Nicolás Maduro va a perder las elecciones y punto

Un buen amigo quien no suscribe el proceso revolucionario me dijo, con vehemencia y de forma enfática, la frase por título de estas cortas líneas en algunas reflexiones. Pues me alegré que así pensara porque, coño, eso de no tener oposición y que aquellos que se oponen estén en actitudes de desamparo, no es sano para la democracia participativa. En verdad, nos consideramos que es una verdadera tristeza política sin dejar de lado a los renacidos griegos; como decía mi señora madre que no hay peor árbol que el que da frutos a palos. Y, en ese marco referente, irónicamente, solo Diosdado Cabello Rondón se toma su tiempo en señalarles sus miserias en su famosa cartelera en el programa "Con el mazo dando".

Pero no nos quedemos en "la aneda". Por ahora, según conocemos, por ahora (repetimos), solo están presentes en la contienda electoral-presidencial tres candidatos todos ellos bien conocidos: Nicolás, Falcón y el señor evangélico (cristiano) quien también tiene su pueblo. Pero, según un conocido quien conoce de estos avatares de la política que está detrás de los telones teatrales tuvo a bien comunicarme que se volverán a suspender las elecciones presidenciales del mes de mayo para así poder trasladarlas a "su legalidad" en el mes próximo de diciembre (2018) cuando a los arriba mencionados candidatos se les añadiría el distinguido señor Henry Ramos Allup por el partido político de Acción Democrática (AD). Ahora si que se pone bueno ese necesario chisme típico de la política venezolana; ¿caminamos hacia la 4ta. República?

Lo curioso de todo este embrollo político-electoral sería que los auto-denominados como social-cristianos no aparecen por ningún lado del escenario político-electoral a menos que se den tres variables importantes: la ODCA, Bogotá y los europeos ya conocidos y harto mencionados para lo que podríamos calificar como que estén jugando "a la italiana". ¿No recuerdan? Aquel interesante escenario político que se expresó en la Roma Eterna cuando el "eurocomunismo" se transformó en referencia poniendo en crisis el pacto post-Guerra-Mundial.

Por cierto, en ese marco referente post-conflicto-mundial, a pesar de los avances de unas izquierdas europeas y japonesa, el señor Presidente de la Casa Blanca (1947), sustentando sus decisiones en aquel famoso artículo publicado por Foreing Affairs, análisis escrito por aquel señor del Departamento de Estado, "Mister X", tomara la decisión de implementar, imponer y desarrollar la denominada como "Guerra Fría" previamente a la "Guerra en la península de Corea".

No olvidemos que en Venezuela se expresó ese comienzo con el "golpe de estado" en contra del Gobierno constitucional del Presidente don Rómulo Gallegos. En fin, "lloverá y veremos". Es muy curiosa la ignorancia de la Historia de la Geopolítica Mundial post-Guerra-Mundial.

A este relato en sus circunstancias se adiciona lo expuesto, vía twitter (no solo Donald Trump), por la señora Rocío San Miguel quien ha venido exponiendo en sus 140 caracteres lo referido y sobre situaciones en curso en ciertos sectores de la FANB que podrían ser consideradas, esas situaciones expuestas por San Miguel, de delicadas lo cual, inmediatamente, ha hecho girar la rueda de las especulaciones criollas sobre qué pasa, realmente, a lo interno de la Revolución Bolivariana y Chavista.

Acá es obligante aclarar que significa nuestra mención al concepto "Revolución Bolivariana y Chavista" cuando el común menciona sin mayores explicaciones ese concepto como "Revolución bolivariano-chavista".

Una intelectual publicó un interesante análisis en la revista del Centro Nacional de Historia (http://www.cnh.gob.ve/) donde precisaba sobre la "ideología chavista". Claro, sí consideramos que Chávez Frías hizo un importante aporte a la conceptualización teórico-práctica del "pensamiento de Simón Bolívar" cual se transformara en el "pensamiento bolivariano", en ese orden metodológico, la Revolución en curso en Venezuela se sustenta en la conjunción teórica revolucionaria de los pensamientos de don Simón Bolívar y del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías por lo cual y en consecuencia tendríamos que aceptar que el proceso revolucionario venezolano es el de la Revolución Bolivariana y Chavista como un todo en revolución permanente.

En ese orden de ideas, por tanto, en nuestro modesto parecer y comprender es, precisamente, lo que no comprenden los sectores políticos y sociales que se oponen, vehementemente, al proceso revolucionario actual en curso en Venezuela por lo cual sus análisis no pasan de ser más allá de análisis lógico-formales y, en consecuencia dialéctica, incompletos para poder, en ese camino, diseñar, exponer y proponer un programa político de Gobierno de corte nacional e inclusive de corte capitalista por lo cual, necesariamente, se exponen y se expresan como simples "pares de la Casa Blanca y el Pentágono". Lo expone con diáfana claridad Cabello Rondón en sus programas y otros mensajes sin caer en clichés ni frases hechas.

Ello significa, de manera demostrable, que no se esté constituyendo una oposición sistémica, seria y estructurada sino que continúan en esa "deliciosa anarquía" y "rumba de billetes" del "quítate tu para ponerme yo" con lo cual sus seguidores, paulatinamente, se están quedando "huérfanos políticamente". Y de esta manera inevitable seguiremos sin una oposición.

¿Hacia dónde camina todo este asunto de "dimes y diretes"?

