Claves para entender el porqué el diálogo esta trancado

El Diálogo en Oslo y en Barbados, también en Caracas, fluyó de manera más o menos expedita en los últimos meses mientras se ventilaban aspectos de cierta carpintería, naturalmente algunos aspectos más gruesos que otros, entre estos aspectos tenemos la recomposición del CNE, y del TSJ, la validación de la AN, y hasta la desaparición de la ANC, la habilitación de los partidos políticos de la oposición proscritos e inhabilitados, (AD, PJ, UNT, VP) la liberación de los presos políticos, la eliminación de los puntos rojos, la incorporación de la representación proporcional reformando la legislación correspondiente en materia electoral y constitucional, el compromiso del sector opositor que propicia el bloque financiero y petrolero a su cese inmediato, mediante gestiones efectivas ante los centros imperiales de Washington y sus satélites latinoamericanos y de Europa, pero dicho diálogo tiende a trancarse, ante aspectos medulares, fíjense que esta semana los representantes de Maduro y de Guaido no asistieron a la mesa de conversaciones en Barbados, las piedras de tranca hablando en el argot dominocero Son la elección presidencial, sin la Presencia de Nicolás Maduro en la Primera Magistratura, y con el establecimiento de un gobierno de transición, mientras se convocan las elecciones presidenciales; el sector del chavismo hegemónico liderado por Diosdado Cabello rechaza de plano tal pretensión de la oposición liderada por Juan Guaido, pareciera que el sector chavista liderado por el propio presidente Nicolás Maduro, Cilia Flores y Héctor Rodríguez actúan con cierta flexibilidad.

Entendemos que mientras se realiza el Diálogo, ambos componentes Gob/Chavista VS Oposición mantengan la presión, lo cual históricamente ha sido así, como se demuestra mediante experiencias internacionales, es decir con el mazo dando y a Dios rogando, Ejemplos son la declaración Franco-Mexicana en Agosto 1981 que puso fin al conflicto salvadoreño, en Guatemala ocurrió otro tanto cuando se iniciaron las conversaciones en Octubre 1980, en la cual participa el Frente Farabundo Martí para ponerle fin a otro conflicto entre dos bandos, también recordamos las mesas de Diálogo entre Vietnam y los EEUU que terminó con el acuerdo de paz en París 1973, el logro de un armisticio entre Corea del Norte y Corea del Sur 1955 mediante una mesa de Diálogos, pero esa presión tiene sus límites y en muchos casos se acuerdan treguas, en el caso venezolano dichos límites a menudo son dinamitados por ambos polos, la Oposición entre otras cosas, lo hizo con la aprobación por parte de la AN del reingreso de Venezuela al TIAR -- algo que no tiene sentido, en la práctica fue anulado cuando la guerra de las Malvinas--, y el gobierno entre otras cosas también, con la persecución, las ofensas y las constantes amenazas a la dirigencia opositora, y con el manejo de consignas en cuanta concentración portátil hace el chavismo, como por Ej "la oposición no volverá a gobernar más nunca en este país"’ "nos mantendremos en el el poder por las buenas o por las malas", es decir tanto la oposición como el Gobierno le atraviesan palos a la carreta del diálogo de manera permanente y sistemática, pareciera que están sentados dialogando, no por voluntad propia y espontánea de negociar acuerdos, sino más bien obligados por las circunstancias, y es que el sufrimiento de la población venezolana no es cuento, también cuentan las presiones internacionales, ya no sólo de los bloque multinacionales, como la UE, la ONU, la OEA, El Grupo de Contacto, incluyendo a México y Uruguay, y el Grupo de Lima, sino también por los propios aliados del gobierno madurista como son Rusia, China, y hasta los cubanos tan favorecidos por el chavismo-Madurismo, y aliados estratégicos fundamentales, lo han venido haciendo como se demuestra por su conversación bilateral con la Republica de Canadá, las presiones a las cuales están sometidos los negociadores son de tal naturaleza que abren la posibilidad de que arriben a acuerdos a pesar de la terquedad y los intereses particulares de ambos grupos, aparece así el optimismo y la esperanza para un honorable acuerdo, la ruptura de la polaridad mediante la ampliación de los dialogantes o negociadores seguramente abrirán los causes para el logro de un acuerdo que le ponga final al sufrimiento de los venezolanos e impulse a nuestra patria hacia un futuro de progreso, las condiciones materiales y humanas las tenemos, y las merecemos, lo que falta es la voluntad política de los actores de la dinámica política venezolana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 795 veces.



Mariano Crespo Colina

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a280900.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO