Nicolás Maduro Moros, presidente ¿Y ahora, qué?

Propongamos un escenario para desarrollarlo independiente de las recientes encuestas que preconizan que Nico ganaría las elecciones con una aproximación del 51% de intención de voto frente a un porcentaje cercano al espacio tradicional de los sectores sociales de oposición a la Revolución Bolivariana y Chavista que gira, como siempre, a un cercano del 30% de intención de voto según la matriz expresada por las masas adscritas a la oposición lo que no significa que ese porcentaje muestre que ese monto de votos se ejercería, realmente, el próximo 20 de mayo del año en curso, 2018, debido a las contradicciones a lo interno del seno de la dirigencia de esa "supuesta oposición", tanto la adscrita a la anti-Patria como aquella dirigencia cuales, sencillamente, no les agrada el proceso de visibilización de las masas venezolanas como también las evidentes manifestaciones de personalismos confrontados.

La verdad que eso, lo de las encuestan, son, por decir lo menos, curiosas; una cosa es lo que dice la calle y no nos referimos a los números sino a ese otro discurso de cierta población que opina que esas oposiciones, cuales se suponen los representan, son irreales, falsas, mal intencionadas, manipuladoras, entre otros epítetos, sino que nos estamos refiriendo a esa objetiva realidad que las encuestas nos vienen señalando desde ya hace varios años sobre el evidente estancamiento del porcentaje arriba señalado para esa oposición sobre las cuales no logran romper el techo fijado por y esas oposiciones, esa "muralla china". Nos explicamos.

Nos estamos refiriendo para la reflexión a los porcentajes que mantiene la oposición, independiente de los tiempos históricos, reiteramos, desde hace años, en una cifra aproximada en un 30% con variables de más-menos de un 4%; es decir, que existen, realmente, en cifras, cuales, probablemente, significan que si existen y están presente, demostrable, esa y una oposición social, claro, variopinta, en el seno de la sociedad venezolana y en el marco objetivo del proceso revolucionario bolivariano y chavista, chavismo cual se apersonó por el voto popular, libre y secreto y se instaló en Miraflores desde aquellos momentos del año 1999 inmediatamente posterior al triunfo, real y objetivo, según las normas jurídico-electorales de aquello pasados tiempos de la 4ta. República como también históricos lo del triunfo palpable del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

Es demostrable el impacto real que viene teniendo el señor Henry Falcón lo cual nos alegra infinitamente porque se demuestra lo que ha venido propagando José Vicente Rangel Vale sobre la necesidad de una oposición activa en el marco del ejercicio de la democracia participativa y, claro, protagónica, de ese sector social que no se adscribe al proceso revolucionario y menos a la Presidencia y su ejercicio de Nicolás Maduro Moros. Es constatable que Falcón tiene un discurso y propuestas de gobierno cuales se enmarcan en no solo lo sistémico capitalista sino que se adhiere al nuevo proceso de reingeniería global, en general, y americana continental, en lo preciso, de lo sistémico-capitalista-liberal-dependiente que viene impulsando, con agresividad, el señor Donald Trump con especial énfasis, reiteramos, para todo el continente americano tanto en el modelo referido al "patio trasero" como en la consolidación de su política de seguridad y defensa de los Estados Unidos de América como imperio en búsqueda de su permanencia histórica como en las objetividades que significan las actuales realidades globales de las políticas nacionales y expansivas de "sus enemigos naturales", es decir, Rusia y China. Nos explicamos, de nuevo.

Como todos y todas ustedes bien tienen conocimiento, el Estado norteamericano es un "estado imperial-imperialista" lo cual no necesita mayores demostraciones. Como también han percibido que el sistema capitalista mundial ha entrado en una profunda crisis sistémica de difícil medición que nos podría llevar a considerar que es el propio sistema capitalista el que ha entrado en profunda crisis-en-inevitable-decadencia sistémico-histórica según las referencias marxistas. Ello significa, en el pensamiento de Washington conjuntamente con lo significado del Poder y el Pentágono, que tienen que asumir y asumirse en el marco de ese proceso referido y, en consecuencia, buscar decisiones políticas que les permitan a los EEUU de América mantenerse como imperio pero teniendo que compartir parte de la "torta mundial" tanto con Rusia como con China.

En ese orden, es demostrable, por evidente, la realidad de los diferentes escenarios de guerra que todos y todas ya conocemos: Siria, Afganistán, las presencias en África y en Asia-Pacífico, en el Ártico, en Europa Central, Gaza, y los golpes en la América Latinoamericana. Pero, en el marco de la geo-estrategia, en simple análisis militar, observamos que los EEUU de América tienen resguardados ambos lados de sus costas tanto oriental como la costa occidental; nos referimos a las costas sobre el océano Atlántico como las del océano Pacífico, por diferentes razones geo-estratégicas que nos llevarán a comprender el porqué del rescate actual de la "Doctrina Monroe" y su praxis en el concepto del "patio trasero". Comentamos.

No es de difícil demostración que la OTAN es un apéndice del Pentágono en Europa hasta las fronteras con Rusia. En ese escenario táctico-militar en el marco de la "seguridad y defensa" de los EEUU de América con respecto a Europa y la adhesión euro-comunitaria a la OTAN, dos países son fundamentales para esa estrategia de guerra: Gran Bretaña e Israel, por diferentes razones y funciones. Países que ejercen diferentes funciones militar-e-inteligencia en la consecución para la permanencia del sistema capitalista-ideológico y militar. Las responsabilidades de Israel se enmarcan en las seguridades de los espacios geográficos del Medio Oriente-petróleo teniendo como su lógica balanza estratégica lo significado del "Peñón de Gibraltar"-Reino de España. Para las responsabilidades de la Gran Bretaña ellas se enmarcan en lo conceptual del significado histórico referido a la expansión imperial-imperialista, particularmente, en las actuales circunstancias, en la región geográfica que abarca desde el estrecho de Ormuz hasta su actual presencia y relaciones con Japón junto con los países adscritos a la Commonwealth-región-Asia, claro sin descartar el Mar Caribe. A ello obligante adicionar lo referido a la inteligencia y la propagación ideológica de lo sistémico-capitalista-anglo-sajón.

En lo referente a la costa occidental norteamericana-estadounidense es de obligación referirnos que la presencia del "nuevo país" post-Independencia en los espacios marítimos tanto del Japón como de China que se retrotrae a los años de la segunda mitad del siglo XIX. Referencia histórica poco mencionada pero de importancia vital en aquel aprendizaje del concepto "imperio" en la búsqueda de imponer una nueva concepción de relacionamiento inter-pares que se ejecutaría en la política de la "Open Door Policy" de principios del siglo XX.

Pero las actuales realidades mundiales, reiteramos, es la demostrada pluralidad de presiones globales que ejercen tanto Rusia como China y, posiblemente, en un futuro, la India en lo sistémico capitalista descartando al "gigante Brasil" cuando ha suscrito la "tesis-Trump" con el "golpe de estado parlamentario" del señor Temer. Una obligante referencia en lo constante de la aplicación de la "Doctrina Monroe" en tanto nos obligamos a considerar que en función de las realidades objetivas de la crisis sistémica del capitalismo y considerando la importancia del concepto "patio trasero", Washington no va a permitir "otro gallo en la gallera latinoamericana"; es decir, Brasil ha quedado a ser el "servidor obediente" para la seguridad y defensa del continente meridional americano en su conjunción con Argentina como se evidencia con las políticas del señor Macri.

Vayamos al "ajedrez mundial-y-americano" como le gusta referir al periodista de Telesur.

Donald Trump perdió ganando; es decir, fue impuesto por el Poder como lo expresara la señora esposa de Richard Nixon años pasados. Es decir, no es casual que haya sido ungido como el "Presidente-del-Poder". Ello significa que todas sus decisiones son y están fundamental y objetivamente enmarcadas en un solo objetivo: "recuperar el poder perdido internacionalmente"; es decir, la tesis del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías sobre un mundo pluripolar y multicéntrico que se está cumpliendo. Pero estamos tratando con "el Imperio norteamericano", no con el imperio romano, ni el español menos el británico.

Es decir, el desarrollo sistémico capitalista "le ha jugado" una mala pasada a Washington cuando ese sistema ha sido "bautizado" con la política del "Reino del Centro" titulada como "reforma y apertura" cuando, en términos marxistas, la "estructura del capitalismo global" se ha visto acelerada profundamente por las propias contradicciones intrínsecas del propio sistema capitalista. Curiosamente, esa objetividad no ha sido percibida o no ha sido aceptada por ciertos sectores de las izquierdas mundiales y, en ocasiones, nacionales.

Es decir, en el propio marco y dinámica de los desarrollos en "Ciencia y Tecnologías", el sistema capitalista ha visto en si mismo como se han ido acelerando las propias contradicciones del Capital y la acumulación lo que significa que, en simples palabras, la necesidad de repartir la torta globalmente con las objetivas consecuencias de las lógicas debilidades causales que se contienen en su seno, en lo sistémico del capitalismo, como sistema social-histórico, con lo cual, ello ha significado en el actual uso popular de la muy interesante frase-concepto sobre "la crisis profunda del Capitalismo camino a su propia destrucción sistémica".

Claro, para que ello se produzca es necesario considerar varias variables en objetividad analítica.

La íntima relación entre el concepto "imperio" con el proceso del desarrollo del sistema capitalista. Se debe considerar la relación entre lo inmediato anterior y el proceso lógico del capitalismo como es la "fase imperialista". En ese orden, necesario conceptualizar el significado de la actual reingeniería del sistema capitalista mundial y conocer las variables objetivas que están íntimamente relacionadas con esa actual reingeniería sistémica capitalista. Y, por último, profundizar en los actuales desarrollos de la Ciencia, la Técnica y la Tecnología cuales son fundamentales para bien la permanencia del sistema capitalista junto al importante y fundamental factor militar o para su "defunción histórica".

Son varias las variables a considerar pero nos vamos a enfocar, como referencia, a "lo militar-mundial" y la actual geo-estrategia y su aplicación en el marco de una nueva geopolítica mundial con ejemplos concretos en el marco de las decisiones de Donald Trump, el empresario, como conductor de esa interesante política de "salvar el Capitalismo".

Analicemos varias realidades tanto en el mundo global como en nuestra casa latinoamericana. En primer lugar, las contradicciones comerciales entre Washington y Beijing. En segundo lugar, la obligante necesidad de tener que aceptar el "juego en la península de Corea". En tercer lugar, las futuras conversaciones entre Trump y el líder norcoreano. En cuarto lugar, las obvias diferencias entre "socios y aliados". En quinto lugar, la expansión de la OTAN según los requerimientos impuestos por el Pentágono. En sexto lugar, la denuncia por parte de Washington del Tratado nuclear con Irán cual, supuestamente, ha llevado a una importante crisis "trans-Atlántica" entre "socios". Y, por último, el traslado de la sede de la Embajada estadounidense a la ciudad de Jerusalén. Por cierto, aún no hemos leído absolutamente ninguna opinión al respecto de la Conferencia Episcopal Venezolana y las latinoamericanas cuando Jerusalén ha sido y es, históricamente, centro focal de la Cristiandad. Punto aparte es "la marcha atrás" de Trump con respecto a la compañía china de telefonía-celular china, ZTE.

Si los Estados Unidos de América se ve en la obligación de "compartir la torta global", necesita de "una moneda de cambio" que le permita mantener una supremacía relativa frente a las políticas de Rusia y China. Son, según así lo consideramos, las materias primas que permiten mantener el crecimiento económico cuales le vaya a permitir a Washington, al menos, mantener unos niveles porcentuales sociales de su clase media como es la clase social que mantiene las estabilidades y equilibrios sistémicos norteamericanos y, obviamente, canadienses.

Cosa curiosa, esas "materias primas" se encuentran, fundamentalmente, en "su patio trasero" y es por ello la necesidad de la actual reingeniería de la "Doctrina Monroe" excluyendo cualquier intento de un "Plan Marshall" porque para ello están el FMI y el Banco Mundial.

En ese escenario, es evidente, que Venezuela es el país fundamental, históricamente, con su política de "suplidor confiable". Pero Venezuela "se ha descarriado", según las tesis capitalistas y "tiene que volver al redil" según las tesis imperial-imperialista. Es decir, en última instancia, Venezuela es algo más que la "bodega-quincalla" del Imperio norteamericano.

Pero ¿qué hacemos con Nico?

Se presentan dos escenarios. El primero de ellos, las elecciones del 20 de mayo (2018). El segundo que no haya elecciones ese día fijado. Comencemos por el segundo escenario como sería que no se realizarán las elecciones el 20 de mayo por dos razones: la primera la actual presión del "Grupo de Lima" plus Washington y Madrid junto con la OEA que han expresado que no reconocerán las elecciones, claro, mucho menos, los resultados. La segunda es la propuesta de Acción Democrática y de la Conferencia Episcopal Venezolana para que dichas elecciones se realicen en el próximo mes de diciembre del año en curso, 2018.

En el primer escenario, sería la realización de elecciones presidenciales el día 20 de mayo donde los porcentajes totales de votaciones para candidatos, rondaría en un total de casi el 80% de participación con una importante votación para y a favor de cada uno de los candidatos de oposición. En lo personal, pareciera que Nicolás Maduro Moros sería el ganador pero frente a una oposición consolidada de importancia vital para la Democracia Participativa y Protagónica.

Washington sabe, perfectamente, que la realización de las elecciones significan el triunfo del sistema electoral, democrático, protagónico y participativo, promovido por la Revolución Bolivariana y Chavista; es decir, un alto porcentaje de participación de la sociedad venezolana con unos importantes y atractivos resultados, en el marco de la Democracia venezolana, le restaría "excusas" para una intervención militar por lo cual el Presidente Juan Manuel Santos ha buscado apoyos en Madrid en tanto y cuanto conocemos los intereses económicos y financieros de la Corona Borbónico-Hispana en el continente americano y, particularmente, en Venezuela.

Además, con relación al "Grupo de Lima", el triunfo de la participación electoral significa que la sociedad venezolana está activa en el marco fundamental del proceso revolucionario y sería un modelo para sus propias sociedades. A ello se le debe adicionar que todos y cada unos de los países del "Grupo de Lima" más temprano que tarde tendrán que depender bien del petróleo venezolano, bien adquirirlo en Nigeria y en los países del Golfo elevando los costos de compra los cuales tendrán que ser, obligatoriamente, trasladados a sus correspondientes economías afectando, objetivamente, sus crecimientos económicos y sociales nacionales.

¿Cómo usted actuará?

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1489 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263249.htmlCd0NV CAC = Y co = US