Una otra amistad, de esas amistades de la "tercera edad", muy molesta, me recriminaba mi suscripción al proceso revolucionario y mi voto por Nico en las elecciones del próximo mes de mayo (2018), cuando nos encontrábamos en un banco. La dama en cuestión, con ciertos niveles de decibeles, me espetaba que a pesar de tener plata en su cuenta de ahorros no podía sacar sino la cantidad de bolívares fuertes diez mil. Como el susodicho banco estaba full de personas de la "tercera edad" inmediatamente comenzaron a hacer coro suscribiendo las palabras de mi amistad; claro, a aquel aquelarre se adicionaron otros comentarios sobre las colas, los precios, los bachaqueros, los abusos y pare usted de contar. Aquello y lo otro me han obligado a realizar un primaria reflexionar.

En el curso del actual proceso revolucionario venezolano se nos presentan varios escenarios asimétricos (dialécticos y contradictorios) que debemos definir para poder así evitar importantes confusiones políticas, sociales, ideológicas y militares.

En ese orden de ideas, como primaria reflexión debemos reconocer que la revolución no ha explicado el proceso dialéctico en el cual está inmersa la Revolución Bolivariana y Chavista a pesar de las continuas ideas que expone en forma permanente Nicolás Maduro Moros. Quizás nos estamos tropezando con "lo urgente" y con "lo importante"; quizás no están presentes los necesarios y obligantes tiempos referidos al "reposo del guerrero"; quizás la actual intelectualidad se podría encontrar dogmatizada e incluso sin la necesaria asesoría intelectual-externa. Factores evidentes que existen pero ello no excusa en la necesidad de corregir las fallas presentes.

Una segunda reflexión que induce lo arriba expuesto sería que la oposición venezolana aún no ha aceptado que nos encontramos inmersos en un proceso revolucionario y cuál es su significado y su praxis. Aún más, al "recostarse en el hombro del enemigo" se mantiene en dos escenarios histórico-pasados como son los paradigmas que se suscribieron en el proceso político-ideológico de la 4ta. República como en su Dependencia socio-económica no solo con Washington como también con el europeísmo social-cristiano, de ahí las suscripciones de Madrid y Berlín, entre otros y por diferentes razones. Esta animadversión al proceso revolucionario tildándole de "neo-comunista" tiene dos vertientes ideológicas: la versión europea versus la versión norteamericana tal como ha venido sucediendo con la República de Cuba.

Es decir, los intereses geopolíticos y geo-estratégicos de Washington no tienen comparación (¿asimétricos?) con los intereses financiero-económicos y religiosos europeos por lo cual, permanentemente, ambos "bandos" (¿bandas?) se encuentran en permanente confrontación político-militar e ideológica. Un factor político importante.

Es demostrable las debilidades actuales por los cuales está transitando el proceso revolucionario venezolano más en estos momentos cuando las derechas continentales americanas "han asaltado el Poder" sin "pausa ni piedad" violando los espíritus de sus propias constituciones a favor de "eliminar", literalmente, todo proceso social acusando judicialmente, persiguiendo y asesinando, destrozando, literalmente, todas las políticas sociales en función de "neo-esclavizar" a "obreros, campesinos y clases medias" a la mendicidad. Ello no solo es evidente sino de fácil demostración intelectual y político-ideológica.

¿Cuál es la debilidad fundamental del proceso revolucionario venezolano?

Es evidente que la dirigencia revolucionaria actual venezolana ha comprendido sus tiempos históricos en revolución por lo cual el proceso es indetenible y de forma permanente con lo cual los procesos revolucionarios que emergen por las contradicciones intra-revolución son cada día más profundos y delicados cuando la Revolución Bolivariana y Chavista se mantiene en el marco referente de la Democracia Participativa más en estos momentos cuando se han ido, paulatinamente, perdiendo los importantes apoyos de los gobiernos americanos e incluso las masas y los pueblos podrían caer en la desesperanza por lo cual es no solo necesario sino muy importante impulsar un discurso directo, preciso, claro, diáfano y revolucionario aún y cuando hay factores políticos revolucionarios que podrían estar considerando que "aún no son los tiempos". Grave e importante en lo referente a lo teórico y praxis leninista.

En el marco referente al proceso de las contradicciones intra-revolución podría ser tomado como una debilidad revolucionaria tanto por la "oposición radical venezolana" como por factores externos, geográficamente, que necesitan, obligatoriamente, en el marco referente de sus propias debilidades internas, dar "ciertos pasos" hacia "medir reacciones" desde Miraflores como así lo realizaron e hicieron durante los gobiernos del General Marcos Evangelista Pérez Jiménez y del Presidente constitucional, Jaime Lusinchi. En el caso de Guyana nos tropezamos, sin excusa diplomática, con la realidad del "Programa Calha Norte" y su relación con Guyana en tanto y cuando, Brasil, como potencia in pectore, busca su necesaria salida geo-estratégica hacia el Mar Caribe; ello no significa que Bogotá ante por esos mismos pasos (http://www.defensa.com/brasil/asi-plan-plurianual-2016-2019-fuerzas-armadas-brasilenas) se haya olvidado del "puente entre Cúcuta y San Antonio" hacia el "puerto sobre el Lago", entre otros paradigmas.

Es de fácil demostración que las elecciones van y que Maduro es el candidato de la Revolución Bolivariana y Chavista por lo cual la consolidación del Frente Unido Nacional es perentorio con un programa de fácil lectura y comprensión en sus ideas centrales.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4110 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a260626.htmlCd0NV CAC = Y co = US