¿Por qué amo tanto a Venezuela?...

Facundo Cabral nos decía que cuando los años dorados nos arropan en la tercera edad, nos volvemos más nostálgicos, y el corazón nos ordena, como intentando desplazar a nuestra mente…

Será por eso, que cada vez que pienso dedicarle un mamarracho a esta tierra amada, me visita por asalto un nudo en mi garganta, lo que me dificulta escribir sobre ella…

Pero hoy estoy dispuesto a correr todos los riesgos…

y pago las consecuencias …

ya las primeras señales llegan a mí…

y no puedo apretar mis dientes porque el sentimiento florece, donde su magia me toma como su prisionero…

y lo que llamamos lágrimas, se asoman en mis ojos y comienzan a recorrer las laderas de mis ya arrugadas mejillas…

¡pero no me detengo!

como no me detuve cuando me mandaron un WhatsApp que me decía que Venezuela era el "Paraíso Perdido" (Edén)…

¡y me siento atrapado!…

donde mi corazón, ya no me suplica como infinidades de veces me lo ha suplicado…

¡No!

¡Él toma el mando!…

mientras mi persona solo hace llorar…

Vamos José, me susurra al oído…

y me invita a recorrer toda esta tierra amada, mientras siento como que acaricia mis cabellos blancos…

Lo que me hace regresar a mis 25 años, con mi juventud a flor de piel, cuando pise esta tierra por primera vez, con mis alforjas inundadas de sueños…

y el recuerdo de mis dos hijos al llegar a este mundo en esta tierra bendita, regresa a mi mente…

y saben algo??...

comienzo a volar…

¡Si!

Donde las guacamayas acompañan mi vuelo, a la vez los turpiales se posan en mis hombros…

Y el Ávila me espera y soy feliz al recorrerlo…

Los palmeros de Chacao saludan mi vuelo…

Recorro las costas de Vargas, donde me zambullo intentando besar las aguas del mar Caribe…

Regresando otra vez a mí vuelo…

Me voy para Oriente de mi Carúpano amado…

Donde sus Carnavales me esperan y siento como que me enamoro nuevamente…

Mochima me suplica que detenga mi vuelo y acaricie sus bellezas…

Playa Colorada me dice que no olvide los días que iba de visita, que no me olvida…

Elorza me llama y sus Fiestas Patronales llegan a mí…

Mi corazón, como que danzara de alegría en mi pobre pecho…

Mientras mi persona lo único que hace es llorar…

Y el, como piloto experimentado lo único que sabe, ¡es volar!…

Y llego a Canaima donde sus bellezas naturales nos reciben como solo ellas saben hacerlo…

Los nativos me abrazan como si nos conociéramos de toda la vida…

Un niño toma mi mano y me señala el Salto Ángel (y yo no paro de llorar)…

El Tío Simón me canta "Mi Querencia"…

Gualberto Ibarreto "Anhelante"…

Luis Silva "Venezuela"…

Un Solo Pueblo "Viva Venezuela"…

Echenique Saravia "Ansiedad"…

¡Qué es esto Dios mío! (pienso pa´mis adentros)…

¡De seguro estoy muriendo!

y saben algo…

El maestro Dudamel con todos los niños de Venezuela parece como que llegaran a mí, cuando casi estoy llegando al Salto Ángel, como para que yo comprendiera, del porque amo tanto a Venezuela…

Mi corazón daba rienda suelta a su algarabía, como una locura desatada solo comparada a la verdadera felicidad…

Llora José, llora José (me susurraba una y otra vez)...

Que conozco de sobra de tu gran amor eterno por esta bendita tierra ………………

Y saben algo…

no sé…

¿Si estoy escribiendo?…

¿Si todo fue un sueño?…

¿Si conocí el llanto de la alegría?...

No lo sé…

solo sé, que esta mañana al despertarme…

al costado de la almohada…

una orquídea me llegó de regalo……………………….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2739 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: