Con las manos manchadas de sangre

Sr. Maduro, me envuelve y me empuja una soberbia energía y le dejo un mensaje a nombre de millones de corazones iracundos, un simple recado: ¡Queremos que se vaya!

Ya es más que suficiente. Estamos hartos de su maldad, de sus abusos, de su cinismo, de sus humillaciones y sepa qué de sus "errores" todos estamos revestidos. Exigimos que se nos devuelva la Venezuela que nos dejaron nuestros padres, donde el pueblo vivía en paz, armonía y libertad.

Usted, Sr. Maduro, y su pequeño ejército de ladrones, envolvió a Venezuela en una burbuja de falsedades, engaños y corrupción, y realmente cree tener el control de nuestras vidas; que nos conformamos a vivir como los cubanos y que estamos doblegados y arrodillados. ¡Usted se equivocó! Le mostraremos que se equivocó. Por cierto, no se olvide del 6D del 2015 ya que eso fue el preaviso que le dio un pueblo que ya se sentía agraviado y estafado; ante esto, su actitud y su proceder profundizó aún más esos sentimientos.

Durante largos años, demasiados años, hubo un océano de lágrimas, de voces suplicantes, tímidos gritos demandando libertad y muchísima indiferencia…, pero cuando usted y sus mercenarios del TSJ usurparon las funciones de la Asamblea Nacional descaradamente violaron la Constitución. El hecho de haber, fraudulentamente, convocado y falseado su reelección y de haber asumido el cargo de presidente de la República, usurpando abiertamente un cargo que no le corresponde, usted dio el puntapié inicial a su propio final.

Usted Sr. Maduro se confundió y pensó que somos mansos corderos, fáciles de manipular, pero el pueblo venezolano puede que sea manso pero no es pendejo, es tolerante pero no estúpido. Ahora ya no son tímidos gritos, ni suplicas, es el poderoso rugir de un pueblo que se escucha por doquier y aunque se haga el sordo, aunque diga lo que diga, aunque quiera taparlo con diez "cadenas" diarias, usted escuchará al pueblo rugir hasta en sus sueños… y al despertar continuará escuchándolo.

¿De qué, para quién y para qué ha servido su gobierno? ¿Qué tenemos hoy? Hoy tenemos un pueblo golpeado, agredido, salpicado de su soez y violento lenguaje; tenemos a la vista sus groseros intentos de dividirnos y enfrentarnos, pero el pueblo no está dividido, está unido y como un solo hombre se enfrentará a usted y a sus mercenarios.

Usted y Chávez pretendieron distorsionar y desaparecer la esencia del venezolano, pero fracasaron. Aquí, Sr. Maduro, el venezolano quiere ser venezolano, no quiere ser cubano, no quiere ser lo que usted y sus canallas quieren que seamos.

Tanto hablar de patria y anti patria, de Bolívar y su sueño... ¿Acaso eso nos convirtió en un mejor país? ¿Dónde están los resultados de los miles de acuerdos firmados, de las miles de cadenas que pretendieron convencernos de sus mentiras y falsedades, de los cientos de viajes que se hicieron alrededor del mundo, del dinero que fue despilfarrado y robado?

¿Dónde Sr. Maduro, están los resultados? Chávez, usted y su grupo ambicionaron aplastar y arrollar la moral de los que no aceptábamos dócilmente y disentíamos del ensayo político, de esa farsa denominada "Socialismo del Siglo XXI". Quisieron desterrarnos dentro de nuestro propio país, ya que según ustedes, nosotros no somos adversarios ni oponentes, somos el enemigo; ni siquiera consideran que somos ciudadanos con derechos, sino unos parias en nuestro propio país o como decía su mentor Fidel Castro, unos "gusanos". Aún retumban en mis oídos las palabras del arquitecto que diseñó y edificó este desastre, cuando Chávez dijo: "a mis enemigos ni agua"… Pero vemos, sabemos y sentimos, a diario, los resultados de su épica contribución como gobernante quien ha demostrado que no le importa ni le interesa la vida de los venezolanos. Una inflación asfixiante, insuficiencia de alimentos, muertes por falta de medicamentos, inseguridad, injusticia, detenciones arbitrarias, persecuciones por disentir, irrespeto a la Constitución; eliminación sistemática de la democracia y ahora aspiran abolir todo vestigio de nuestra Libertad.

Qué ironía Sr. Maduro, ¿será que usted no lo ve, no lo entiende o pretende no aceptarlo? Todo el país está claro, el mundo ya no tiene dudas; usted quedó más desnudo que aquel muchacho indefenso que se subió a una tanqueta, desnudo, marcado con los perdigones de la paz disparados por los esbirros de la revolución; sí, un solo muchacho desnudo que se enfrentó con valentía, en 2017, a sus mercenarios mientras usted como un cobarde se escondía detrás de los fusiles de los militares. Usted es una vergüenza!

¿No cree que ya es tiempo de admitir que el resultado de su Presidencia ha sido menos que mediocre, insignificante e inútil. Ya robaron bastante y es tiempo de irse. Jugó con el presente, con la vida y con el porvenir de todos los venezolanos y es hora que entienda que va a tener que respetar la voluntad de las mayorías y que deje el país tranquilo ya que nosotros sí sabemos cómo llevar al país al Siglo XXI, sin necesidad de estar enlodados en ese esperpento, inventado por Chávez, llamado "Socialismo del siglo XXI".

Hoy trato de encontrar respuestas a mis interrogantes y no las consigo; nadie las consigue… Las únicas respuestas las veo en los resultados de una gestión vulgar, ineficiente y colmada de maldad contra todos los ciudadanos a menos que pertenezcan a la "nomenklatura". La única respuesta es: usted se tiene que ir!

Ya cansados de cargar con tantas injusticias, de escuchar tantas mentiras, de sufrir viviendo una existencia miserable, mientras que usted Sr. Maduro y su pequeña tribu de bárbaros viven como reyes, desvalijando a nuestro país y robando nuestras riquezas; los hijos del calvario trepan sobre su barbarie y dejan escuchar sus gritos en las calles, en el silencio de la noche, en las paredes, sobre la misma sangre que se derramó y que se sigue derramando en defensa de nuestra patria. Sus palabras huecas, sus incoherencias, esa frases sin contenido tantas veces repetidas, son repudiadas y rechazadas. Y mientras tanto, de su lado, están capitulando la venganza con brutalidad y saña; pero no se equivoque, nuestras voces no se callarán y así la historia ya comenzó a entrevistarlas.

En su mundo de antivalores, que está presente en el hedor de su gestión, ha dejado como secuela un nauseabundo grupo de ladrones y facinerosos, que invadió el aire puro que antes respirábamos. Como Jefe de Estado ha irrespetado e insultado a Venezuela nombrando ladrones, narcotraficantes y violadores de DDHH, como Ministros y Generales; una afrenta imperdonable. Limpie la mugre que dejo regada, la misma que tiene la pestilencia de sus vísceras yéndose del país y deje que vivamos nuestras vidas. No lo necesitamos a usted y nadie que sea decente lo quiere gobernando.

¿De qué sirvió su propaganda anti imperialista y anti colonialista cuando a cambio entregó nuestro país, en bandeja de plata, a los Castro? Sí, los mismos hermanos Castro, unos dictadores parasitarios, que pretendieron quedarse con nuestro país y nuestro petróleo hace un poco más de 50 años. ¿Tenemos que olvidarnos de Machurucuto, el intento de invasión, la temprana alerta de una traición? Chávez y usted la volvieron realidad… traicionaron a Venezuela. Sí, traicionaron a Venezuela y le entregaron el mando de nuestro país a Cuba. No conforme con eso, también entregaron el Esequibo, reclamo que fue ratificado en 1966 como nuestro territorio; entregado por Chávez para complacer a Castro. El daño que ustedes causaron resulta inconcebible! Una traición imperdonable… por esto Sr. Maduro, usted será juzgado como agente extranjero y la historia va a señalar a Chávez, no como Jefe de Estado, será señalado como el verdugo y traidor que accedió a la rendición de su país sin que le disparasen una sola bala! Sus acciones, Sr. Maduro y las de Chávez nos enseñaron el verdadero significado de "traición a la patria".

Sr. Maduro, durante años, día tras día, engañó a sus seguidores con un falso y permanente discurso de una "guerra económica", de invasiones de los "Marines" que venían del "Imperio" y mientras tanto… usted, solapadamente y como siempre a escondidas, regaló, al "Imperio" $500.000 (Quinientos Mil Dólares) para que los "malvados Imperialistas Yanquis" celebrasen con una fiesta a su flamante presidente, el Sr. Trump. ¡¡Qué cinismo!!

Asquerosamente usted se ufanó de haber comido como un cerdo, en un restaurant en Turquía; un autentico magnate… mientras los venezolanos, a diario, hurgan la basura para encontrar algo que comer. Usted es un cínico y adolece de moral!

No somos libres, pero lo seremos pronto y le cobraremos con creces todo lo que nos ha quitado y lo que nos ha hecho.

La decencia, fuerza y determinación de este noble pueblo es y será noticia en el mundo; se yergue altiva para llenar el hondo hueco de injusticias, persecuciones, muertes y traiciones que usted y Chávez dejaron. La fuerza de este pueblo, es el agua que fecunda del alma; la respuesta a cada muerte, a cada herido, a cada lágrima, a cada atropello.

Todo esto quedará plasmado como una patética anécdota histórica…, como otro de los personajes que fueron obligados por su pueblo a dejar el poder, con las manos manchadas de sangre.

norisroberts@icloud.com

© Noris Roberts (feb. 2019)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 356 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275749.htmlCd0NV CAC = Y co = US