Algunas dudas y reflexiones que surgen a raíz de la "jugada" de puntuales "intelectuales" en "defensa de la Constitución y contra un derramamiento de sangre"

Explicólogos despolarizados: ¡No en nombre de nuestro pueblo bolivariano!

Estas palabras que me brotan y que ofrendo en ánimo de alertado grito de vergüenza sólo pretenden tomar partido, salir del carril de la "obediencia debida" y "cimarronear" la desalmada "jugada" que unos reconocidos connacionales trabajadores del intelecto nuevamente acaban de hacer ante una de las más terribles e inminentes amenazas de guerra imperial promovida por los Estados Unidos hacia la patria de Bolívar.

Yo debo acotar que como habitante de la ciudad puerto Maracaibo sin duda en los tiempos de la insurgencia del chavismo como fuerza cultural (finales del siglo XX) leí y logré topar con intelectuales a los que, a raíz de su última "osadía", ahora desconozco con toda la fuerza que impone la dignidad y la honrosa adhesión que la vida me ha ofrendado al hacerme entender como parte del pueblo chavista, bolivariano y venezolano.

En algún momento de ingenuidades y noblezas, tal vez por demasía hormonal aún no plenamente resueltas, creí ver en los textos y fraseos de estos intelectuales senda para la praxis libertaria sin embargo lo vivido en carne propia producto del asedio incesante, la cotidianidad de agresión contra el proyecto histórico en el que participo genera en el soma y el alma callos ante los cuales ya no es "tragable" la mampara oportunista, mediática y evidentemente subsidiada que ejercen estos "decoloniales – coloniales" al decir del investigador Ramón Grosfoguel, estos "francotiradores venidos a menos" al autoproclamarse como voceros del pueblo y sus necesidades más sentidas.

En lo sucesivo no destilaré bilis y sí mi sentido, mi sentipensante razonamiento sobre las caducas poses de esnobismo que, en el caso de estos intelectuales, sólo pretenden encubrir su distanciamiento con el proyecto revolucionario y para ello se asumen "bisagras", intermediarios y "defensores" de una Constitución que a todas luces no han entendido en su plena y cabal totalidad.

Lo que se trata acá no es de arrimar leña verde y juzgar cual inquisidor actitudes "de huida hacia adelante" cuando se espera de las y los venezolanos la sensatez para no caer en las seducciones y las farsalias que a diario irrumpen como lluvia y que desatan la guerra psicológica más brutal de la que se tenga conocimiento.

En ese sentido creo que estos intelectuales, ya desgastados y mal posicionados en su denuncia del Arco Minero del Orinoco, huérfanos de un auditorio que a lo interno de Venezuela legitimara sus acciones y labores agendadas en clave de ONG, fueron obligados a sentar una posición contraria frente a la Revolución Bolivariana toda vez que sus financistas internacionales les estarían sin duda cobrando el subsidio y movilidad por el orbe con lineamientos non santos o "jalones de oreja" muchas veces no tan sutiles.

El problema, a mi juicio, no es respaldar la Revolución Bolivariana, con sus particulares aciertos y tropiezos propios de todo proyecto político de factura humana, sino la descarada manera con la que en su momento clímax lucraron epistémicamente con tanto escrito, desde tanta explicología y geo-referenciación llegando a ser los voceros de nuestro acontecer macondiano, haciendo uso de las carismáticas intervenciones del "zambo Chávez" en la escena política mundial. En lo personal el problema radica en la osadía, en la desvergonzada insistencia, casi de berrinche sifrino, de salir a la palestra pública como voceros del pueblo a amplificar la confusión en los momentos más álgidos, de mayor duelo y esquirla en la más reciente historia contemporánea de Venezuela: Año 2017 con las terribles y fascistas "guarimbas" a nivel nacional y su zafra de muertos, heridos y desmanes en la infraestructura pública y, ahora, a principios del año 2019 ante la amenaza inminente de la ultraderecha venezolana, los intentos continuados de golpe de estado y la hartera garra del imperialismo yanqui).

No es casual por tanto que este puntual grupo de explicólogos activen la denuncia contra el Presidente Maduro y el gobierno que constitucionalmente preside: Irrumpen con pose de objetividad y "asepsia", propia de los que quieren ser semióticamente entendidos como distanciados de todo, como "despolarizados", no vayan a confundirles "tirios y troyanos" en su esfuerzo racional de "pensar por el pueblo" y saber proponer lo que mejor conviene al país que hace rato está teorizado en sus manuales de perfecta e impoluta vía al post extractivismo.

Develado su patético patrón insisten peligrosamente desde una arrogancia académica (perdón por la redundancia) en el diagnóstico reaccionario, ornamentado de apocalipsis y obviamente desesperanzados del proyecto revolucionario en Venezuela. Redactan un manifiesto, religan despolarizados, embaucados, similares del continente (únicamente para crear la sensación de bloque de la razón, de faros luminosos capaces de explicar todo cuanto acontece) para en una laberíntica espacialidad de espejos reflejar destellos de sus egos disciplinares, donde destaca inmensamente la ausencia de poblada, de organizaciones comunitarias y sí sobreabunda la inflamable complementariedad con la ultraderecha venezolana haciendo, much@s de ell@s con plena conciencia, de brazo académico de la cultura bélica del imperio.

¿En nombre de qué o quiénes se autoerigen defensores de qué constitución venezolana? ¿Será la constitución del año 1961 donde la democracia era aún representativa? ¿Por qué luego de saberse los vericuetos y latencias más hondas del proyecto bolivariano y ser sus explicólogos en Venezuela y allende las fronteras desconocen el protagonismo, la pluralidad y la participación de miles de actantes sociales, culturales, económicos que han insurgido a 20 años de revolución bolivariana? Siguen cosificándonos, siguen objetivando nuestras angustias y nuestras alegrías y en razón vacua de ello se van derechitos, nariceados a hablar con un pseudo líder (prefabricado como ninguno en la escena política mundial) del más fascista partido político "Voluntad Popular" que haya conocido Venezuela.

Obviaron con toda la alevosía el desacato de esa Asamblea Nacional y prestaron mucha atención al tinglado montado por la mediática internacional contraria al gobierno y al pueblo venezolano para legitimar a un pro-imperialista parido por los "pensadores" de Washington y Bogotá que hace tres semanas era un perfecto desconocido. Y entonces: ¿Dónde el olfato que todo conocedor de la colonialidad del saber, todo instruido y explicólogo que se precie de mínimamente bueno en esas lides debe tener para detectar el tufo de muerte del imperialismo?


¿Acaso resulta difícil calmar su sed de farándula política mesiánica, el posicionamiento de su primordio de organización en nada consolidada, para pasar al menos como escritores de buenas obras, buenas "mentes sin cuerpo" al estadío dignificante donde sean capaces íntegramente de "caminar la palabra" y de "sudar la camiseta" y finalmente "tomar partido" en defensa del proyecto histórico de los pobres venezolanos en orgánico envión de autodeterminación y libertario?

Les veo sus pieles tan carentes de melanina, tan blanqueados de mente, tan parecidos a la ponderación occidentalizada, políticamente correcta, de narrativa quirúrgica donde refulge una ¿crítica al eurocentrismo y hasta al patriarcado? de pura pose, de pura bulla. Sé que no solamente lo he visto yo.

Es una historia ya repetida que ha costado sueños, muertos y que de no ser atajada en contundente esfuerzo podrá fraguar como aval para que personas de otras latitudes, al no tener (dada la farsalia que sobreabunda) la minuciosa información, el detalle necesario sobre la compleja realidad en Venezuela opten por frustrar sus afectos hacia la Revolución Bolivariana, su fuerza constituyente (no siempre sinónimo del poder constituido) y sus horizontes de construcción colectiva nuestramericana.

No en nuestro nombre permitiremos que explicólogos arrimen su latencia al festín de las hienas que en clave hedionda de virtualidad y de macabro "reality tv" propician la repartición de la empresa estatal petrolera venezolana, el congelamiento de las cuentas del Estado venezolano en el exterior, el acoso incesante a las importaciones de alimentos y medicinas para paliar la agravada situación a la que nos llevaron los ostrones y mafiosos actores de Consecomercio, Fedecámaras y Empresas Polar.

Muy parecido, idéntico diríase a puntuales anarquistas del país es la derechosa actitud de est@s explicólog@s de hacer críticas al Gobierno y a la Revolución, hablando en nombre del pueblo eso sí, sin siquiera arrimar crítica alguna a los que desde las sombras inducen hiperinflación y re-colonizan (como ya se ha demostrado altamente) la economía para hacerla añicos con la subsiguiente afección a la dimensión humana. Se cuidan mucho de desentonar en el coro de plañideros desesperanzados.

Yo no seré convidado de piedra ni testigo ocular de los desatinos, terribles, patéticos y muy develadores dado lo grave de su berrinche disfrazado de "banderas de paz en defensa de la Constitución". No olvidemos que estos sesudos analistas, a escasos años de este hoy tan turbulento, en tiempos de Chávez, lograron publicar sus libros y tuvieron acceso a instancias decisorias y, ahora, develados en su diestra desnudez han revelado el tufo clasista y racista donde ni el pueblo venezolano, diverso y consciente, ni su expresión racializada tienen cabida salvo como dato manipulado, como significante vacío, como duelo a ser geo-referenciado y exhibido en mapas cual vitrina de exotismo tropical en las templadas latitudes de la Europa que todo lo ha de legitimar.

Terminaron pues siendo los y las sujetos opresores, soberbios y verticales que denunciaron en sus textos cuando simulaban ser descoloniales y "chavistas". Privilegiados ayer y viudos de esos privilegios hoy, deambulan como zombis en la calle donde es dignificante resolverse en multitud, donde es vital caminar la palabra.

Esta gente, con responsabilidad lo digo, es perifoneadora, explicólogos de vocación con praxis política liberal aburguesada cuyo horizonte ontológico está signado por la individualidad y la canibalía y esto los ha puesto una y otra vez a desconocer, como decíamos, al presidente Nicolás Maduro en los picos de tensión bélica y exacerbada violencia so pretexto de que el "chofer autobusero" se ha convertido, según su sesudo análisis superestructural, en corruptor del legado de Hugo Chávez. ¡¡¡Parece reduccionismo pero créanme que no lo es!!!

Tanto que teclearon y que escribieron sobre el "extractivismo" y cómo la Revolución Bolivariana mantenía un enfoque de avance en nada ecosocialista para, en un inmenso homenaje al patetismo y a la desvergüenza, venir a sentarse (y legitimar) al pelele de Guaidó quien propuso y aupó (junto con su fachoso partido Voluntad Popular) el embargo de la empresa petrolera venezolana CITGO en Estados Unidos.

¿Será que con estas acciones estos intelectuales descoloniales colonizados esperan tributar a escenarios de post extractivismo, de plenitud de garantías para las grandes mayorías del país?

A mi entender, este acercamiento que han tenido con lo peor y más criminal de la partidocracia venezolana, so pretexto de que el tal Guaidó es el que estaría asumiendo la jefatura legislativa, les "raya" y bien feo y por eso es vital relatarlo para que la peste de la desmemoria (grandiosamente descrita por Gabriel García Márquez) no siga haciendo estragos ni nos legue 100 años más de soledad y tierra arrasada (como Irak, como Siria , como el Chile de Allende por sólo nombrar tres terribles y muy dolorosas experiencias de oprobio imperial) sólo porque a un@s explicólog@s se les dio por hablar en nuestro nombre para promover una agenda ya predigerida y prefabricada en la Unión Europea que desconoce ex profeso lo que como pueblo constituyente nos dimos en el año 1999 (elecciones a mitad del período de cargo público) pretendiendo imponer, pues ellos están abrazados a la razón, la aberrante idea de "elecciones libres" (¿?)

Las firmas de intelectuales de otras latitudes deberán defenderlas sus propios firmantes. Esa rúbrica saldrá costosa y terminará siendo fotografía del peor de los momentos de una izquierda a la que Chávez les quedó y quedará grande así como el pueblo chavista, constituyente y defensor de sus logros aún en las más duras situaciones.

Mientras redacto esto veo al pueblo venezolano, ese bravo pueblo afectado por el asedio imperial y la calculada alevosía de los simpatizantes de la oposición neofascista venezolana, acudir voluntaria, participativa y democráticamente a firmar su respaldo a la patria y en contra de las garras imperiales de Estados Unidos sobre Venezuela.

Seguramente estos sesudos analistas que he descrito confundirán esto acomodaticiamente diciendo que este "pueblo que no merece" está siendo tutelado y nuevamente estará dándole alas al régimen del "madurismo": Nuevamente se confunden, nuevamente es ya evidente su desconexión con lo popular y lo telúrico constituyente de la matria bolivariana al confundir anti imperialismo con respaldo al presidente Maduro. Queriendo mantener una torpe asepsia terminaron empantanados de la peor melaza ególatra y egoísta (modernos diríase)

Acuden a mí dos preguntas finales, a propósito de dudas razonables y muy sentidas que tengo:

  1. ¿Será que la intelectualidad auto proclamada defensora de la Constitución firmará en contra de la agresión imperial #UsaHandsOffVzla o sólo firman soliloquios de "gente decente, ponderada e inteligente post – extractivista?
  2. ¿Será que en sus cálculos vale más un intelectual decente y bien ponderadito (de esos descoloniales colonizados "progre") que la poblada que respalda al "brutal rrrrrrrégimen madurista"?

Ante esta última inquietud no queda más que el símil ya vivido en tiempos de universitario cuando ante las elecciones universitarias el voto de un docente "vale más" que el de cuarenta (40) estudiantes universitarios dejando por fuera a empleados administrativos y obreros. ¿Este dato es para pensárselo no?

Ante la acomodaticia categoría de despolarizados, de autoproclamados pensadores en defensa de la Constitución (¿?) ya hace rato cansan con sus camaleónicos procederes de híbrido que no termina de develar su distanciamiento con la fuerza constituyente que respalda un gobierno asediado desde sus duros comienzos luego de la muerte física de Hugo Chávez.

¿Qué no se les dió, qué perdieron, qué proyectan desde una soberbia inflamada que ha sido capaz de tirar por la borda lo mejor de sus años de intelectuales para derivar en esta berrinchuda pose de sifrino acobardado por el tic tac inminente del hegemón yanqui?

En la calle, en la acera de las complejas circunstancias cotidianas no se vale la farsalia y la duda fútil cuando es menester tomar partido por un proyecto histórico que demostró sin duda la viabilidad gozosa, plena del mundo posible no sin contradicciones pero sí con plena esperanza en ristre.

Yo no indagaré más, yo ya compilé testimoniales, referencias, embaucamientos, torpezas y devaneos de muchos de l@s explicólog@s que ahora se abrazan al neofascismo de Voluntad Popular so pretexto de ser ecuánimes y esperar que Maduro ahora les dé una cita y les escuche.

Este tiempo revelador nos hace ver tantas cosas si sabemos poner en justa dimensión, si ensanchamos los poros y atendemos lo que históricamente ha representado la cobardía, el lucro academicista y el extractivismo epistémico como praxis política donde se habla por todas las mayorías (objetivando y cosificando esas mayorías, esas totalidades claro está) pero desde la agenda de las ONG´s que imponen el enfoque de las minorías de otros lares, otros locus ajenos a nos – otr@s.

¡Que el subalterno hable y no hablen por él l@s explicólog@s! Que la democracia participativa y protagónica desplace la elitesca y confortable manía de representar a otr@s, de pensar por otr@s más cuando estamos conscientes l@s que entendemos lo que se está jugando en estos tiempos de mayor voracidad y hambre de elementos naturales (bursatilizándolos, mutándolos a mercancías en lógica irracional de valor de cambio de poquísimos) por parte del imperio estadounidense en su fase más desquiciada y más letal.

Saberles y no tolerarles ni una acción más en nombre del pueblo que somos y que al parecer ustedes explicólog@s que me leéis no terminan de asumir será desafío que asumiré sin descanso; denunciarles será nuestro grito para que quede huella, signo de que somos ya otr@s l@s que estamos en capacidad de sumar nuestra defensa y opción de vida más allá de desencantados, frustrados y "deslegitimados seres de la izquierda latinoamericana" que no parece estar a la altura de sus escritos más inspirados y altamente desconectados de la praxis solidaria hacia los pueblos y sus maravillas.

*Ecomilitante venezolano. Docente investigador de la agroecología. Coordinador PFG Agroecología Universidad Bolivariana de Venezuela - Eje Geopolítico Regional Cacique Guaicaipuro, Caracas, Venezuela. Miembro del Colectivo La Mancha.

Para más información sobre lo que he comentado sugiero revisar el siguiente material audiovisual (23 min.) generado por el investigador descolonial puertorriqueño y aliado del proyecto revolucionario Ramón Grosfoguel:


https://www.youtube.com/watch?v=3MyL0ftHlbk



Esta nota ha sido leída aproximadamente 305 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275772.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO