La lección de las madres humildes en la marcha

Asuntos de salud me imposibilitaban participar en las marchas convocadas a objeto de defender la Revolución Bolivariana y la Constitución nacional, de la amenaza planteada por el imperialismo y sus peones dentro del tablero geoestratégico que hoy es nuestro país. Parcialmente restablecido, el sábado 6 de abril hice presencia en una de las tres rutas diseñadas hasta el Palacio de Miraflores.

Por suponer que era la más corta y -en consecuencia-, no atentar en demasía contra el paciente organismo, decidí enrolarme en la marea que partió desde el parque Alí Primera ubicado en la avenida Sucre, Catia. Y vaya, ¡qué experiencia!

No aludiré a la alegría que es habitual es las concentraciones rojas; tampoco al desafío que significa estar durante varias horas bajo un sol inclemente, a la espera de la salida de la caminata y durante el trayecto de la misma, ni a la asistencia masiva de una multitud que con lealtad absoluta responde a una invitación de esa naturaleza en medio de las consecuencias bestiales de estar sin luz y sin agua durante varios días, hechos propiciados por el golpismo absurdo.

Acá deseo rendir homenaje –de corazón pleno-, a aquellas mujeres que con sus hijos e hijas a cuestas hicieron presencia como el que con más comodidad se presentó a la cita patriota. No hubo para ellas pretextos que la obligaran a quedarse en casa.

Arrastrando coches, andaderas y ¡hasta con las y los bebés dormidos sobre sus hombros!, dejaron sus huellas sobre el caliente y duro asfalto que las condujo al destino trazado.

¡Gran lección de dignidad bolivariana y chavista la ofrendada por estas combatientes de la vida!

La humildad, en todos los casos apreciados, fue tan evidente que "¿por qué marchan?", llevó a algunos a preguntarse. "Porque ahora sí tienen motivos para hacerlo. Ellas saben que deben sumarse a esta lucha de todos y todas. Saben que bajo un régimen bajo control de la derecha y el neoliberalismo, perderían todas los espacios que la Revolución ha conquistado para ellas", respondí en su momento, finalizada la jornada.

La lección de estas mujeres –que hasta almuerzo llevaron para alimentar a las crías en pleno combate cívico-, es una invitación a quienes lanzan la toalla y colocan en entredicho su compromiso con la construcción necesaria de una nueva realidad como nación, por mucho menos penurias que las suyas.

¡Chávez vive…la lucha sigue!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 441 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277727.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO