La "salvación yanqui", la invasión, ya comenzó…

"Cada vez que Estados Unidos salva un pueblo, lo deja convertido en un manicomio o u cementerio."

EDUARDO GALEANO

"Señores… ¿qué creen que estamos esperando?... ¿La salvación yanqui, como diría un eskuaka? Decía Galeano que cada vez que los EEUU ‘salvan’ a un pueblo, lo dejan convertido en un manicomio o un cementerio. Y no es mentira" decía Anacleto a un pequeño grupo a su alrededor, al momento de mi llegada. "Lo más resaltante es que, excepto la guerra contra Japón, en la que usaron bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki, es que no es la ido bien en ningún lado como para creerse la ‘potencia bélica del planeta’. Durante la 2ª Guerra Mundial entraron en las últimas semanas para ver como los alemanes se rendían ante las fuerzas rusas; de Vietnam salieron con el rabo entre las piernas; de Afganistán ya están planificando su salida sin obtener la victoria que perseguían; en Iraq mataron a Hussein… pero ¿qué es Iraq hoy en día? Sólo disfrutaron de compras ilegales de petróleo a rebeldes que dominaban parte del territorio; a Libia le acabaron la ruta del progreso asesinando a Gadafi porque se les volvió incómodo para el ‘petrodólar’ y vean lo que quedó; apoyan las matanzas de los saudíes en Yemen y de los judíos en Palestina; en Siria tiran la toalla por que la intervención directa de los rusos acabó con el Isis (creado por la CIA) y le dio un parao a Israel. Es como con las dietas: el éxito no es rebajar sino mantenerse. Ellos han entrado y destruido, pero ¿han logrado la dominación? Esas han sido dolorosas derrotas que los pueblos les han propinado. El caso de Venezuela es peor para ellos ya que llevan diecinueve años aplicando mecanismos de todo tipo de guerra (excepto la militar) y de quién sabe ya de que generación sin resultado favorable alguno. Sus aliados y/o empleados ‘in situ’, lacayos criollos, han prometido, a cambio de billetes verdes, cosas que no han podido ni podrán cumplir. Por lo tanto, hoy sus amenazas han pasado al plano bélico con ‘todas las opciones están sobre la mesa’, pero sin la posibilidad real de concretarlas. Venezuela se ha estado preparando durante muchos años para la defensa de la revolución y de su territorio. Además, hoy en día cuenta con poderosos aliados como Rusia, China, Irán e India, que al mismo tiempo son socios comerciales y militares. Nuestro sistema defensivo cuenta con lo más moderno y novedoso del armamento de Rusia y China y nuestros soldados han sido entrenado para su uso. De ahí que sus patéticos aliados del Cartel de Lima sientan temor de participar en un intento de agredirnos militarmente, porque saldrían perjudicados. Ya de eso hemos hablado bastante. Sin embargo debemos estar claros que parte de las amenazas gringas se han cumplido: las sanciones ilegales unilaterales, como el bloqueo, nos han hecho mucho daño y ahora que empezamos a ver una luz al final del túnel, empiezan la invasión de nuestro territorio, ¿o es que nuestra Embajada en Washington no es territorio venezolano? ¿Haremos cumplir los tratados de la Convención de Viena sobre la diplomacia internacional? ¿Qué harían ustedes?"

La exposición de Anacleto dio en clavo. Nuestra realidad es que los Estados Unidos de Norteamérica iniciaron la invasión a nuestro territorio a través de la ocupación, por demás ilegal, de nuestra embajada. No importa si ellos desconocen a Nico como presidente y reconocen al payaso que tratan de imponer como "interino". Lo que vale es que más de 150 países de las Naciones Unidas reconocen como legítimo a Nicolás Maduro Moro y es la mayoría en el mundo la que decide. Con ello violan lo estipulado en la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas de 1961 que dice "Art. 22. Los locales de las misiones diplomáticas no pueden ser penetrados por agentes del Estado Receptor sin el consentimiento del jefe de la misión. "El Estado Receptor tiene la obligación de proteger las sedes diplomáticas contra toda intromisión o daño, y evitar que se turbe la tranquilidad de dicha misión". ¡Más claro no canta un gallo!

La Convención de Viena también estipula en su artículo 35 (sic) "El estado receptor está obligado a respetar y proteger los locales de la misión y el estado acreditante podrá confiar la custodia del mismo a un tercer estado aceptable para el estado receptor". Nuestra embajada debió ser protegida hasta que esto sucediera. ¿Qué pasaría si como medida de reciprocidad las autoridades venezolanas decidiera ocupar el edificio de la ex-embajada gringa en Caracas, porque el gobierno venezolano decide no reconocer a Trump como presidente de EEUU sino a Hilary Clinton que fue la que sacó mayor votación popular? No es que se prefiera a la Clinton, es claro. Ninguno de los dos sirve para nada. No se puede mirar el futuro ni imaginar lo que no ha existido, pero podemos apostar que iniciarían una gran movilización militar para "rescatar su territorio". Ellos si tienen derechos, nosotros no.

Para todo esto hay una respuesta expedita. ¿Recuerdan lo que le ocurrió el 12 de abril del 2014 al destructor USS Donald Cook en aguas del Mar Negro? Esa nave está equipada con sistemas integrales de combate misilístico de última generación gringa y radares universales de antenas con gran potencia, misiles Tomahawk y misiles antiaéreos que pueden cargar cabezas nucleares. Lo cierto es que un bombardero táctico ruso SU-24, que no llevaba bombas ni misiles, lo sobrevoló llevando bajo su fuselaje un contenedor con un sistema de guerra electrónica llamado Jibiny, con el que con sólo acercarse puso fuera de servicio los radares y circuitos de control de sistemas de transmisión de información, inutilizando todo el sistema Aegis de combate del destructor, como cuando se apaga a control remoto un televisor. Luego, el SU-24 simuló 12 veces un ataque con misiles contra un USS Donald Cook ciego y sordo, que tuvo que girar, salir del Mar Negro rumbo a un puerto rumano, lejos de las aguas territoriales rusas. ¿Estarán nuestros Sukois equipados con esos sistemas?

Según el director del Centro de Investigaciones Científicas Sobre Guerra Electrónica y Valoración de la eficacia en medios de reducción de visibilidad de la Academia Aérea Militar rusa, Vladimir Balybin (sic) "Para poder ganar una guerra moderna no basta con dominar el espacio aéreo; es necesario hacerse con la superioridad tecnológica". Muchos de esos sistemas, como el Jibiny, Infauna, Lesochek, la base de protección electrónica de comunicaciones Borisoglebsk-2, Zintel y otros, forman ya parte de nuestro equipamiento militar de defensa. Decía el Vicepresidente ruso Dimitri Rogozin (sic) "Los medios de guerra electrónica permiten que nuestras armas inteligentes actúen y que las de nuestros enemigos queden inutilizadas. Esto es algo extremadamente útil". No queremos ningún tipo de guerra, pero para mantener la paz debemos prepararnos para la guerra. Así que los EEUU no la tendrán muy fácil contra nosotros. Empezaron por nuestra embajada, pelea que legalmente ya tienen perdida, y si siguen con sus guaidonadas y tratan de convertir sus amenazas bélicas en realidad se encontrarán una Fuerza Armada Bolivariana preparada para enfrentarlos, junto al pueblo, como un solo hombre.

Desde lejos, los apátridas pitiyanquis son muy valientes. Pero recuerden que si tienen familiares aquí, ellos también llevarán parte de lo que nos desean. No existen balas, bombas, ni misiles sólo matachavistas. Se convertirán en "daños colaterales" que son como los llaman los gringos. Así que no le desees mal a nadie porque la Ley del Péndulo te puede agarrar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3803 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278939.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO