¿Masacre en la frontera?

El círculo se cierra, la operación tenaza está preparada. En un artículo que publiqué en Aporrea.org y en redes digitales el 10 de septiembre del año pasado, negaba la inminencia de una intervención militar en Venezuela ("¿Intervención militar en Venezuela? ¡No por ahora!"), sin embargo lo cerré acotando: "Como me gusta decir, en política no hay nada escrito, así que cuando planteamos la improbabilidad inmediata de una intervención armada en Venezuela, nos referimos al escenario que prevalece hoy… Pero de todas formas, de cualquier malla sale un ratón, así que hacemos bien en dormir con un ojo abierto y otro cerrado, pero es casi seguro que este año pasemos una Navidad en sana paz ¿Y después? ¡Vamos a ver pa’ ver!". Pues bien, tuve razón, pero el escenario ha cambiado y ahora, dolorosamente, tengo el barrunto de que tal intervención armada imperialista está cada vez más cerca.

Dos hechos se suman a las consideraciones que adelanté en mi artículo del 13 de febrero pasado, publicado igualmente en el portal Aporrea y en otros como Costa del Sol y ALBAinformazione, y además en redes digitales ("Allá por la frontera"). Se ha establecido un nuevo "centro de acopio de la ayuda humanitaria" en Curazao, uno de los filones de la "operación tenazas". Lo otro es que parece estar armado el detonante de lo que podría devenir en una masacre que sería el justificativo para la acción armada: el multimillonario británico Sir Richard Branson ha promovido un concierto en la frontera de Colombia con Venezuela, al ladito del paso de Puente Tienditas, a solicitud de Iván Duque y Juan Guaidó, con la supuesta intención de presionar al gobierno del presidente Nicolás Maduro para que permita el ingreso de "ayuda humanitaria". El concierto se realizará el 22 de febrero -la víspera del "sí o sí" del anunciado ingreso de tal "ayuda"- y se ha confirmado la presencia de una pléyade de millonarios forjados en los terrenos de la publicidad farandulera: Ricardo Montaner, Alejandro Sanz, Carlos Vives, Luis Fonsi, Fonseca, Juanes, Nacho, Mau y Ricky, Anitta y Rudy Mancuso. Se habla de que estarán otros, como Juan Luis Guerra.

El concierto de los traidores está programado a las 3 de la tarde. A esa hora es la cita, lo que hace suponer que empezaría no antes de las 5 y se prolongaría hasta altas horas de la noche, dada la cantidad de participantes. No dude nadie que entre los asistentes habrá infiltrados, probablemente paramilitares y soldados y/o efectivos de seguridad colombianos ataviados de civil y confundidos en la multitud, seguramente armados ¿Acaso se hará el intento de provocar la formación de un escudo humano para tratar de forzar la entrada de la "ayuda humanitaria"? En ese caso, es claro que la FANB no permitiría la entrada forzada de nadie a nuestro territorio. No importa si se usa métodos disuasivos de represión, los infiltrados se encargarán de poner los muertos. Imagínese el lector: un concierto de "paz y amor", "caritativo", "solidario", transmitido a millones en directo por TV y redes digitales, y reprimido a sangre y fuego por una "dictadura brutal" que impide que llegue ayuda a su pueblo. No puede haber mejor pretexto para actuar por las armas ¡Remember el 11 de abril de 1992! Aquello sería un juego de niños comparado con esto.

Por supuesto, no estamos diciendo que es lo que fatalmente va a suceder, pero quien fue picado de culebra, al ver bejuco se espanta, como decimos en Venezuela.

Pero no es todo. Otros elementos concurren a nuestras sospechas. En un artículo publicado en el diario Washington Examiner firmado por Tom Rogan, experto en temas militares, el periodista asegura que Estados Unidos ha desplegado dos de sus portaaviones hacia puertos estratégicos desde donde podrían alcanzar aguas caribeñas en una semana: "Los buques de la Armada de los EEUU que operan actualmente desde su puerto de origen en San Diego, en el Pacífico oriental, se encuentran a 5-7 días de navegación de aguas colombianas ubicadas a poco más de 400 millas de la frontera con Venezuela, dentro del rango de fácil alcance de la artillería aérea". Entre los navíos preparados están el portaaviones USS Theodore Roosevelt y el navío de desembarco anfibio USS Boxer, que lleva a bordo la 11° Unidad Expedicionaria de Marines (MEU), una de las siete MEU con las que cuenta el ejército de Estados Unidos. Esta unidad de marines tiene aproximadamente 2.000 hombres (un batallón de infantería) y cuenta, entre otros equipamientos, con un pelotón de tanques, helicópteros de ataque y transporte, y el apoyo de aviones de combate (Cazas Harrier y/o F-35). Afirma Rogan que "El propósito expreso de una MEU es ofrecer una rápida capacidad de despliegue militar… exactamente el tipo de unidad militar que encajaría en misiones de defensa de intereses colombianos y estadounidense a lo largo de la frontera con Venezuela", y agrega que "Por si fuera poco, el portaaviones USS Abraham Lincoln está ‘casualmente’ en las costas de Florida ejecutando ejercicios militares de rutina, pero podría ser llamado en caso de necesidad y trasladarse al puerto de Cartagena en cuestión de días". Cabe recordar que hace apenas unas semanas el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur, visitó Colombia, Brasil y Curazao, territorios fronterizos con Venezuela, donde se han instalado o se instalarán puestos de recepción de "ayuda humanitaria".

Pero aun hay más. Mediante una declaración pública, la Cancillería de Cuba denunció que "entre el 6 y el 10 de febrero de 2019, se han realizado vuelos de aviones de transporte militar hacia el Aeropuerto Rafael Miranda de Puerto Rico, la Base Aérea de San Isidro, en República Dominicana y hacia otras islas del Caribe estratégicamente ubicadas". El movimiento de tropas estadounidenses se suma al de la Marina Real británica, que se encuentra apostado en la isla de Curazao, a 80 kilómetros de las costas de Venezuela.

¿Es el concierto de los traidores la ocasión del falso positivo que prevé el revolucionario Freddy Bernal, protector del fronterizo estado Táchira? ¿Toda esa movilización de recursos, tropas, armamento y payasos que animarán el circo es solo para hacer bulla? Esto último cuesta creerlo.

Cierro con el texto de un mensaje de Wathsapp que envié a los grupos en que participo: "Se está cerrando la operación tenazas sobre Venezuela, foco principal del conflicto geopolítico mundial. Creo, y lo digo con dolor y deseando con toda mi alma equivocarme, que se aproxima la intervención armada contra nuestra Patria. A prepararnos mentalmente para el dolor de la guerra, para la guerra popular prolongada, para la resistencia, para la definición individual y colectiva, Que Dios nos bendiga a todos ¡Luchar hasta vencer!"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5197 veces.



Néstor Francia


Visite el perfil de Néstor Francia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276008.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO