Antropofogos sociales

La sociedad venezolana, fue una cuyo ejemplo singulariza el comportamiento de solidaridad, corresponsabilidad, laboriosidad, compromiso y sobre todas las cosas, cordialidad y caballerosidad por encima de las críticas generadas a causa de los antecedentes dados del genotipo traídos desde la colonia, ya que, para aquel entonces, el castigo de la corona española era enviar a los peores maleantes a la tierra de las indias, es decir, suelo suramericano dominado por los españoles y su logro fue asesinar y robar a los grupos étnicos por pensar distinto a la cultura europea (Cristina, apostólica romana), no obstante, transcurrieron años y al darse la época de la liberación y/o grito de independencia, pasando de la Gran Colombia, sueño bolivariano y disuelto por el colombiano Francisco de Paula Santander y su socio terrateniente y caudillo el apureño José Antonio Páez en el congreso de Panamá de 1830 manipulado por los EEUU, como herramienta para demoler el sueño del Libertador Simón Bolívar y denominar a dicho bloque regional "La cosiata" trajo como consecuencia la aparición de las (5) cinco naciones (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) sin contar a Panamá.

Esa disolución manifiesta, nos trajo a lo que hoy día somos, "venezolanos" y ello es lo que en las primeras líneas de este artículo se expresan, sin embargo, como lo acontecido en el congreso de Panamá de 1830, la sociedad venezolana se vio afectada por políticas antagónicas al sentimiento libertario, aplicado por parte de los EEUU. Mientras una sociedad busca su propio camino en materia de soberanía, los EUA pretenden implementar su doctrina Monroe "América para los americanos", dicha doctrina es pisotear sus luchas reivindicativas y sociales por una bota imperial a coste de lo que sea, pues, los intereses del gobierno corporativo de los estadounidenses es socavar la soberanía para mantener a sus ciudadanos y llenar sus bolsillos de plusvalía.

Tal es la decisión incisiva de atacar a la sociedad venezolana que hoy día se observa como direccionaron e inocularon conductas contrarias a los valores y principios del gentilicio venezolano, pues, actualmente existe un canibalismo para la obtención de productos, bien sea de primera necesidad, de uso personal, de limpieza, medicinas, partes o autopartes para vehículos entre otras cosas, en donde, las acciones psicológicas de terror han provocados el desabastecimiento para lograr conductas desfavorables a la estabilidad social del venezolano.

Iniciaron un trabajo para destruir a la sociedad venezolana en donde se aplicó acciones parecidas a lo acaecido en la Chile de Allende para observar, ver y padecer colas en los distintos lugares comerciales. Estas son acciones políticas por la toma de decisión de los distintos actores de la vida política nacional contrarias al modelo político venezolano actual, en donde, el sabotaje es imperativo o destructivo al gentilicio venezolano.

El canibalismo es tal, que se ha formado la cultura de ataquen al pueblo por medio de la usura o especulación de los precios utilizando como herramienta la importación y la producción, en primer lugar, cuando se importa se solicitan dólares americanos subsidiados por parte del gobierno venezolano y al colocarlo al mercado, se comercializa a dólar americano terrorista y mentiroso paralelo y en segundo lugar, empresas como "Polar" se sienta con actores del gobierno nacional para tratar cuerdos de precios en donde la producción es la principal categoría para dinamizar la economía del país sin contar la obtención de divisas para colocar los productos en el plato del venezolano y estos, es decir, la corporación ya antes mencionada, coloca precios uno días después a precios totalmente distintos a los conversados y acordados, esto significa un hazme reír de parte del empresariado hacia el gobierno nacional utilizando al pueblo con sus precios por parte de algunos empresarios que al no ver respuesta por parte de las acciones terroristas de los años 2013 y 2017 para derribar al gobierno, ahora ataca al pueblo para causar cólera y un posible desconocimiento del presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

Ahora bien, estas operaciones de guerra económica nacional acompañada de la campaña mediática nacional e internacional junto con el bloqueo financiero promovido por el departamento del estado del gobierno de los EEUU, ha provocado un éxodo al mismo estilo sirio y libio, preparando el terreno a un posible ataque mercenario y no convencional con el apoyo de los gobiernos constitucionales y democráticos vecinos de Colombia, Brasil y Guyana, cuando se hace referencia de constitucional y democrático, es por sus elecciones en donde su pueblo eligió a sus propios gobernantes y que actualmente están causando un ataque sistemático al pueblo venezolano con la única prioridad de arrogarse de los recursos minerales del suelo venezolano.

Estas medidas de ataque han logrado tal canibalismo en donde día a día el aumento de los precios ahora viene direccionado con la manipulación de una moneda sin ningún valor en cualquier parte del mundo e incluso en su país pero en Venezuela ahora está marcando la dinámica económica espacial del suelo patrio venezolano y causando la pérdida de la soberanía, dicha moneda es el peso colombiano, el cual es emitido y comercializado por medio de las casas de cambio ubicadas en toda la frontera colombiana del Norte de Santander junto a las mafias mexi - colombianas traficantes y productores de droga asentadas en territorio colombiano y que necesitan destruir el cono venezolano para deteriorar la estructura social venezolana.

Dicho canibalismo ha causado sufrimiento a la sociedad venezolana, en donde, la obtención de productos de primera necesidad es un calvario, ya que, por medio de empresarios con prestigio nacional e internacional, utilizan el descontrol de los precios a la interna para desconocer al gobierno y repito, causar un movimiento insurreccional parecido al del año 1989 y con ello dar una justificación para una intervención política y militar con apoyo extranjero, pues, desde el punto de vista militar están siendo derrotados.

Para finalizar, el canibalismo causado al pueblo venezolano desde lo político, social, económico y demográfico, es un fenómeno de guerra no convencional de quinta generación en donde se utilizan los medios de comunicación y redes sociales como estrategias para provocar un desconocimiento, descontento y acciones de irreverencia a una parte del pueblo venezolano para como se comentó en líneas anteriores, un movimiento interno de insurrección y de acciones de guerra civil para justificar una intervención política y militar por parte de corporaciones transnacional interesadas de los recursos minerales y naturales venezolanos, es decir, petróleo, oro, coltán, torio, uranio, bauxita, hierro, diamante, agua dulce como recurso mineral y causal de las guerras del futuro, es decir, no es retórica ni retahíla, sino, realidades de la dinámica geopolítica internacional, pues, están destruyendo la cultura de la cordialidad y laboriosidad del venezolano para fomentar los antivalores de la usura y destrucción social para fomentar un estado de secesión en donde se den el surgimiento de tres nuevas repúblicas con la partidura del territorio venezolano y heredero de la capitanía general de 1830.

jash79.jesusalberto@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 544 veces.



Jesús Alberto Sanchez Hernández

Educador. Miembro del equipo PSUV sector universitario.

 jash79.jesusalberto@gmail.com

Visite el perfil de Jesús A. Sanchez H. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús A. Sanchez H.

Jesús A. Sanchez H.

Más artículos de este autor