Angustia en Dolor Mayor

Ser gobierno sigue siendo buen negocio, pero un negocio contra reloj, siempre con el tiempo en contra y los días contados.

"De aquí a pocos días me partiré al gobierno a donde voy con grandísimo deseo de hacer dineros, porque me han dicho que todos los gobernadores nuevos van con este mesmo deseo…". Carta de Sancho Panza a su mujer Teresa panza.

Por allá por los 1600 Miguel de Cervantes, a través de sus personajes en la famosa novela "Don Quijote de la Mancha" expresaba de esta manera su protesta hacia los gobernantes que llegaban al gobierno para llenarse los bolsillos ¿Cuánto habrán cambiado las cosas en estos 400 años?? ¿Muy poco?, ¿Nada? ¿Todas las anteriores?...

Es tiempo de elecciones, esta vez para los consejos municipales ¿Cuántos candidatos van a la contienda con una mano en el corazón, soñando con las maravillas que podrán hacer por su comunidad desde el gobierno?

¿Cuántos irán pensando en la comisión o esperanzados en esta?¿Cuantos van puestos a dedo por un partido que sólo necesita fichas que levanten la mano de "los grandes", para aprobar lo que estos ya tienen en sus planes?

Es una lástima ver como se diluyen los sueños y las esperanzas de un pueblo que en 1999 salió amoroso pero agresivo a conquistar el gobierno "para el pueblo y por el pueblo" con el comandante Chávez al frente.

Es una verdadera lástima ver como los vicios que se quisieron combatir siguen frescos, vivitos y coleando en las vísceras del gobierno; y que los candidatos de hoy no tienen mucha diferencia a los candidatos de hace 20 años: candidatos de tarjeta, candidatos de partido.

"Vota Blanco" (Arriba y a la Izquierda), "Vota verde", "Vota Naranja" "Vota por el gallito" eran las consignas de ayer, hoy sólo cambiaron los colores y los nombre: "Vota Rojo" (Arriba y a la Izquierda), "Vota amarillo" "Vota Unidad"; pero los candidatos ocultos hoy como ayer detrás de una tarjeta, ahora electrónica.

La historia política de Venezuela está plagada de fraudes, "el partido" llámese como se llame: "Conservador", "Liberal", "Acción Democrática", "COPEI", "PSUV"; cualquiera de los que han llegado al poder arman una telaraña para mantenerse ahí a costa de lo que sea, sin pensar si realmente están siendo eficientes y en ese afán arman campañas, manipulan voluntades, imponen candidatos comunales, municipales, regionales, nacionales; se caen a cuchillos en sus reuniones intestinas; de todo hacen para consumar su propósito, que no es otro que mantenerse en el poder. Ahora por lo menos el pueblo se salvó de un tumor que estuvo vivo y fuerte desde 1830 hasta 1999: el fraude electoral por robos de votos; pero eso no significa que el proceso sea del todo limpio, ahora en los tiempos modernos roban conciencias.

Es desesperante salir a la calle y ver como el salario mínimo ya no da para comprar un kilo de cebolla, y uno se pregunta ¿Será que Maduro no come? ¿Será que los ministros no comen? ¿Será que los diputados no comen? Será que los gobernadores no comen? Será que los alcaldes no comen? ¿Será que los concejales no comen?; cómo es eso que ninguno de los que están en el alto gobierno salen a proteger a un pueblo que no haya cómo hacer para llevar comida a su casa.

Ah, bueno salen con la mediocre caja CLAP, que es un gigantesco negocio para algunos y que tiene a un pueblo con la barriga llena de lentejas mejicanas.

¿Qué tal si todos los que están en el gobierno se ponen sueldo mínimo y esperan a que les llegue su cajita de lentejas clap, mientras durante todo el mes envían a sus chamos a la escuela o colegio, le compran zapatos y pantalones, pagan transporte, llegan con un pancito a la casa; y, coño si no es mucho pedir, tratan de invitarle al chamo un heladito en el mes…y de paso se toman "manque sea" una guarapita ese mismo mes (porque cerveza no creo).

¿Señores del gobierno cuando se van a enterar que estamos perdiendo la guerra económica? Nos están dando hasta con el tobo.

Sabemos que el ataque es mortal y arrecho, pero ¿Qué hacemos?- Si estamos en una guerra militar y el ejército enemigo nos está volviendo ñoña, como mínimo intentamos cambiando la estrategia y si no sirve el cambio pues entonces cambiamos al estado mayor militar y si tampoco sirve pues, ni modo, cambiaremos al propio comandante en jefe.

Si estamos en un juego de futbol o de Beisbol y el contrario nos está volviendo ñoña, como mínimo cambiemos la estrategia y si no funciona entonces cambiamos fichas de entre los jugadores y si tampoco funciona, pues ni modo, cambiaremos o al mismísimo DT o Coach del equipo.

La vaina está muy jodida, no necesito decirlo y es una lástima que la angustia general esté llegando a una especie de vacío, a unos oídos sordos. Es indescriptible el sentimiento que da el escuchar al presidente invitándonos a comprar oro, para ahorrar parte de las utilidades de fin de año, cuando con ese monto no se compra un pollo.

Vienen tiempos de elecciones municipales y el pueblo se está cansando de llevar palo con la guerra económica.

Presidente si le llegara mi mensaje, por amor de Dios, salve la revolución, que no se pierda en sus manos, que no se pierda en nuestras manos.

Tengo en mi alma una angustia en dolor mayor, tengo un muy mal presentimiento y un frio en el espinazo.

No hay mucho tiempo, ya suenan a los lejos los truenos de la crecida que viene, ya se presiente que se está acumulando un dique rio arriba, y cuando ceda y baje esa furia no habrá como contenerlo, nunca hay como contener un rio desbordado; ya eso lo hemos vivido antes y de esas avalanchas sólo queda el gemido y el crujir de dientes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1232 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: