Mercenarios nuestros

Los mercenarios están camuflados a nuestro alrededor y no podemos negarlo; el que lo haga, lo más probable es que quede como estúpido ante los sacrificados que razonan.

Un porcentaje alto de las medidas que nos hacen cuestionable, se vienen cometiendo antes de la revolución y sabemos no había chavistas y muy pocos izquierdistas: estábamos llenos de adecos y copeyanos que crecieron en una IV República que le enseñó todos los males que puede absorber un sistema carente de valores y esa conducta la traspasaron a la V con todos sus acólitos.

Los izquierdistas de batalla que podrían haber aportado, fueron desplazados para crearle confianza a los recién llegados y borrar el terror que arrastran a la idea del comunismo.

Pero esto trajo como consecuencia que lo que se aceptó en la revolución, fue una cantidad de vicios y distorsiones, que trancan el desarrollo de lo propuesto.

La inoculación está tan profunda que ahora cuesta deslastrar una cantidad de distorsiones; porque sus ejecutores forman parte de mafias enquistada y los encargados de detectarlo, no lo hacen por que temen a retaliación políticas que mostrarían debilidad en el proyecto; ignorando que es preferible solucionar ahora, para no estar toda la vida practicando intentos, que se muestran inconsistentes y sigan socavando las intenciones que tenemos de convertir la PATRIA en un recinto humanista de revolucionarios que están dispuesto a todo por cambiar lo que saben es necesario.

Hay que encontrar en los activistas de este tiempo conductas revolucionarias: estamos auto destruyendo lo avanzado; el mismo pueblo por falta de formación, está prestándose para el saqueo que le están haciendo a la PATRIA, estamos convertidos en "bachaqueros" contradiciendo las normas comerciales y la convivencia.

La desproporción entre sueldo y alimentos de consumo, ya se hace insostenible para una familia; por más esfuerzos que se hagan; si no se enfrenta el ataque criminal con decisiones de verdadero compromiso; la transformación se hará lánguida y las esperanzas quedarán marcadas en un tiempo que no permitió superar una etapa que era necesaria para continuar y el futuro sufrirá consecuencias, que no se detendrán, porque siempre habrá combatientes que seguirán poniendo el alma: porque PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 494 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281778.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO