Honestidad, Humildad, Compromiso y Solidaridad, principios básicos para el Líder del Futuro

Venezuela en los actuales momentos atraviesa por un proceso de transformación en toda su estructura organizativa como país, en el cual procura dejar atrás un sistema constituido por una clase de líderes burócratas, y demagogos, lo cual ha sido causa para que nuestro pueblo con el transcurrir del tiempo perdiera la credibilidad en sus dirigentes debido a los tantos desalientos y decepciones que éstos le produjerón.

Por tal motivo como ciudadano Venezolano preocupado y que sueña con un mejor futuro para nuestro pueblo y ante la necesidad del surgimiento de nuevos líderes para lograrlo, creo que éstos deben estar dotado de cuatro principios básicos fundamentales para ser caracterizados como buenos líderes que procuran asumir la conducción de los destinos de la patria nueva. Estos principios son: La Honestidad, como clave en un dirigente, ya que debemos plantear con claridad lo que pensamos y sentimos con la finalidad de ayudar y que nos ayuden al cabal desempeño de nuestras actividades, a nuestro crecimiento, a nuestra superación y a nuestra formación.

Así mismo en las relaciones personales debemos ser igualmente honestos, sinceros y francos. Jamás debemos aprovecharnos de las responsabilidades o cargos de dirección que desempeñamos y de la confianza que otros han depositado en nosotros para obtener beneficios que nada tienen que ver con los intereses de la lucha popular. La Honestidad para con nuestro pueblo es un valor indispensable, pues la calidad y el empeño que ponemos en el trabajo que realizamos, no tendría profundidad si no tiene el respaldo consecuente de la Honestidad con que actuamos.

Por otro lado la Humildad esta íntimamente ligada a la honestidad, aunque se entiende a mal interpretar la Humildad como pobreza de espíritu. La realidad es que ser humilde significa vernos a nosotros mismos tal cual como somos, sin quitar ni añadir nada, con todas nuestras cualidades y defectos es decir, ser auténtico es ser humilde. Todo líder debe ser humilde para no sobre estimar sus fuerzas y sus capacidades, pero, la humildad tampoco significa desvalorizarse o subestimarse.

Con la Humildad se toma conciencia de que nadie es indispensable, que aun sin nosotros el pueblo continuara haciendo su propia historia, pero también entenderemos que la participación de todos en la lucha es necesaria y que ningún aporte, por mas simple que sea, se puede despreciar. Humildad es pues eliminar en nosotros todo aquello que nos lleva a ubicarnos por encima de los demás, a darnos mas importancia que la que realmente tenemos, lo que es producto y reflejo de un espíritu individualista y egoísta. Debemos ser modestos al reconocer las cualidades que poseemos, así como nuestros aportes y aciertos.

Entender que estos sólo tienen valor cuando se ponen al servicio del pueblo. No son los aplausos ni las felicitaciones vanas las que le dan el justo valor y autoridad al líder, sino el servicio prestado al pueblo y a sus luchas. Solo una actitud humilde hará posible que veamos los valores y aportes de los compatriotas y de las masas, actitud necesaria para crecer y desarrollar nuestra propia responsabilidad y tareas, y así impulsar con mayor fuerza, aciertos y visión nuestro trabajo y nuestra lucha. Asimismo el nuevo líder al actuar con humildad le evitara enfermarse o caer en las diabólicas redes de los aduladores y mucho menos en delirios de grandeza, que han destruido a tantos que hubiesen llegado lejos. Igualmente el Compromiso es un principio importante en un líder, ya que éste debe ser consecuente con lo que cree y piensa, para generar confianza en sus seguidores, y no andar saltando de un lado y para otro.

Por ultimo tenemos la Solidaridad, la cual constituye la entrega total, constante y desinteresada a nuestro pueblo. La solidaridad nos lleva a compartir todo lo que somos y tenemos con nuestros compatriotas de lucha y con nuestro pueblo, a darnos por entero a ellos en cada día y en cada tarea. Ser solidario es hacer todo lo que este a nuestro alcance para colaborar con el crecimiento ideológico y político de ellos, con el forjamiento de las cualidades humanas, con la mejora de sus condiciones de vida, con la solución de los problemas personales, etc. La solidaridad exige que no actuemos por amiguismo, compadrazgo o por otros motivos que no sea el crecimiento, el avance, la superación de los demás, de nuestra organización y la lucha.

La solidaridad nos lleva a expulsar todos los rasgos y resabios del individualismo. Dar la vida por la Patria, por el pueblo o por un compatriota, es la expresión suprema de la solidaridad. Son estos pues cuatro principios básicos que deben adornar las actuaciones del nuevo líder, que se vislumbra en el horizonte para alcanzar la patria nueva bajo el pensamiento ideológico de Simón Bolívar nuestro Libertador.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 472 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281470.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO