Carta de un abuelo al niño Jesús

Mi querido niño, no se si tu me conoces, creo que sí, pues tu lo sabes todo, desde cuantos granos de arena hay en las playas y aguas de los mares, hasta cuantas son las estrellas de los cielos y las conoces por sus nombres una a una.. Hoy te escribo mi cartica navideña, a pesar de tantos años que han pasado desde la primera carta y el tiempo que ha pasado que no te escribo, hoy lo hago impulsado por esa misteriosa fe que siempre he guardado en mi alma, la que me enseño mi madre que me impulsa a hablarte, rezar el padre nuestro y escribirte en mis momentos más difíciles.

Tu estas tranquilo en tu cielo azul, el de tu padre. Tienes derecho luego de tanto sufrir por nosotros en esta Tierra llena de pecadores y mortales imperfectos.

Mi querido niño, eres perdonador, me lo enseño la vida y lo aprendí en la Biblia, tu libro sagrado, por eso hoy te suplico que me perdones mis pecados del alma y de hombre mortal, mi vida hoy te repito es triste y solitaria, tu lo sabes, sólo te tengo a ti de compañero, como amigo inmortal y consuelo a mis llantos y pesares.

Hoy vísperas de Navidad del año 2018, te escribo mi cartica navideña, llena de ilusiones, ya que presiento que quizá sea la ultima que te escriba, antes de visitar tu casa, donde espero guardes un cuarto para mi.

Mi carta hoy está llena y rebozada de ilusiones. Primero te pido salud, felicidad y amor, y que más que tu amistad amorosa, que ya se la tengo, junto con tus milagros regalados a mi en el pasado, gracias te doy por tus consejos y amable compañía en mis momentos más tristes y comprometidos de mi vida terrenal.

Cuando vengas en esta Navidad a bendecir a los niños buenos que se acercan a ti, te espero en mi humilde hogar, en medio de mis sueños entres de mi alma secreta, quisiera pedirte que me trajeras: unos lentes ahumados para mis ojos ya cansados por los años y la vejez del tiempo, y aparte para entretenerme en mi pequeño taller arreglando mis coroticos, necesito un medidor analógico, de esos con una aguja, para medir resistencias, voltajes y corrientes continuas y alternas en los circuitos de mis chunches, ya van dos regalos, -no quiero abusar-, pero me falta algo, le estoy pidiendo a mi mente que se acuerde, pero los años me la han tornado olvidadiza, tu lo sabes querido niño, me cuesta ya recordar y traer al presente mis recuerdos pasados.¡Si ya se! un celular inteligente, aparte caramelos, chocolates y melcochas, en una bolsa con adornadas serpentinas y papelillos de colores ah que ricos son los caramelitos de miel amarilla como el Sol.

Para mi patria te pido querido Niño, toda la felicidad, salud, alegría y la paz que nos puedas traer. Que los malucos sean buenos y les saques los demonios como antes lo hiciste cuando vivías en Nazaret, y trae además un montón de de Paz y amor.

Perdona por mi parte, a todos los que sin saberlo me causaron gran tristeza, soledad infinita y sufrimientos, y se marcharon a tierras lejanas, dejando mi corazón llorando, y mis ojos llenos de lágrimas y mi corazón lleno de una soledad inconsolable.

Te pido y suplico los perdones divino niño.

Amis hijos y mis nietos, regalarles todas tus bendiciones que puedas, llenalos de felicidad y salud, protégelos siempre de todo mal, si te sobra, déjales también de regalo un poco de mis pasados recuerdos, que por medio de ti Divino Niño les mando hoy contigo en esta carta vísperas de Navidad, deseo me regales de vuelta, para este abuelo ya en edad dorada y solitario que te escribe a tu cielo azul, concedeme tu perdón a mis errores y pecados traeme un poco de compañía y felicidad y bendíceme y llename de amor y de perdón para dar y regalar en vísperas de esta Navidad de paz y amor del año 2018 de mi vida desde mi patria querida Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1144 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor