la tercera edad y con discapacidad, pacientes renales oncológicos, quienes cada día ven disminuirse más su calidad de vida al no poder desarrollar sus actividades con normalidad de forma cotidiana. Dicha situación, social afecta duramente, al venezolano de a pies mientras los políticos viven en otro país sin mayores dificultades, existen múltiples denuncias y evidencias que dan cuenta del no sufrimiento de la crisis un ejemplo es:

El pasado 15 de octubre de 2019, fue sorpresivamente visto en primera fila con cerveza en mano, en un estadio de béisbol de Grandes Ligas en la ciudad de Washington (Estados Unidos), al Diputado Stalin González segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela (AN). El diputado, que según publicación realizada por la Asamblea Nacional; aparece firmando el acta de la AN del martes 15/10/2019, cosa muy poco probable que sea cierta pues para la hora de la sesión ya se debió encontrar fuera del país.

El diputado quién admitió que si estuvo en el estadio en Los Estados Unidos, pero no explicó como fue visto en otro país al mismo tiempo que se encontraba en la deliberación según consta en el documento del acuerdo de la Cámara. Presuntamente, abría cometido una irregularidad al firmar un documento de la Asamblea Nacional de una reunión en la cual presuntamente no se encontraba por no estar en Venezuela pues presuntamente viajaba a los Estados Unidos, para asistir al juego entre los Nacionales de Washington y los Cardenales de San Luis.

¿Cómo un diputado puede firmar en Caracas, al mismo tiempo que se encuentra fuera del territorio de la República?

¿Adonde quedan los Artículos de la constitución: 28, 66, 141 y 143?

En dichos artículos se establecen: el derecho de los ciudadanos a acceder a la información de interés, el derecho a ser informado de manera oportuna y verazmente sobre las materias de su incumbencia. Se obliga a los diputados a rendir cuentas de sus actos, y establece el principio de honestidad y rendición de cuentas de sus acciones para los funcionarios públicos.

A pesar de la Constitución y las leyes que penalizan el uso de dinero de dudosa procedencia para todos los ciudadanos incluyendo a los diputados, muchos políticos, periodistas, empresarios etc. salieron con la solidaridad automática, en defensa del diputado entre otros argumentos exponen su derecho a ir a un juego de pelota, olvidando que como funcionario público está obligado por nuestra Constitución a rendir cuentas al país de sus actos, vale recordar que en múltiples oportunidades los diputados de La Asamblea Nacional, informaron que desde 2016, no perciben sueldo alguno ¿De donde un diputado que no cobra sueldo saca semejante fortuna para ir al estadio fuera del país? Sus aparatos defensores explican: "Coño solo fue un juego de pelota", y sobre la firma en ausencia ni una palabra, un escándalo más sin respuesta ni investigación o sanción alguna.

Venezuela, se encuentra inmersa en una situación muy comprometida en materia de Salud, por la falta de medicinas, y las presuntas salidas de los médicos del territorio, así como por la inflación que no permite adquirir los alimentos completos generando desnutrición y deterioro de la calidad de vida de los venezolanos por la mala alimentación. Una bandera de la Asamblea Nacional, en los últimos meses ha sido la solicitud de ayuda humanitaria y prometido como ya ocurrió en el pasado mes de febrero de traer al país medicinas, equipos médicos y alimentos, para paliar la situación, lo cual solo quedó en retórica, y fue una estafa no solo al pueblo venezolano si no también a los inversionistas extranjeros que donaron para el operativo que no se cumplió dejando un escándalo de presunta corrupción en el manejo de los recursos económicos en la ciudad de Cúcuta (Colombia).

Además, de las denuncias de presunta corrupción en la ciudad de Cúcuta, existen otras más resientes y graves las cuales incluyen; a la comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, y a su presidente el diputado Juan Guaido, entre otros integrantes del parlamento, lo cual como ya es costumbre en la oposición venezolana no se investigo a fondo argumentando "el gobierno es corrupto".

¡Con mi corrupto no te metas! En medio de la lluvia de acusaciones de "presunta corrupción", salieron sus laboratorios a defender al diputado y su entorno atribuyendo al G2 de ser el autor de dichas denuncias para manchar el honor de estos presuntos dirigentes. En Cúcuta, se inició el escándalo por no pagar un dinero a hoteles adonde se alojaban militares desertores venezolanos eso no fue inventado por los "súper constructores de información al servicio de el Presidente Nicolás Maduro". Todo esto, ocurre mientras el país se consume en la desesperanza y el caos. Según un informe de la ONU en 2019, en Venezuela más de 7 millones de ciudadanos requieren atención humanitaria de forma urgente.

El Artículo 83 de la Constitución de la República Bolivariana, garantiza el derecho a la Salud como parte del derecho a la vida el cual es "Inviolable" según se establece en el Artículo 43 de esta norma fundamental, el Estado está en la obligación de hacer cumplir esa disposición legal, los diputados incluyendo al segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional tienen esa responsabilidad ante el país. Lo cual, evidentemente, no se está cumpliendo pues hasta la fecha se continúa agravando la situación de la falta de medicina con muertes incluidas de pacientes que tristemente no obtuvieron los tratamientos de forma oportuna. ¿Es a caso en un estadio de Béisbol qué el diputado Stalin González va a tramitar las medicinas para el país?

Sin embargo, para los dirigentes derechistas el pueblo no cuenta así se evidenció tanto en la escaramuza de febrero en las fronteras por el presunto intento de ingresar ayuda humanitaria a lo que el gobierno nacional, asegura que "no era medicinas si no elementos bélicos", en estos sucesos varios venezolanos perdieron lamentablemente la vida", y en la terrible, historia del 30 de abril, todas estas muertes son consideradas como daños colaterales, en su afán de tumbar al gobierno se llevan a todo el que se encuentre en la zona de tiro. A10 meses, de los acontecimientos en las fronteras, la AN, aún no apertura una investigación sobre lo ocurrido a pesar de haber muertos venezolanos. El Ministerio Público, y la Asamblea Nacional Constituyente, iniciaron investigaciones en contra de varios diputados pero igual no hay resultados contundentes.

Además, las sanciones económicas ilegales impuestas a Venezuela por el presidente de Los Estados Unidos, Donald Trump, como ya se dijo, aumentan las dificultades de la población más vulnerable, ya que al disminuir las medicinas los más pobres no pueden costear los altos sobre precios en algunos casos cuando se consiguen los medicamentos. A esto se le agrega las suspensiones de tarjetas de créditos a bancos del país por las empresas estadounidenses apegándose a las restricciones, vale recordar que el pueblo venezolano se ayuda para paliar la situación económica con su tarjeta de crédito. Y en el caso particular de las personas con discapacidad, por la problemática del transporte, se hace muy cuesta arriba salir a buscar productos escasos.

@Moisesfquintero



Esta nota ha sido leída aproximadamente 849 veces.



Moises Quintero

Lic. en Comunicación Social. Productor radial

 atodacapacidad@gmail.com

Visite el perfil de Moisés Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: