Fusilamiento de chavistas

En Venezuela vivimos un fenómeno de odio demasiado profundo, aderezados por los medios de comunicación y las redes sociales, según los cuales, los terroristas de la oposición crean una barrera cada vez más extensa para impedir un punto de encuentro con los chavistas.

Albergan y transmiten tanta fuerza negativa en contra nuestra que, incluso, detestan a los que estaban y ya no están en las filas rojas rojitas, cuando en política más bien deberían sumarlos, pero el odio los embrutece, los enceguece. Rodríguez Torres y la ex fiscal Luisa Ortega Díaz son ejemplos de lo que planteo. Cuando formaban parte del Gobierno resultaron tremendos vendepatria y como tal los utilizaron y se sirvieron de ellos, sin embargo, ahora quieren exterminarlos.

La influencia y el veneno mediático llegó a tal magnitud en los adversarios violentos, que si alguien trabajó en algún ministerio, alcaldía o gobernación bolivariana y se va al exterior, ni siquiera allá lo dejan tranquilo; esa gente solo cree en el fusilamiento de chavistas y nosotros somos tolerantes, mas no tenemos las manos amputadas.

Ante cualquier eventualidad no nos vamos a cruzar de brazos. Tomaremos las armas. No se puede confundir obediencia y disciplina con cobardía. Lo que ocurre es que nosotros acatamos las órdenes y nos ceñimos a los lineamientos del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) y de Nicolás Maduro, sin duda, el más grande bastión de la paz en Venezuela.

Pero la Patria de Bolívar lamentablemente está en presencia de un grupo descompuesto desde el punto de vista psíquico, y en ello juegan un papel preponderante los medios de comunicación y las redes sociales, que contribuyen a distorsionar la mente del receptor y a gestar una permanente confrontación.

Situación preocupante, porque mientras la oposición en estado demencial no quiera reconciliación nos acechará el tétrico fantasma de una guerra civil que, por ahora, el presidente Maduro con su llamado a la sensatez, a la calma, a la tolerancia, y con su gestión en beneficio del pueblo, ha logrado contener.

Acabó con las guarimbas, pero muchos personeros que juegan al terrorismo de Primero Justicia, Voluntad Popular, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, siguen la campaña o mejor dicho la guerra a través de los medios de comunicación inventando, calumniando, mal poniendo a los altos dirigentes revolucionarios con noticias falsas, tendenciosas. Y periodistas como Nitu Pérez Osuna, Patricia Poleo, Laura en América, Jaime Baily, por citar solo algunos, son unos expertos echándole más leña al fuego.

La gira que mantienen por Europa Julio Borges y Antonio Ledezma, son ejemplo del alto contenido de veneno que esa oposición terrorista encierra en el alma y vierte a las personas en conchupancia con los medios de comunicación social y las redes sociales. Piden más bloqueo financiero sin importarles que la gente fallezca por falta de medicamentos y alimentos. Claman que nos invadan y nos bombardeen como a Irak, Libia, Afganistán, Siria, donde los gringos genocidas provocaron millones de muertos con el cuento de querer salvar a esos pueblos de los tiranos que los gobernaban… ¡Falsos! Ese imperio criminal solo busca las riquezas naturales de los otros países y por eso asesinan con la mayor crueldad.

El diálogo es necesario en Venezuela, el desencuentro con la oposición siempre será un peligro, tenemos que encontrarnos para lograr la paz, pero no en función de políticos en particular, sino de la gente que bastante ha sufrido por las acciones de unos adversarios violentos empecinados en buscar atajos, caminos diferentes a los democráticos.

Los revolucionarios pregonamos el amor. No en vano decía el Che que "el revolucionario verdadero estaba guiado por grandes sentimientos de amor, es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad".

Y así no los inculcó el Gigante Chávez y ahora el Presidente Obrero, pero le recuerdo a la oposición sin ninguna jactancia ni ánimos de fanfarronear, que de este lado no hay miedo, en mi caso particular, me resteo en defensa de Maduro en cualquier terreno y a la altura de cualquier circunstancia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6805 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a262036.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO