¡El Paquetazo Maduro!

Las medidas económicas adoptadas por el Sr, Maduro el pasado viernes rojo, son tan absurdas, que lesionan con saña a los empresarios, arrollan sin piedad a los trabajadores, perjudican sin misericordia a la sociedad venezolana, e incluso exponen seriamente la estabilidad del gobierno.

Los empresarios pequeños, medianos o grandes, y la industria, cualquiera que sea su tamaño, no está en capacidad de sobrevivir a los costos de mano de obra fijados unilateralmente, y a los tributos impuestos sin ningún fundamento legal, y tan desproporcionados, que significarán una condena a muerte de la iniciativa privada. Ningún negocio que esté pagando en su estructura de costos unos salarios mínimos de cinco millones de bolívares, puede soportar una elevación a ciento ochenta millones por cada trabajador. Es imposible que los emprendedores del sector de servicios o el manufacturero en cualquier region de Venezuela, obtengan alguna ganancia, y puedan racionalmente pagar tales remuneraciones, sin que esto no se traduzca en quiebra. En esas circunstancias, cualquier empresa colapsa. Para compensar ese disparate, el gobierno plantea un subsidio o pago diferencial entre el salario actual y el aumentado, en los siguientes tres meses, sin definir qué pasará después. Para que se haga efectivo el tal subsidio, tendría que abrirse un registro de empresas inscritas en una tal página patria, que está asociado a un carnet que llaman de la patria. Sí, así el tirano concibe nuestra Patria, con minúscula. Esto lo único que revelará es la acentuación del totalitarismo de la tiranía y avance hacia el caos. Además, hay que subrayar, que el estado venezolano está quebrado y sin condiciones para asumir tales costos. Generando en la poblacion falsas expectativas y nuevas desesperanzas.

Los trabajadores resultan atropellados porque pierden su fuente de empleo. De hecho, la primera consecuencia de las medidas será una declaración general de despido de los trabajadores, pérdidas de cientos de miles de empleos y empleados acreedores sin expectativa cierta de cobro de las prestaciones sociales acumuladas. La verdad es que la precarización deliberada del salario que se propuso el Sr. Maduro, relacionada con la hiperinflación voraz que ese gobierno ha sido incapaz de controlar, han llevado al factor trabajo a una degradación tal, que la motivación por la actividad laboral está en mínimos mortales. Se requerirán muchos años para alcanzar algunos equilibrios. Debo subrayar que los publicitados aumentos al sector militar han sido virtuales, toda vez que las dietas de la Tropa o los salarios de un Primer Teniente o de un General, honestos, no son una base para garantizar un techo digno, una alimentación adecuada para él y su familia, salud y seguridad social decentes, ni transporte. Esa es una de las razones que explican el porqué de las solicitudes de bajas ha crecido exponencialmente. Con estas medidas del señor Maduro esta realidad se potenciará.

Nuestra sociedad, con estas absurdas decisiones, ha incrementado la angustia,y la incertidumbre sobre el futuro de nuestros niños, adolescentes, adultos de todas las edades y ancianos. La desesperación continúa extendiéndose, y el éxodo que estamos experimentando de venezolanos hacia diferentes partes del mundo, es un fenómeno que se verifica por primera vez en nuestra historia republicana. Se trata de ríos de venezolanos que cruzan las fronteras de los países contiguos y lejanos. Las historias particulares de cada familia revelan tragedias constitutivas de heridas difíciles de sanar. Las medidas salvajes del Sr. Maduro agravan la situación. Ya son millones los venezolanos fuera de la tierra en la que sembraron sus ilusiones.

Frente a una realidad como la descrita, lo que se impone es el pronto desplazamiento de una administración tiránica del estado, que se ha cebado con saña contra esa inmensa mayoría de venezolanos decentes que repudian su condición de traficantes de alimentos, medicinas, documentos de identidad, equipos de salud, elementos para la construcción, el petróleo, la gasolina, el aceite, nuestros minerales preciosos del macizo guayanés , y hasta sustancias no santas. Para ese desplazamiento hay que hacer concurrir a la Venezuela política que se maneja con otros códigos, que contiene gentes de diversas procedencias y opiniones políticas divergentes, incluso hasta antagónicas, pero que tienen como denominador común y sin vacilación, una razón y una pasión venezolana. Esta concurrencia y las acciones que deben emprenderse, ya no admiten postergaciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2973 veces.



Clíver Antonio Alcalá Cordones

Mayor General (R) de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Soldado del Ejército de Bolívar, comprometido con la construcción de la Patria Socialista y con la ética.

 @cliver2013

Visite el perfil de Clíver Antonio Alcalá Cordones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Clíver Antonio Alcalá Cordones

Clíver Antonio Alcalá Cordones

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a268634.htmlCd0NV CAC = Y co = US